Foro Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Mar Oct 16, 2012 8:38 pm

HISLIBRIS, es un blog que reseña libros y novelas de historia, son furibundamente, enfermizamente anticomunistas y especialmente anti-Stalin; los comentarios críticos suelen ser borrados con especial alevosía;es la censura que les gusta a estos patólogicos mentirosos y enfermos mentales que son los liberales de toda condición, desde la extrema derecha a la izquierda otánica.
Aquí tenéis un ejemplo de supuesta reseña sobre una biografía de W.Laqueur sobre Stalin.




STALIN. LA ESTRATEGIA DEL TERROR – Walter Laqueur

Publicado por Rodrigo | Visto 1965 veces

En el convulso escenario de la Rusia de 1917, multitud de circunstancias hacían improbable que un partido moderado se impusiese a los demás en la lucha por el poder. Con un partido bolchevique decidido a hacerse con el control total del país y a suprimir todo signo de oposición, las expectativas para el establecimiento de un régimen que no fuese otro que una férrea dictadura eran prácticamente nulas. Que este régimen adquiriese la forma extrema que tuvo con Stalin al mando era quizás menos inevitable, algo más cercano al accidente histórico. ¿Qué hubo detrás del estalinismo, de un régimen que simboliza buena parte de los horrores del siglo XX? Este es, en líneas generales, el tema del libro que reseño.


Stalin, la estrategia del terror fue publicado originalmente en 1990, fecha que sugiere bastante sobre su naturaleza y alcances. Hace apenas dos décadas, los estudios sobre la Unión Soviética y el estalinismo aún tenían mucho que dar de sí, y esto se refleja en el carácter focalizado y compartimentado del análisis llevado a cabo por el autor; una rápida mirada al índice revela que no se trata de una biografía de Stalin ni de un estudio global sobre su régimen. Por otra parte, el libro fue escrito a la luz de la apertura de archivos y de los debates sobre el pasado nacional impulsados por la glásnost, entre 1987 y 1989: cosa de la que no dejan de dar cuenta sus páginas, pues en ellas Laqueur deja constancia del impacto que provocaron en la sociedad soviética las revelaciones –por limitadas que fueran- sobre los crímenes del estalinismo. Un impacto tremendo, sin lugar a dudas. Podemos imaginar lo que sería aquella atmósfera de liberalización, de relajación de la censura, para un país sujeto por décadas a un régimen opresivo como pocos.

Los cines proyectaban películas otrora censuradas; los teatros montaban piezas en que se describía la vida en tiempos de Stalin; las orquestas interpretaban obras de compositores silenciados; artistas plásticos exhibían obras que traslucían un total desprecio de los dictados del realismo socialista. La imprenta, a su vez, daba al conocimiento del público ediciones íntegras de literatura anteriormente prohibida. Cedían también algunas de las ataduras que habían impedido no ya investigar el ominoso pasado (esto por descontado), sino reconocer el carácter ominoso de ese pasado. Se abrían, pues, las compuertas a la desmitificación y la reescritura de la historia. Dilucidar la verdad sobre lo sucedido conllevaba la oportunidad de proveer justicia histórica a las víctimas del estalinismo. Múltiples problemas se plantearon entonces, desde el alcance real que tendrían los homenajes a las víctimas del terror (construcción de monumentos conmemorativos y medidas de rehabilitación póstuma) hasta la posibilidad de aclarar responsabilidades y distribuir culpas (¿sólo Stalin y sus más próximos secuaces?; ¿que había de los verdugos de rango intermedio o menor?; ¿qué de los delatores?). Se trataba, pues, de la experiencia a medias traumática y a medias catártica que padecen las sociedades que rinden cuentas consigo mismas tras un pasado de sistemática represión.

¿Por qué Stalin? ¿Que relación tuvo su régimen con el legado de Lenin? ¿Era el terror un elemento consubstancial al régimen bolchevique, una fatalidad histórica, o sólo el resultado del despotismo practicado por una personalidad paranoica? ¿Cómo se explica la facilidad con que se llevaron a cabo los procesos y purgas del Gran Terror? ¿Fue el Gran Terror un fenómeno específicamente ruso? ¿Qué grado de responsabilidad recae en el pueblo que apoyó a Stalin? Estas son algunas de las cuestiones que se ventilaron a fines de los 80, cuando al régimen soviético -hoy lo sabemos- no le restaba sino muy poco tiempo de vida. Lo que puede llamarse «psicología del estalinismo» fue uno de los aspectos que concitaron mayor atención en la masa de publicaciones aparecida en aquellos días: resulta claro que la eventual complicidad del común de las gentes era uno de los elementos que más afectaban a la conciencia nacional de los rusos, que no podían sentirse indiferentes ante la acusación de «llevar en la sangre el amor a las prohibiciones y la confianza en su omnipotencia». ¿Fue al culto a Stalin, en lo que concierne al pueblo ruso, un caso de mera veneración servil, una manifestación patológica del «culto al padre» y de su corolario, el «síndrome del huérfano»? ¿Fue el estalinismo una anomalía histórica o presentaba signos de congruencia y continuidad en el marco de la historia rusa? Como sea que se responda a estas preguntas, parece haber consenso en torno a la idea de que el predominio de una mentalidad de fortaleza sitiada y una cultura carente de tradición democrática no podían ser sino factores propicios para la consolidación de la dictadura estalinista.

Es a tenor de estas cuestiones que Laqueur examina algunos de los aspectos cruciales y más sórdidos del estalinismo, enfocándose en temas como los siguientes: el origen y la naturaleza del Gran Terror; la destrucción del mando del Ejército Rojo; los brutales mecanismos que operaron durante los bullados procesos de 1937-1938; la amplitud de las purgas; el papel de los «camaradas de armas» de Stalin (Molótov, Voroshílov, Kaganóvich, Beria y otros); el culto a la personalidad, asunto en que el autor traza un contraste con fenómenos equivalentes (Hitler, Mussolini, Mao); Stalin como conductor de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, el trauma del estalinismo conducía en la URSS de Gorbachov a la cuestión de las alternativas bujarinista y trotzkista: ¿qué hubiese sucedido si Trotzki o Bujarin hubiesen asumido el mando del país? Hubo, durante la glásnost, quienes postulaban la necesidad de rehabilitarlos, levantando la condena que pesaba sobre ambos. Laqueur concede poca relevancia a las posibilidades de un «comunismo de rostro humano» como el atribuido a Bujarin; en su opinión, la dirección de Bujarin habría generado un sistema político distinto del estalinista, sin los horrores del gran terror, pero es una probabilidad insignificante puesto que Bujarin carecía de suficiente ambición como para disputar el poder a Stalin o cualquiera de los líderes menores del régimen, y es dudoso que hubiese prevalecido en una lucha por el poder; tampoco representaban sus ideas (supuestamente, el fuerte de Bujarin, que se tenía a sí mismo por ideólogo consumado) una alternativa real a las brutales políticas agrarias y de industrialización implementadas por Stalin. Trotski, por su parte, resultaba una personalidad más conflictiva (acaso en proporción a su arrogancia y bullante temperamento, tan distinto del apacible Bujarin): en paralelo a las solicitudes de rehabilitación, abundaban las acusaciones y recriminaciones de variado calibre, no faltando las de una derecha nacionalista que hacía del «judío Trotzki» el gran chivo expiatorio. Laqueur deja en claro que las tendencias despóticas de Trotzki carecían del componente patológico que había en Stalin; tampoco era la suya una mentalidad de «déspota oriental». Imputarle la mayor de las responsabilidades en la dirección tomada por el estalinismo, como hicieron muchos de sus críticos durante la glásnost, roza el absurdo. Lo cierto, sostiene nuestro autor, es que no hay pruebas de que Trotzki ejerciese la más mínima influencia sobre la ideología o la política práctica después de su exclusión del partido; «por el contrario –afirma-, que Trotzki sugiriese cierto curso de acción probablemente bastaba para inducir a Stalin a rechazarlo».

Queden, para el balance final, las siguientes palabras de Laqueur:

«El carácter paranoico específico del dominio soviético entre fines de la década de los veinte y 1953 –es decir, el estalinismo- puede haber sido un accidente histórico. Pero la tendencia general del desarrollo armonizaba con el modo en que el comunismo ruso había asumido el poder. Suponer que podría haberse desarrollado de otro modo, que podía haberse alejado de la represión para acercarse a la libertad política y la democracia en pocos años o en pocas décadas, significa desdeñar la experiencia histórica.»

Walter Laqueur (n. 1921, Breslau) es un historiador especializado en Historia Contemporánea, autor de numerosas publicaciones y con una amplia trayectoria académica en los EE.UU., el Reino Unido e Israel. Entre sus objetivos de interés intelectual destacan los totalitarismos, el antisemitismo y el terrorismo. Fue fundador y primer director de la revista Survey, orientada a los estudios soviéticos.

- Walter Laqueur, Stalin. La estrategia del terror. Ediciones B/Vergara, Buenos Aires, Argentina. 2003. 426 pp.








granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Mar Oct 16, 2012 8:48 pm

las respuestas adulatorias de los blogueros a la reseña, no dejarán lugar a dudas hasta que punto la carnaza liberal y criptofascista bajo el velo del "fundamentalismo demócratico" y el "Anti-totalitarismo",llega en sus ansias de falsificación y fraude.

En ese blog se me impidió expresar la baja estima que tengo por el trabajo de Latour que no es más que un refrito- sin el menor escrutinio crítico de fuentes primarias- de otros muchos sobre los "horrores estalinianos" en linea con la de otros falsificadores profesionales como Robert Conquest,Sebag montefiore,timothy Snyder y demás carroñeros.






Javi_LR Dice:

30 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 13:10 pm
Se me ocurrían pocas cosas para cerrar el año, así que… qué mejor que con dos textos de dos de nuestros mejores reseñadores, Rodrigo y Farsalia.

Feliz año a todos. Que la tolerancia, comprensión y respeto que se respira en Hislibris, en la mayoría de ocasiones, se contagie al mundo entero.

Salud.

ARIODANTE Dice:

30 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 14:17 pm
¡Igualmente! Una excelente idea, Javi y unos deseos que comparto ampliamente.

Rodrigo Dice:

30 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 15:14 pm
Un honor, Javi. Suscribo ciertamente tus deseos.

Que 2012 sea un buen año para todos.

ARIODANTE Dice:

30 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 15:16 pm
………y ahora, que ya me he leído la reseña, (como siempre, estupenda, Rodri) me gustaría apuntar ese fenómeno de complicidad de las masas en las dictaduras y regímenes totalitarios. No solo son las masas rusas, como en otros libros que tú u otros han reseñado aquí, se comprueba que los grandes dictadores siempre están acompañados de una cierta sugestión que cautiva al pueblo, que desea inconscientemente delegar la decisión en otros. Pasó en Alemania, pasó también en Francia, más encubiertamente, el caso es que no se puede hacer recaer toda la culpa del Terror en una o dos personalidades, paranoicas o no. Una ideología totalitaria ha de ser aceptada mayoritariamente para que se pueda mantener. ¿Trotski, Bujarin? Creo que hubiera sido lo mismo.

Publio Dice:

30 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 15:59 pm
Gran reseña, Rodrigo, de un tema apasionantísimo. Aparte de la complicidad de las masas, creo más bien que es el pánico de las masas a sufrir las consecuencias de oponerse a un poder omnímodo y tan despótico y cruel como el de Stalin u otros personajes totalitarios. Ahora mismo se comprueba con los llantos del pueblo norcoreano por la muerte de su difunto dictador.

Me sumo a vuestros buenos deseos para el 2012.

Farsalia Dice:

30 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 16:05 pm
“Agradecido y emocionado, solamente puedo decir gracias por venir”.

¡Feliz año!

Rodrigo Dice:

30 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 20:33 pm
Sin duda que uno y otro factores son relevantes, Ario, Publio. Consenso o complicidad v/s terror, y añadamos una dosis de liderazgo carismático y de culto a la personalidad, de escasa tradición democrática y de cultura paternalista, etc. Circunstancias históricas favorables, que también… Lo cierto es que sacudirse de encima un despotismo totalitario resulta muy difícil si los mecanismos del terror funcionan a mil (Publio), peor aún si escasean el coraje cívico y el aprecio de la autonomía personal y de las libertades civiles (Ario).

¿Trotzki, Bujarin? Pienso como tú, Ario. Y es la conclusión a que llega Laqueur, sobre todo con respecto al primero: todo indica que Trotzki habría ejercido un poder arbitrario, aunque sin la monstruosa paranoia asesina de Stalin.

Se agradecen los comentarios.

Bernardita Dice:

30 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 20:53 pm
¡Qué interesante me parece las reseñas que he leído de éstos libros, es de gran ayuda a los que nos gustan las novelas históricas. Esta es una página que acabo de descubrir y me encantó!!

CalpurniaT Dice:

31 dUTC Diciembre dUTC 2011 a las 1:19 am
Pues me parece una idea fantástica y muy acertada el acabar este año 2011 con estos dos pedazos reseñistas, toda la razón tienes Javi_LR!!!

Muchas gracias a ti Javi_LR por tu inmenso curro y dedicación a este universo hislibreño.
Muchas gracias a Rodrigo y Farsalia por esas RESEÑAS, con las que disfrutamos y sobretodo aprendemos!!

Que tengais un Feliz salida del 2011 y una Feliz entrada en el 2012!!!

Y que tengamos un 2012 con muchas, muchas reseñas!!!

saludillo, CalpurniaT

Rosalía de Bringas Dice:

1 dUTC Enero dUTC 2012 a las 13:29 pm
Como no podía ser menos, ¡magnífica reseña!
Gracias, Rodrigo.

Rodrigo Dice:

1 dUTC Enero dUTC 2012 a las 15:48 pm
A vuestro servicio, queridas.

ARIODANTE Dice:

2 dUTC Enero dUTC 2012 a las 9:45 am
Efectivamente, el problema no estaba tanto en las personas, que sólo hubieran variado en el método de machacar a la gente, sino en el totalitarismo ideológico y la complicidad de las masas. Esto último es algo que no siempre se quiere reconocer.

Publio Dice:

2 dUTC Enero dUTC 2012 a las 10:27 am
Totalmente de acuerdo contigo Rodrigo. Es ese cóctel de factores que apuntas de terror, complicidad, culto a la personalidad, escasa tradición democrática… Lo que lleva a que se den esos regímenes totalitarios.

juanrio Dice:

5 dUTC Enero dUTC 2012 a las 10:35 am
En este momento estamos viviendo en directo un caso paradójico, uno más, en Argentina. Operan a la presidenta del país y la gente sale a manifestarse en la calle y a las puertas del hospital, ojo que no la comparo con Stalin o cualquier otro dictador, ella ha ganado unas elecciones. ¿Qué mecanismo hace que la gente salga a hacer esto? ¿El miedo? ¿La posibilidad de ascenso social? ¿El clientelismo? No se cual es la respuesta, pero visto desde este lado del mar rechina que una nación con la capacidad de la Argentina conviva con este fenómeno “bananero”.

En cuanto al libro y la reseña, cabe pensar que podría haber existido otro régimen comunista si es que la ideología en la que se basaba era la que defendían sus líderes, pero da la impresión de que la misma fue un medio para conseguir los fines de siempre, el poder y la riqueza. Tal vez hubiera sido posible con otros al frente, tal vez con un sistema democrático y un parlamento de verdad, pero hasta ahora, tras el paso por el poder de Gorbachov y Yeltsin, tenemos a un individuo que ha demostrado que domina todos los resortes de la política soviética, convirtiendo las elecciones en una farsa, esa impresión dan, saltándose las propias leyes rusas, intercalando un títere en el poder, y dispuesto a establecer normas propias.

Tenemos por otra parte el ejemplo de China, que ha pasado del comunismo maoista a una rareza capitallista….Eso si que tiene pinta de ser difícil de explicar.

David L Dice:

5 dUTC Enero dUTC 2012 a las 20:30 pm
Gracias por la reseña Rodrigo. No sé si habréis leído el libro “El terror nazi: La Gestapo, los Judíos y el Pueblo Alemán” de Eric Jonson, Editorial Paidos, 2002. Este trabajo es todo un ejemplo de cómo la coacción y la colaboración con el régimen dictatorial del momento puede conseguirse a veces sin demasiados agentes gubernamentales, es decir, la propia población inmersa en el pánico o en el miedo a ser acusado de desafección al mismo puede ayudar a tejer una inmensa tela de araña donde el trabajo “sucio”es desarrollado mecánicamente por el mismo pueblo. El régimen estaliniano bien puede incluirse en este tipo de totalitarismo paranoico que acaba por inyectar en sus propios ciudadanos ese miedo patológico al dictador de turno.

Un saludo.

Rodrigo Dice:

6 dUTC Enero dUTC 2012 a las 0:14 am
Bien, Juanrio, es que la ideología misma era un impedimento para la democracia parlamentaria. Y lo que ha venido después de 1991 en aquel país parece confirmar que no se trata sólo de unos cuantos individuos.

Leí el libro que mencionas, David, y concuerdo contigo en su valoración. Resulta muy pertinente para dimensionar la importancia del consenso y la complicidad del común de los ciudadanos en el sostenimiento de un régimen totalitario. Al hilo de este asunto, vale la pena recomendar un par de libros de Robert Gellately, No sólo Hitler y La Gestapo y la sociedad alemana.

Pere Dice:

10 dUTC Enero dUTC 2012 a las 13:40 pm
Felicidades por una reseña que su autor ha convertido en una pieza literaria con valor autónomo y enhorabuena por la elección del estalinismo que es un tema que, al menos en mi caso, produce mórbidos efectos fascinadores: la elite intelectual que se consideraba luz y guía en la conducción de la humanidad al mas alto estadio de ilustración y bienestar y que acaba instaurando el más abyecto e inimaginable sistema de esclavitud y destrucción de las personas. Sistema al que con deseo de imitación durante lustros rinden culto los sabios de Occidente instalados en periódicos, universidades y editoriales fascinados por buscar el cielo donde solo había infierno y que descubierta la incomoda verdad del experimento comunista, que no es otra que la dictadura del proletariado que muta en leninismo, que muta en estalinismo, que muta en castrismo o chavismo para concluir que dictadura era y en dictadura se queda. Pero los sabios y sus adláteres que son de sostenella y no emmendalla nos hicieron perder más y más el tiempo debatiendo sobre oximorones como el comunismo de rostro humano, revolución permanente, los puentes entre marxismo y cristianismo y toda cuanta bagatela intelectual destinada a tapar sus errores, que jamás ellos los van a reconocer, cosa sobre lo cual François Furet en “El Pasado de una ilusión” y Jean François Revel en “El conocimiento inútil” ya dictaminaron todo lo que habia que decir.

Aunque me temo que le libro reseñado no va de eso sino de los mecanismos del sistema estaliniano en su esplendor (por decir algo) mi temor, mi morbo, mi interés es percibir su presencia oculta en determinados discursos de nuestra posmoderna y desconcertada contemporaneidad. Hay un fondo irracional en Occidente y los herederos de quienes propugnaban el estalinismo como panacea sobreviven con ropajes variopintos, esperando el retorno como los grandes ancianos de las sagas de Lovecraft.

Para dar mi pincelada concretita, diré que no soy conocedor de la obra de Laqueur, en el sentido que no he leído este libro que por lo que veo discurre por la senda de las “condiciones objetivas” que hicieron posible un gobierno despótico – con base ilustrada- en Rusia entre 1917-1919, con las puntas infernales del estalinismo. Mis lecturas más recientes sobre el tema son los libros de Simón Sebag Montefiore “La corte del zar rojo” y el monumental y esclarecedor “Llamadme Stalin” en el cual, tras rastrear en los archivos georgianos, el autor, buen conocedor de esta lengua, halla lo inimaginable: documentación de la infancia y juventud del padrecito Stalin que azarosamente había escapado al celo de la Lubianka (¿o quiza no se les ocurrió buscarla?) y que aporta una luz nueva sobre lo que Montefiore llama “la prehistoria de la URSS”. De los orígenes del camarada Stalin en el oscuro limes caucásico del impero zarista se conocía la historia del paso del seminario ortodoxo al comité del partido. Sin embargo la historia que cuenta Montefiore es la parte previa de esta parte previa de la carrera de Stalin; de cómo Iosif Vissarionovitch Djugaschwili un precoz y genial – dotado hasta tal punto de inteligencia que pronto tiene por norma ocultarla a los demás- emerge del anonimato del arroyo de una familia que hoy llamaríamos desestructurada para convertirse en padrino de los bajos fondos de Gori y Tiflis y encauzar una carrera como líder mafioso de una red clientelar experta en asesinatos, atracos y chantajes. Síntesis de poeta, místico y capo el georgiano llamará la atención de Lenin y su círculo por su eficacia organizativa y su eficiencia en la acción directa contra el estado; donde antes intelectuales solipsistas con extrema alergia a cualquier programa de acción enredaban para dirigir el camino hacia las maravillas del paraíso comunista, Stalin va a aportar acción, propaganda, financiación procedente de los robos a bancos y – esta es la parte mas apreciada- una despiadada y eficacísima habilidad en hacer desaparecer los dirigentes incómodos para la dirección. Las técnicas de dirección mafiosa desarrolladas en su primera juventud se ponen al servicio de un partido en la clandestinidad. Lenin no puede creer en su suerte. Con este background los bolcheviques asaltaran el poder y lo retendrán durante 70 años.

El sistema evolucionará sobre esta base cultural – como el poder nazi lo hizo sobre la de matones de cervecería- de la que va a perecer cuando se salga. Verticalidad extrema, irracionalidad, paranoia, brutalidad, las ideas forjadas por un niño solitario y genial (valga la expresión) para sobrevivir en un entorno social extremo ,en una sociedad programada para aceptar el poder omnímodo del estado, de cualquier tipo de estado.

Saludos y enhorabuena a Rodrigo

Rodrigo Dice:

10 dUTC Enero dUTC 2012 a las 19:06 pm
Precisamente hace unos meses estuve enfrascado en lo del estalinismo y la intelectualidad francesa, cuestión emblemática por más de un motivo. A los autores mencionados –Furet y Revel- yo añadiría a Tony Judt y su Pasado imperfecto.

Excelente libro el de Furet, El pasado de una ilusión. Pensar que el año pasado encontré unos ejemplares en ventas de saldos, ¡década y media después de haber sido publicado en castellano! Imperdonable. Por otra parte, el Llamadme Stalin de Montefiore lo tengo en la mira. Robert Service apunta algunas cosas interesantes sobre el joven Koba, en su biografía del personaje, pero un libro dedicado específicamente al tema resultará sin duda un buen aporte. El enjundioso comentario me motiva a conseguirlo.

Gracias, Pere. Saludos.

Platon
Platon
Miembro del Soviet
Miembro del Soviet

Cantidad de envíos : 2350
Reputación : 3475
Fecha de inscripción : 06/02/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por Platon Mar Oct 16, 2012 9:02 pm

Laqueur deja en claro que las tendencias despóticas de Trotzki carecían del componente patológico que había en Stalin; tampoco era la suya una mentalidad de «déspota oriental».

Es gracioso que el autor utilice una vieja falacia de Trosky para atacar a Stalin, en el mismo párrafo que lo acusa de déspota.

Vale aclarar, que el primero que intentó buscar la causa del "despotismo de Stalin" en un supuesto origen "asiatico", "mogol", etc., fue el estimado Lev Davídovich en su biografía.

"El difunto Leónidas Krasin" --comienza escribiendo Trotski en su biografía de Stalin-- "fue el primero que llamó a Stalin 'asiático'. Al decir esto no pensaba en atributos raciales problemáticos, sino más bien en esa aleación de entereza, sagacidad, astucia, crueldad, que se ha considerado característica de los hombres de Estado de Asia...Los emigrados de Georgia en París aseguraron a Suvarin...que la madre de José Dzhugashvili no era georgiana sino osetina y que hay mezcla de sangre mongola en sus venas".
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Mar Oct 16, 2012 9:13 pm

Efectivamente,PLATÓN,Laqueur era un autor de simpatias trotskistas , por eso repite el guión del "maestro" Trotski sobre el asiatismo de Stalin, una entre tantas falacias que han aventado Trotsky y la historiografía trotskista desde Deutscher en adelante.
en suma, vino añejo en odres desvencijados y ¡ esto es lo que se presenta como "nuevas investigaciones a raiz de la apertura de los archivos soviéticos";otra falacia ya que los archivos no fueron abiertos como tal- salvo las investigaciones sobre el gulag- sino "cribados" de acuerdo con los intereses de Gorbachov y yeltsin y robados por Volkogonov y compañia;hoy estan herméticamente cerrados porque su contenido comprometeria gravemente todo el tinglado fraudulento sobre Stalin que se ha montado en los últimos 50 años;la verdad histórica y las fuentes primarias les importan un carajo.
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Jue Oct 18, 2012 9:41 pm

otra reseña de Hislibris, sobre el libro de Timothy snyder:"Tierras de sangre", por parte de un tal Rodrígo(creo que es un derechista chileno).
Me meto yo contra el libro, es cierto que estoy un poco "pastoso", también interviene el camarada Grmsciez.

Observar la bilis que hay en las respuestas a nuestra defensa de Stalin y del rigor histórico, especialmente de un tal Farsalia, que sólo sabe irse por "los montes de úbeda" como mal sofista.




TIERRAS DE SANGRE – Timothy Snyder
Publicado por Rodrigo | Visto 4034 veces

«Catorce millones es la cifra aproximada de personas asesinadas por políticas intencionadas de asesinato masivo implementadas por Alemania nazi y la Unión Soviética en las tierras de sangre. Defino las tierras de sangre como territorios sujetos al poder policial tanto alemán como soviético y asociados a las políticas de asesinato masivo en algún momento entre 1933 y 1945». Resumido de modo diáfano por el propio autor, éste es el tema del libro, acotado conceptual, geográfica y cronológicamente. Ahondemos un poco. El marco geográfico, las tierras de sangre, comprende en términos actuales la mayor parte de Polonia, las repúblicas bálticas, Bielorrusia, Ucrania y la banda fronteriza occidental de Rusia, de San Petersburgo (Leningrado) al Mar de Azov. El marco conceptual lo proporciona el asesinato masivo como objetivo deliberado e inmediato de determinadas políticas soviéticas y nazis. El universo de víctimas de operaciones de matanza planificada –en el lugar y lapso de tiempo señalados- excluye las bajas de guerra, muertes por hambre, enfermedad o agotamiento en campos de concentración o asentamientos de trabajo forzado, así como víctimas mortales de deportaciones y evacuaciones. La mayoría de los muertos eran civiles; ninguno portaba armas al momento de ser asesinado.
El tema central del libro, publicado originalmente en 2010, lo constituyen cinco casos específicos de exterminio políticamente motivado, a saber, los siguientes: a) la hambruna de 1932-1933 derivada de la colectivización de la agricultura en la Unión Soviética, particularmente en Ucrania; b) el Gran Terror de 1937 y 1938 en la misma Unión Soviética; c) la matanza de oficiales y ciudadanos polacos por alemanes y soviéticos entre 1939 y 1941; d) la muerte de civiles y soldados soviéticos y polacos a manos de la Alemania nazi en concepto de inanición planificada (como en Leningrado), represalias por actividades de resistencia (acciones partisanas, sublevación de Varsovia) y prisioneros de guerra abandonados al hambre, el frío y la enfermedad; e) el exterminio de judíos como resultado de la denominada Solución Final, entre 1941 y 1945. Hay que señalar que Snyder aborda también otros episodios de muertes multitudinarias y temas conexos, como las muertes debidas a trabajos forzados en campos de concentración alemanes o a medidas de limpieza étnica (deportación de alemanes durante la guerra y después de ella, por ejemplo), o la cuestión del antisemitismo de cuño estalinista y la tergiversación de la historia por el ocultamiento de la especificidad judía de las víctimas del Holocausto (planteamiento en la línea del estudio de Antonella Salomoni, La Unión Soviética y la Shoah); pero, aunque Snyder les dedique sendos capítulos, tales cuestiones son abordadas de modo secundario o marginal, no por minimizar el horror de aquellas muertes o la importancia de estos temas sino por rigor conceptual –metodológico–: se trata de situaciones que no obedecen a un programa de asesinato masivo directo y premeditado.

Tres fueron las técnicas privilegiadas de matanza: la ejecución mediante armas de fuego, como el fusilamiento o el tiro en la nuca practicado por agentes del NKVD; la exposición a gases tóxicos; la inanición provocada: el caso del Holodomor o hambruna ucraniana, o del «Plan de Hambre» alemán, en virtud del cual el régimen nazi proyectaba acabar con la vida de millones de eslavos y judíos durante el invierno de 1941-1942, tras el inicio de la Operación Barbarroja (plan que se vio a medias frustrado por la imposibilidad de derrotar a la URSS). En términos cuantitativos, el hambre fue la principal técnica de asesinato: más de la mitad de los catorce millones de víctimas, civiles y prisioneros de guerra, murieron por carencia deliberada de alimento.

A tema tan pavoroso corresponde una narrativa estremecedora, precisamente la desplegada por el autor. Regada de testimonios y adecuadamente engarzada en el contexto general que la hizo posible, la de Tierras de sangre es una historia de horror que no por conocida deja de impactar. Impacta, claro, la visión de conjunto aportada por el autor, coherente con las premisas establecidas. ¿Cuál es la idea motriz que subyace al esfuerzo del autor? Pues, la que sigue: corregir o afinar la percepción de los asesinatos en masa cometidos por el nazismo y el estalinismo, percepción que Snyder juzga distorsionada por la preponderancia simbólica asignada a los campos de concentración. En opinión del autor, los campos de concentración apenas ofrecen una pálida imagen de la desgarradora historia de las tierras de sangre y de la capacidad predatoria de los dos regímenes involucrados; el hecho es que la mayoría de las víctimas de las políticas de asesinato colectivo, civiles o desarmadas, no murieron en los campos de concentración (por de pronto, el 90% de quienes fueron internados en el Gulag en el período considerado salieron con vida; la aniquilación masiva de judíos por los alemanes no se consumó en los campos de concentración sino en fosas, camionetas de gas y fábricas de la muerte como Belzec, Treblinka y Auschwitz). También es una distorsión el que suela enfatizarse el aspecto industrializado de las matanzas –del horror totalitario, puede decirse-; la mayor parte de las víctimas lo fueron por métodos elementales como el fusilamiento y la hambruna. Abundando en este planteamiento, Snyder hace hincapié en que la exposición a gases tóxicos no tiene mucho de moderno o de novedoso, lo que, desde el punto de vista del reseñador, no anula la pertinencia de los modernos procedimientos administrativos y de planificación implementados más que del instrumento en sí –las cámaras de gas–: la racionalidad instrumental aplicada al exterminio no sólo como objeto de estudio sino como motivo de horror.

El enfoque temático tiene su propia relevancia, y esto es lo que mejor justifica la elaboración –y la lectura– del libro. Sucede que las tierras de sangre constituyen el escenario de los peores crímenes del nazismo y el estalinismo, la región en que ambos sistemas coincidieron e interactuaron con toda su perversidad. «Las tierras de sangre –afirma el autor- son importantes no solamente porque la mayoría de las víctimas fueron sus habitantes, sino también porque fue el centro de las principales políticas que llevaron al asesinato de habitantes de otras regiones». Si en la preguerra la URSS llevaba la delantera en materia de crímenes, el traslape e interacción de los dos sistemas (como aliados primero y luego como enemigos mortales) desató un potencial aniquilador que se ensañó en las tierras de sangre como en ningún otro lugar. Es el caudal de víctimas habidas en ese escenario compartido lo que permite dimensionar la sistemática capacidad destructiva del nazismo y el estalinismo. En definitiva, es lo que permite perfeccionar el estudio comparativo de ambos regímenes, crucial para la comprensión del siglo XX. En este marco, Snyder asume como referentes fundamentales a la pensadora Hannah Arendt y al escritor Vasili Grossman, pioneros cada uno a su modo en la tentativa de comprender ambos fenómenos de manera conjunta: Arendt, aportando una visión genérica que reúne los dos regímenes bajo la designación de «totalitarismo» (véase Los orígenes del totalitarismo, 1951); Grossman, posicionando los crímenes del nazismo y el estalinismo en un terreno común (más que geográfico, más que ideológico, un terreno ético e histórico: cfr. Vida y destino y Todo fluye).

Semejante enfoque global es lo que justifica la incorporación del Holocausto en un contexto amplio de campañas de exterminio masivo en un mismo escenario temporal y espacial. Bastante énfasis pone el autor en la singularidad de las víctimas judías y en la desvirtuación de su desgracia por el comunismo de la Guerra Fría. (La Polonia de posguerra asume proporciones importantes en el libro, en particular por el intento de exagerar el papel de los comunistas –reinvención del levantamiento del gueto de Varsovia como presunta revuelta nacional polaca dirigida por comunistas– o por exagerar el número de víctimas polacas no judías.) Cierto es que la ausencia de tropas estadounidenses y británicas en Europa oriental y la bajada del Telón de Acero dificultó un tiempo la correcta percepción de lo ocurrido en las tierras de sangre. La versión soviética de la guerra procuraba hacer olvidar que Stalin y Hitler fueron alguna vez aliados; al régimen soviético le era también menester escamotear la identidad de los judíos exterminados. La perspectiva conjunta de Snyder es, pues, contraria al desdibujamiento y trivialización del Holocausto por el bloque comunista, al que, en palabras del autor, le «bastaba una sola modificación, la inmersión del Holocausto en un recuento general del sufrimiento, para colocar por fuera aquello que había sido central en Europa oriental: la civilización judía».

Cuidado. El sentido comparativo e integrador que anima el estudio de Snyder es de un rigor tal que no degenera en la formulación de patrones de causalidad (como aquel de «el Gulag es anterior a Auschwitz»), conducentes a argumentos rayanos en la exculpación y la justificación (afortunadamente, Snyder no es un Ernst Nolte de segunda mano), como tampoco degenera en el trazado de equivalencias absolutas o empates a destajo (morales y demás) entre los dos regímenes en cuestión. Véase el siguiente ejemplo, relativo a las deportaciones: «La experiencia de los alemanes deportados al final de la guerra es comparable a la de los muchos más numerosos ciudadanos soviéticos y polacos que fueron deportados durante y después de la guerra. Sin embargo, la experiencia de los alemanes que huyeron, fueron evacuados o deportados, no fue comparable a la de los diez millones de ciudadanos polacos, soviéticos, lituanos, letones, judíos y otros que fueron sometidos a las deliberadas políticas alemanas de asesinato masivo. La limpieza étnica y el asesinato masivo, aunque relacionados en varias formas, no son lo mismo. Aun en los peores casos, los horrores sufridos por los alemanes que huían o durante las deportaciones no correspondían a políticas de asesinato masivo en el sentido de las hambrunas planeadas, la Purga o el Holocausto» (pp. 592-593). Cuestión de coherencia conceptual, cuanto menos.

¿Hará falta decirlo?… La de Tierras de sangre es la historia de un eterno baldón de la Humanidad.

Timothy Snyder (1969, EE.UU.) es historiador, doctorado en Oxford, profesor de Historia en la Universidad de Yale. Especializado en historia de la Europa central y oriental, ha publicado diversos artículos y libros sobre la materia. Colaboró con el fallecido Tony Judt en su obra póstuma, Thinking the Twentieth Century (una historia de las ideas del siglo pasado publicada en 2011). Tierras de sangre es el primer libro de Snyder traducido al castellano.

- Timothy Snyder, Tierras de sangre. Europa entre Hitler y Stalin. Grupo Editorial Norma, Bogotá, Colombia. 2011. 669 pp. También hay edición española por Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg, mismo año.



Technorati Tags: URRSS, nazismo, terror, matanza, Holocausto





avatar
pedrocasca
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 9583
Reputación : 18561
Fecha de inscripción : 31/05/2010

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por pedrocasca Jue Oct 18, 2012 10:19 pm

¿Os sorprende?. ¿Cuántos sitios hay en la red como ese?. Docenas, en español. Y sin entrar en webs de contenido religioso, por supuesto. No sólo es la reseña de libros, los comentarios o aquellos textos que se eligen para recomendar a los lectores sino, por ejemplo, infinidad de webs y blogs centrados en la Historia que son simples recopilatorios de anticomunismo, lo que es total y absolutamente lógico. Y no me estoy refiriendo sólo a los sitios puramente fascistas. ¿Visitáis blogs anarquistas o socialistas?. Es fácil palpar el anticomunismo en internet. Recordad que hay muchos comunistas (incluso leninistas) que no pueden ni ver a Stalin. Lo contrario sería lo verdaderamente llamativo y noticioso, ¿no os parece?. Digo yo que a estas alturas ya sabemos con quien nos jugamos los cuartos, dentro y fuera de la red. No hay que perder el tiempo con estas cosas. Hay tanto a lo que prestarle verdadera atención.
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Vie Oct 19, 2012 9:14 pm

tienes toda la razón PEDRO CASCA, pero si se les puede triturar en alguna ocasión miel sobre hojuelas;me parece que ese es el sentido que existan investigadores comunistas como Grover furr ó annie Lacroix Riz.¡ la verdad es revolucionaria!.
salud.
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Lun Nov 05, 2012 7:38 pm

Otra reseña infumable del tal Rodrigo sobre el libro de V.Grossman y Ehrenburg ,"El libro
negro".Repleta de medias verdades y mentiras.Traducida al español por una editorial especializada en el anticomunismo psiquiátrico como es "Galaxia guttemberg".




EL LIBRO NEGRO – Vasili Grossman e Ilyá Ehrenburg
Publicado por Rodrigo | Visto 692 veces

«Hablar en nombre de los que callan y ya nada pueden decir». Vasili Grossman

Qué duda cabe: en cuestiones como el Holocausto, las cifras importan. Documentan la escala y las dinámicas del genocidio. E impactan por sí mismas, naturalmente, pero… Las cifras desnudas, los números de víctimas habidas en las matanzas de judíos orquestadas por los nazis, aunque impresionan, no lo dicen todo. Por su misma índole abstracta, esas atroces magnitudes (10 mil muertos en tal ciudad, 33 mil en aquella otra, 200 mil muertos en tal o cual campo de exterminio) escamotean una parte sustancial de lo ocurrido y, aparte de difuminar la individualidad de las víctimas, tienden un velo de frialdad y distancia ante el horror. Son los testimonios lo que nos aproxima a la humanidad de las víctimas, pero también a la cruda realidad del crimen. Los testimonios de los supervivientes y de los testigos de los hechos nos permiten atisbar un algo de lo que en general nos resulta demencial, ajeno a todo parámetro de normalidad e inasequible por tanto a la comprensión –tan demencial que puede mover a incredulidad y escepticismo-. Acaso en esto resida el mérito principal de una recopilación de testimonios y documentos como El libro negro, editado en los años 40 por un equipo dirigido por los escritores soviéticos Ilyá Ehrenburg y Vasili Grossman e inédito hasta hace poco en castellano. Su mérito principal, decía, pero también su justificación mayor y su reclamo de actualidad, décadas después de que se vetara su publicación en la Unión Soviética.

Lo antedicho remite a los objetivos a que obedecía originalmente El libro negro, cosa que a su vez nos lleva –someramente- a la ajetreada historia del libro, debidamente reseñada en su Introducción (ver también La Unión Soviética y la Shoah, de Antonella Salomoni). La idea de publicar una recopilación de testimonios sobre el exterminio de ciudadanos soviéticos de origen judío a manos de los nazis pertenece a Albert Einstein y el Comité Estadounidense de Escritores Judíos. Fueron Einstein y los escritores Sholem Asch y Ben Zion Goldberg quienes formularon en 1942 la propuesta del libro al Comité Judío Antifascista (CJA), fundado en la URSS al calor de la guerra con la Alemania hitleriana. Una vez iniciado el trabajo de compilación de materiales, que inicialmente irían desde relatos de supervivientes y testigos oculares hasta fotografías, pasando por diarios de personas recluidas en los guetos, órdenes de exterminio, informes de unidades partisanas y otros, el proyecto de publicación demostró ser extraordinariamente complejo, y estuvo sujeto a los vaivenes de la situación nacional e internacional. Se publicarían distintos volúmenes en diversos países, para lo cual se organizaron dos comisiones editoriales, una de ellas adscrita al CJA y orientada a la publicación en el extranjero, la otra, una comisión literaria dirigida por Ilyá Ehrenburg (a quien luego se sumó Vasili Grossman en dicha función). A las múltiples dificultades conexas al trabajo de compilación se añadieron las diferencias metodológicas y conceptuales entre Grossman, que apostaba a una reelaboración literaria de los manuscritos recibidos –a objeto de dar voz a los muertos-, y Ehrenburg, que prefería reducir al mínimo la intervención editorial de los textos seleccionados. Como fuere, el “libro negro” del genocidio debía satisfacer los objetivos de denunciar la naturaleza criminal del nazismo y proporcionar material de respaldo a la acusación de dirigentes nazis en los juicios previstos para el final de la guerra, además de servir de monumento conmemorativo de las víctimas.

La elaboración del libro estaba en 1945 muy avanzada pero la publicación del mismo enfrentó serias dificultades, y el proyecto acabó enredado en los vericuetos de la burocracia soviética y las suspicacias del Kremlin con respecto a la edición estadounidense. Hubo un momento en que Ehrenburg rompió con el CJA y se distanció del proyecto, aunque nunca dejó de ilusionarse con su puesta a punto. Fue el reputado hombre de teatro Solomon Mijoels, dirigente de un agónico CJA –a punto de ser suprimido por Stalin- quien protagonizó en 1947 la tentativa postrera de superar el veto impuesto por la censura, sin éxito. La prohibición de El libro negro se sostuvo fundamentalmente en dos reparos: por un lado, muchos de los testimonios daban cuenta de la participación de ciudadanos soviéticos en la ejecución de las matanzas, muy especialmente en Ucrania; esto representaba un obstáculo a los afanes del Kremlin de conciliarse con las minorías importantes de la población –tal la ucraniana- y de presentar al mundo el mito de un país unido sin fisuras en su lucha contra el agresor alemán, en lo que –con evidente intención propagandística- se denominó la Gran Guerra Patriótica. Por otro lado, y relacionado con lo anterior, la retórica oficial del régimen, afecta a la imagen monolítica de la URSS y de sus muertos en la guerra, no admitía la publicidad de la identidad específicamente judía de las víctimas del genocidio; conforme la gráfica expresión de Timothy Snyder, «en la Unión Soviética de la posguerra, los obeliscos conmemorativos no podían exhibir estrellas de David… solo estrellas rojas de cinco puntas» (v. Snyder, Tierras de sangre).

De todos modos, El libro negro cumplió en parte con sus fines previstos. En efecto, una copia del manuscrito provisoriamente preparado por Ehrenburg fue remitida a la representación soviética en los juicios de Nuremberg. Aparte esto, el libro sería publicado por primera vez en 1980, en Israel, en una edición que se sirvió de una de las diez copias expurgadas que las autoridades soviéticas enviaron al extranjero en 1946. Como ocurrió con otros libros censurados en la era soviética, El libro negro fue publicado en Rusia tras el desmoronamiento de la URSS, en 1993. La edición en castellano se basa en la versión de 1947, finalmente prohibida por la censura. Incluye fragmentos purgados o enmendados por ésta y materiales extraídos del Archivo Estatal de la Federación rusa, seleccionados por el investigador Ilyá Altman, responsable de la edición rusa de 1993. Los textos que lo componen son de naturaleza variopinta y de muy diversa extensión: desde escuetos párrafos hasta escritos de varias decenas de páginas. Pertenecen a tres categorías. Una es la de los testimonios de supervivientes y testigos oculares en forma de cartas, diarios y transcripción de relatos. Otra es la de las crónicas o reportajes debidos a diversos escritores soviéticos, redactados a requerimiento del comité editorial y basados principalmente en declaraciones, manuscritos recibidos por el comité y consultas a informes forenses. Por último, un apartado poco voluminoso reproduce extractos de documentos alemanes y declaraciones de militares de la misma nacionalidad. Cabe señalar que al pie de cada texto consta el nombre de su respectivo editor, o editores.

El prólogo del libro es obra de Vasili Grossman, a quien se debe también un excelente reportaje sobre el campo de exterminio de Treblinka. Un versión más completa de este texto fue publicada en 1944 en el periódico del Ejército Rojo, Estrella Roja, bajo el título de El infierno de Treblinka; también consta en el libro Años de guerra, recopilación de escritos del propio Grossman (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2010). El autor de Vida y destino es representativo del fenómeno de los judíos rusificados que retornaron a sus raíces étnicas y religiosas a partir del antisemitismo homicida de los nazis. (El de Ehrenburg es un caso similar, con la salvedad de que la identificación de éste con el discurso soviético fue incomparablemente mayor que la de Grossman.) La propia madre del escritor, Ekaterina Grossman, se contó entre los miles de judíos de la ciudad ucraniana de Berdichev asesinados por los nazis, en 1941. En La matanza de Berdichev, el capítulo más sentido del libro Un escritor en guerra (sobre la experiencia de Grossman en la Segunda Guerra Mundial, editado por Antony Beevor y Luba Vinogradova), sabemos de la conmoción sufrida en 1944 por Grossman cuando pudo comprobar en terreno el alcance de los informes preliminares acerca del exterminio de judíos en Ucrania. Casi tres años de ocupación alemana –y de colaboracionismo ucraniano- habían acabado casi por completo con una densa población de origen judío; lo peor para el escritor fue ver confirmadas sus más sombrías sospechas sobre el destino de su madre. Los lectores de Por una causa justa y de Vida y destino reconocerán en Anna Shtrum y su aciago final la caracterización de Ekaterina Grossman; es el homenaje del escritor a su madre, asesinada en el curso de uno de los episodios más negros de la historia.

Tratándose de textos como los reunidos en El libro negro, que poco escatiman en su documentación del horror, lo cierto es que los calificativos se quedan cortos. Pocas veces puede uno experimentar con tanto rigor el motivo de la insuficiencia o el desgaste del lenguaje; todo lo que se diga al respecto suena a trillado. Reducido a cierta impotencia, no le queda a uno más remedio que recurrir a lo conocido… El libro negro es, pues, una publicación estremecedora, un testimonio devastador, una lectura desgarradora. Cumple a cabalidad con una de las premisas sentadas por los editores, a saber, que

«Los hechos desnudos son capaces de estremecer la conciencia de los hombres más que los adjetivos o las acusaciones» (p. 651).

- Vasili Grossman e Ilyá Ehrenburg, El libro negro. Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, Barcelona, 2012. 1226 pp.

Technorati Tags: Vasili Grossman, Ilyá Ehrenburg, El libro negro, exterminio, nazis, judíos, URSS





granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Lun Nov 19, 2012 8:55 pm

otra reseña "impagable" sobre el falsificador Antonny Beevor y su último libro sobre la II guerra mundial.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
DP9M
DP9M
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 16764
Reputación : 21293
Fecha de inscripción : 16/06/2010

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por DP9M Lun Nov 19, 2012 9:08 pm

Nada, esta panda son tetrasados mentales. La unica suerte que tirnen es disponer de medios para propagar esas gilipolleces, pero vamos que igual que en economia , en historia, tienen la misma seriedad que una opeteta bufonesca en un circo lleno de charlataneria novelesca que no sirve ni para limpiarse el culo, un intento clarmente oscurantista para ocultar su total falta de analisis cientifico. Se dedican al psicoanalisis o intento de este, en temas materialistas historicos obviamente para fundamentar su analfabetismo y primitivismo .


Tiene el mismo valor, un deficiente mental de estos engominado y trajeado,


------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
Marx: “Nuestra tarea es la crítica despiadada, y mucho más contra aparentes amigos que contra enemigos abiertos“.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
DP9M
DP9M
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 16764
Reputación : 21293
Fecha de inscripción : 16/06/2010

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por DP9M Lun Nov 19, 2012 9:10 pm

Que un monaguillo hablando de la evolucion , son lis mismos palurdos intentando balbucear sus aproximaciones historicas pseudo historicas. Lo suyo va por fe, no entienden nada fuera de ello


------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
Marx: “Nuestra tarea es la crítica despiadada, y mucho más contra aparentes amigos que contra enemigos abiertos“.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Jue Nov 22, 2012 11:59 am

otra perla más de uno de los reseñadores de HISLIBRIS, un tal Rodrígo, sobre el libro de SANDOR MARAI,"liberación". otra vez más confusión de la novela histórica y de las justificaciones poshistóricas a lo que realmente sucedió.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


raro
raro
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 11
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 10/03/2013

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por raro Dom Mar 10, 2013 12:12 pm

A ver, amigos de Stalin: Vengo de Hislibris (yo alli no soy "raro", soy "lantaquet") y desde hace una semana vengo dandole vueltas a este hilo.
Lo primero que se me ocurre es demasiado grosero, así que pasaré directamente a lo segundo: ¿Pero de que coño estais hablando? ¿Negais uno de los mas evidentes fracasos de la historia? (Y ojo que solo escribo fracaso por no recurrir a peores expresiones que quizá aqui no sean bien contempladas por las sensibles almas que de este dichoso foro participan). Sabed, Amigos de Stalin, que yo, como fiel anarquista libertario amante de las palabras de todo el espectro tolerante comunista os digo que:
Al igual que cualquiera con dos dedos de frentes antes de tachar a nada ni nadie de "nido liberal", tomaos las molestias al menos de visitarlo. Ea, aqui os dejo un enlace de nuestro foro de con un hilo abierto con un enlace a vuestro foro; vereis lo que nos reimos.

Y ya por último un comentario al gran SS-18

SS-18 escribió: "Nada, esta panda son tetrasados mentales. La unica suerte que tirnen es disponer de medios para propagar esas gilipolleces, pero vamos que igual que en economia , en historia, tienen la misma seriedad que una opeteta bufonesca en un circo lleno de charlataneria novelesca que no sirve ni para limpiarse el culo, un intento clarmente oscurantista para ocultar su total falta de analisis cientifico. Se dedican al psicoanalisis o intento de este, en temas materialistas historicos obviamente para fundamentar su analfabetismo y primitivismo .

Tiene el mismo valor, un deficiente mental de estos engominado y trajeado, que un monaguillo hablando de la evolucion , son lis mismos palurdos intentando balbucear sus aproximaciones historicas pseudo historicas. Lo suyo va por fe, no entienden nada fuera de ello"
Sleep

Joder SS, ¿como puedes hablar tu de analfabetismo y primitivismo con el millón de faltas ortográficas que arrastras?


Hala, a mamarla cheers
raro
raro
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 11
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 10/03/2013

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por raro Dom Mar 10, 2013 12:26 pm

Bueno, ya os dejo el enlace cuando se pueda, en siete días.
vilenin
vilenin
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 277
Reputación : 314
Fecha de inscripción : 22/11/2011
Localización : Sevilla

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por vilenin Dom Mar 10, 2013 12:51 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Bueno, ya os dejo el enlace cuando se pueda, en siete días.
Si te van a banear antes lol!
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Dom Mar 10, 2013 1:55 pm

¡ Vamos a ver!, en respuesta a RARO, este hilo lo abrí yo y me ratifico en lo dicho, tu puedes ser "libertario" ó lo que quieras, pero hislibris echa un pestazo anticomunista y falsificador que echa para atrás.

Tú mismo te revelas con tus afirmaciones sobre el "fracaso" y demás ´"verdades recibidas" que repetís como papagayos y como un argumentario que ya está mas visto que el tebeo.
¡A ver si renovais el arsenal anticomunista, aunque no creo que el cerebro os dé para tanto!.

Me reafirmo: hislibris tiene una orientación liberal y anticomunista mórbida, natural mente que hay liberales de izquierdas y liberales de derechas, pero no es más que una manera de dar una falsa imagen de "pluralidad", esa palabreja de moda.

Además , en cuanto el debate en el blog de Hislibris se pone feo para vuestras tesis anticomunistas ó anti-stalin recurrís al ataque personal, a la demonización y luego directamente a la censura por omisión.

Basta leer vuestras reseñas como las de Beevor, timothy snyder y otras que hacéis para ver lo que es autoevidente: falsificación y chismografía anticomunista a raudales, conversión de la historia seria en novela histórica.

Conviene recordar que además HISLIBRIS, a lo que se dedica básicamente es a la promoción de la novela histórica.

Otro dato: uno de los más furibundos anticomunistas de hislibris , un tal Farsalia, licenciado en Historia antigua, mostró un dia un enlace significativo; la página web del Dpto de historia comtemporánea I de la univ.Pompeau fabra.

Cualquiera que entre en esta página se dará cuenta del anticomunismo militante de la misma con sólo escudriñar la bibliografía:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

En cuánto al camarada SS-18,cada cuál escribe como puede y cómo le dejan, nuevamente se trata de ataques personales bastante repulsivos, no de ningún tipo de argumentación lógica ó factual.

Vosotros mismos os retratáis como lo que sois.

Esperamos RARO que coloques ese enlace para ver las majaderías que comentáis pero ya anticipo que no merece debatir con fanáticos anticomunistas.
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Dom Mar 10, 2013 2:07 pm

Otro botón de muestra:

Basta con comparar las reseñas anticomunistas que hacen en Hislibris sobre temas de Hª comtemporánea- no me meto en las que que hacen sobre otros periodos históricos como la Antiguedad, edad media, etc- con las que hace el camarada inglés William Podmore en Amazon:http://www.amazon.co.uk/gp/pdp/profile/A1S60W4KWFX1Y9
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Dom Mar 10, 2013 3:01 pm

Una excelente respuesta a las falsificaciones anticomunistas anti-stalin que vierten sitios como Hislibris.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
DP9M
DP9M
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 16764
Reputación : 21293
Fecha de inscripción : 16/06/2010

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por DP9M Dom Mar 10, 2013 6:30 pm

«Catorce millones es la cifra aproximada de personas asesinadas por políticas intencionadas de asesinato masivo implementadas por Alemania nazi y la Unión Soviética en las tierras de sangre. Defino las tierras de sangre como territorios sujetos al poder policial tanto alemán como soviético y asociados a las políticas de asesinato masivo en algún momento entre 1933 y 1945»

Estos articulos son una gran mierda, a todos los niveles academicos. Solo un salvaje anafabeto politico es capaz de simplificar hasta tal nivel de absurdez la historia de principios del siglo XX como para acabar equiparando el nazismo con la URSS de Stalin aunque sea en sus crimenes y muertos.

Como se dice, tanta paja y poco grano. Ni un solo dato, simple y pura charlataneria , habladuría , haciendo el ridiculo encima mencionando los archivos de la KGB. Ya no se atreven a hacer malabares con datos,porque saben que encima si mencionan los archivos de la KGB van a comer pero bien duro, eso si, chachara y chachara les sobra para uno no sabe como, acabar llegando a tan estupidas conclusiones.

No somos fans de Stalin, ni sus seguidores. Somos fans y seguidores de la historia, de un analisis materialista, objetivo y empiricamente sustetnado, guste o no guste este, y basandonos en eso, podemos decir, que esos articulos son pura mierda que perfectamente podrían ir en una revista de corazón.

Son tan estupidos que dan validez por encima a las investigaciones sobre los archivos de la KGB ( eso si, muy interesadamente sin desvelar un solo dato de estos ), y acto seguido se dedican a crear entradas sobre Beevor. Es desternillante. ¿ Como es posible que se reinvidiquén dos fuentes de datos tan dispares como Beevor y los archivos de la KGB ? ¿ Se puede ser más tonto ? No, no son tontos, solo existen para engañar a tontos como propagandistas baratos (metaforicamente hablando) como hooligans de la manipulación historica.

Ningun analista politico historico con cierta dignidad intelectual seria capaz de esgrimir opiniones en base a la más simple , pura chachara y habladuría tabernera. Y visto que refieren a las investigaciones sobre los archivos de la KGB y después a Beevor, solo significa que o son tontos o engañan a tontos.


Aqui solo caben dos conclusiones posibles. O los archivos de la KGB mienten o Beevor miente, no puedes usar las dos cosas como fuente desde un mismo análisis. Eso si, recreaciones literarias y todo tipo de chachara ni se cortan, como es gratis y no pone en compromiso ninguna fuente de datos , aqui la veda esta abierta , eso si, para acabar insinuando que los nazis y la URSS de Stalin pues son casi lo mismo.

Es cierto que la pluma del autor es muy buena, pero ya podría sustentar de forma datable sus analisis más allá de simple abladuría que no sirve para nada.

Y escribo como me sale de las &%$&/ con el tiempo que tengo para dedicarle a lo que a mi me interese dedicar.


------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
Marx: “Nuestra tarea es la crítica despiadada, y mucho más contra aparentes amigos que contra enemigos abiertos“.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
DP9M
DP9M
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 16764
Reputación : 21293
Fecha de inscripción : 16/06/2010

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por DP9M Dom Mar 10, 2013 6:39 pm

Este articulo, el que abre este hilo, es una autentica mierda. La historia no se estudia desde la psicología, que es que tiene pelotas el asunto. Se dedica a montarse peliculas en un tal "despotismo asiatico" de Stalin para encontrar la razón y el porque de la colectivización y las purgas, en vez de estudiar de forma materialista lo que sucedía en la URSS y a su alrededor en aquella época que igual tiene algo más que ver en el desarrollo de ciertas politicas, que lo que hacia o no Stalin en el patio de su casa con 7 años. A mi que alguien me explique que diferencia hay entre la seriedad de este articulo con la que nos daría la opinión de un meapilas del opus dei fanatizado. Es la tipica caricatura de a hsitoriografia burguesa infundada en simple dogmatismo ideologico desde donde jamás podrá salir un minimo analisis historico serio por que esta mñas preocupado en su rabioso anticomunismo que en una perspectiva objetiva y realista.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:HISLIBRIS, es un blog que reseña libros y novelas de historia, son furibundamente, enfermizamente anticomunistas y especialmente anti-Stalin; los comentarios críticos suelen ser borrados con especial alevosía;es la censura que les gusta a estos patólogicos mentirosos y enfermos mentales que son los liberales de toda condición, desde la extrema derecha a la izquierda otánica.
Aquí tenéis un ejemplo de supuesta reseña sobre una biografía de W.Laqueur sobre Stalin.




STALIN. LA ESTRATEGIA DEL TERROR – Walter Laqueur

Publicado por Rodrigo | Visto 1965 veces

En el convulso escenario de la Rusia de 1917, multitud de circunstancias hacían improbable que un partido moderado se impusiese a los demás en la lucha por el poder. Con un partido bolchevique decidido a hacerse con el control total del país y a suprimir todo signo de oposición, las expectativas para el establecimiento de un régimen que no fuese otro que una férrea dictadura eran prácticamente nulas. Que este régimen adquiriese la forma extrema que tuvo con Stalin al mando era quizás menos inevitable, algo más cercano al accidente histórico. ¿Qué hubo detrás del estalinismo, de un régimen que simboliza buena parte de los horrores del siglo XX? Este es, en líneas generales, el tema del libro que reseño.


Stalin, la estrategia del terror fue publicado originalmente en 1990, fecha que sugiere bastante sobre su naturaleza y alcances. Hace apenas dos décadas, los estudios sobre la Unión Soviética y el estalinismo aún tenían mucho que dar de sí, y esto se refleja en el carácter focalizado y compartimentado del análisis llevado a cabo por el autor; una rápida mirada al índice revela que no se trata de una biografía de Stalin ni de un estudio global sobre su régimen. Por otra parte, el libro fue escrito a la luz de la apertura de archivos y de los debates sobre el pasado nacional impulsados por la glásnost, entre 1987 y 1989: cosa de la que no dejan de dar cuenta sus páginas, pues en ellas Laqueur deja constancia del impacto que provocaron en la sociedad soviética las revelaciones –por limitadas que fueran- sobre los crímenes del estalinismo. Un impacto tremendo, sin lugar a dudas. Podemos imaginar lo que sería aquella atmósfera de liberalización, de relajación de la censura, para un país sujeto por décadas a un régimen opresivo como pocos.

Los cines proyectaban películas otrora censuradas; los teatros montaban piezas en que se describía la vida en tiempos de Stalin; las orquestas interpretaban obras de compositores silenciados; artistas plásticos exhibían obras que traslucían un total desprecio de los dictados del realismo socialista. La imprenta, a su vez, daba al conocimiento del público ediciones íntegras de literatura anteriormente prohibida. Cedían también algunas de las ataduras que habían impedido no ya investigar el ominoso pasado (esto por descontado), sino reconocer el carácter ominoso de ese pasado. Se abrían, pues, las compuertas a la desmitificación y la reescritura de la historia. Dilucidar la verdad sobre lo sucedido conllevaba la oportunidad de proveer justicia histórica a las víctimas del estalinismo. Múltiples problemas se plantearon entonces, desde el alcance real que tendrían los homenajes a las víctimas del terror (construcción de monumentos conmemorativos y medidas de rehabilitación póstuma) hasta la posibilidad de aclarar responsabilidades y distribuir culpas (¿sólo Stalin y sus más próximos secuaces?; ¿que había de los verdugos de rango intermedio o menor?; ¿qué de los delatores?). Se trataba, pues, de la experiencia a medias traumática y a medias catártica que padecen las sociedades que rinden cuentas consigo mismas tras un pasado de sistemática represión.

¿Por qué Stalin? ¿Que relación tuvo su régimen con el legado de Lenin? ¿Era el terror un elemento consubstancial al régimen bolchevique, una fatalidad histórica, o sólo el resultado del despotismo practicado por una personalidad paranoica? ¿Cómo se explica la facilidad con que se llevaron a cabo los procesos y purgas del Gran Terror? ¿Fue el Gran Terror un fenómeno específicamente ruso? ¿Qué grado de responsabilidad recae en el pueblo que apoyó a Stalin? Estas son algunas de las cuestiones que se ventilaron a fines de los 80, cuando al régimen soviético -hoy lo sabemos- no le restaba sino muy poco tiempo de vida. Lo que puede llamarse «psicología del estalinismo» fue uno de los aspectos que concitaron mayor atención en la masa de publicaciones aparecida en aquellos días: resulta claro que la eventual complicidad del común de las gentes era uno de los elementos que más afectaban a la conciencia nacional de los rusos, que no podían sentirse indiferentes ante la acusación de «llevar en la sangre el amor a las prohibiciones y la confianza en su omnipotencia». ¿Fue al culto a Stalin, en lo que concierne al pueblo ruso, un caso de mera veneración servil, una manifestación patológica del «culto al padre» y de su corolario, el «síndrome del huérfano»? ¿Fue el estalinismo una anomalía histórica o presentaba signos de congruencia y continuidad en el marco de la historia rusa? Como sea que se responda a estas preguntas, parece haber consenso en torno a la idea de que el predominio de una mentalidad de fortaleza sitiada y una cultura carente de tradición democrática no podían ser sino factores propicios para la consolidación de la dictadura estalinista.

Es a tenor de estas cuestiones que Laqueur examina algunos de los aspectos cruciales y más sórdidos del estalinismo, enfocándose en temas como los siguientes: el origen y la naturaleza del Gran Terror; la destrucción del mando del Ejército Rojo; los brutales mecanismos que operaron durante los bullados procesos de 1937-1938; la amplitud de las purgas; el papel de los «camaradas de armas» de Stalin (Molótov, Voroshílov, Kaganóvich, Beria y otros); el culto a la personalidad, asunto en que el autor traza un contraste con fenómenos equivalentes (Hitler, Mussolini, Mao); Stalin como conductor de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, el trauma del estalinismo conducía en la URSS de Gorbachov a la cuestión de las alternativas bujarinista y trotzkista: ¿qué hubiese sucedido si Trotzki o Bujarin hubiesen asumido el mando del país? Hubo, durante la glásnost, quienes postulaban la necesidad de rehabilitarlos, levantando la condena que pesaba sobre ambos. Laqueur concede poca relevancia a las posibilidades de un «comunismo de rostro humano» como el atribuido a Bujarin; en su opinión, la dirección de Bujarin habría generado un sistema político distinto del estalinista, sin los horrores del gran terror, pero es una probabilidad insignificante puesto que Bujarin carecía de suficiente ambición como para disputar el poder a Stalin o cualquiera de los líderes menores del régimen, y es dudoso que hubiese prevalecido en una lucha por el poder; tampoco representaban sus ideas (supuestamente, el fuerte de Bujarin, que se tenía a sí mismo por ideólogo consumado) una alternativa real a las brutales políticas agrarias y de industrialización implementadas por Stalin. Trotski, por su parte, resultaba una personalidad más conflictiva (acaso en proporción a su arrogancia y bullante temperamento, tan distinto del apacible Bujarin): en paralelo a las solicitudes de rehabilitación, abundaban las acusaciones y recriminaciones de variado calibre, no faltando las de una derecha nacionalista que hacía del «judío Trotzki» el gran chivo expiatorio. Laqueur deja en claro que las tendencias despóticas de Trotzki carecían del componente patológico que había en Stalin; tampoco era la suya una mentalidad de «déspota oriental». Imputarle la mayor de las responsabilidades en la dirección tomada por el estalinismo, como hicieron muchos de sus críticos durante la glásnost, roza el absurdo. Lo cierto, sostiene nuestro autor, es que no hay pruebas de que Trotzki ejerciese la más mínima influencia sobre la ideología o la política práctica después de su exclusión del partido; «por el contrario –afirma-, que Trotzki sugiriese cierto curso de acción probablemente bastaba para inducir a Stalin a rechazarlo».

Queden, para el balance final, las siguientes palabras de Laqueur:

«El carácter paranoico específico del dominio soviético entre fines de la década de los veinte y 1953 –es decir, el estalinismo- puede haber sido un accidente histórico. Pero la tendencia general del desarrollo armonizaba con el modo en que el comunismo ruso había asumido el poder. Suponer que podría haberse desarrollado de otro modo, que podía haberse alejado de la represión para acercarse a la libertad política y la democracia en pocos años o en pocas décadas, significa desdeñar la experiencia histórica.»

Walter Laqueur (n. 1921, Breslau) es un historiador especializado en Historia Contemporánea, autor de numerosas publicaciones y con una amplia trayectoria académica en los EE.UU., el Reino Unido e Israel. Entre sus objetivos de interés intelectual destacan los totalitarismos, el antisemitismo y el terrorismo. Fue fundador y primer director de la revista Survey, orientada a los estudios soviéticos.

- Walter Laqueur, Stalin. La estrategia del terror. Ediciones B/Vergara, Buenos Aires, Argentina. 2003. 426 pp.










------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
Marx: “Nuestra tarea es la crítica despiadada, y mucho más contra aparentes amigos que contra enemigos abiertos“.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
DP9M
DP9M
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 16764
Reputación : 21293
Fecha de inscripción : 16/06/2010

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por DP9M Dom Mar 10, 2013 8:03 pm

Queden, para el balance final, las siguientes palabras de Laqueur:

«El carácter paranoico específico del dominio soviético entre fines de la década de los veinte y 1953 –es decir, el estalinismo- puede haber sido un accidente histórico. Pero la tendencia general del desarrollo armonizaba con el modo en que el comunismo ruso había asumido el poder. Suponer que podría haberse desarrollado de otro modo, que podía haberse alejado de la represión para acercarse a la libertad política y la democracia en pocos años o en pocas décadas, significa desdeñar la experiencia histórica.»

El único accidente historico que hay es que el esparmatozoide que engendro a Laqueur, llegase el primero al ovulo.

¿ Puede ser algo parte de esa paranoia, no se.....esto ?

Invasión de 14 potencias extranjeras durante la Guerra Civil Rusa, en apoyo del gran democrático , popularmente defendido, regimen esclavista y faraonico zarista que mantenía al pueblo anonadado con sus grandiosos bailes de salón a lo anastasia, mientras que el 80% del pueblo vivia en Chabolas preocupado de su supervivencia más basica entre enfermedades, hambrunas, y guerras a las que mandaban los democraticos zaristas para seguir dandose la vida padre a costa del resto, fusilando en la retaguardia a mujeres y niños que se manifestaban , cuando estos pedian el regreso de sus hombres del frente y comida para sobrevivir.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

13 millones de muertos civiles gracias al mesianica democracia del capitalismo.


¿ O esta otra razón ?

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Editado desde 1924, dos años despúes de acabar la sangrienta guerra guerra civil en un pais destrozado y arrasado, donde el mayor exponente tecnologico dejado por el feudalismo zarista era el arado tirado por caballo, el mismo año de la muerte de Lenin, dos años despues de que Stalin fuese elegido , una decada antes de la colectivización del 33, casi dos decadas antes de la invasión nazi y las purgas del 38.

«los alemanes tienen el derecho moral de adquirir territorios ajenos gracias a los cuales se espera atender al crecimiento de la población»

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Vamos, no es que Stalin y la URSS fuesen muy inteligentes o tuviesen superpoderes adivinatorios, es que solo habia que leerse un librito al que hacían odas desde todas las cancillerías burguesas, que al fin y al cabo, veian reflejado en el , siglos de su propia historia a lo largo del mundo.


Stalin el LOCO, el PARANOICO, se le ocurre la desfachatez de imaginarse que occidente prepara un ataque mucho mas brutal sobre el pais de los soviets que el de la guera civil, y entiende que , o se progresa y industrializa al pais en tiempo record para poder enfrentarse a la maquinaria de guerra industrializada occidental, o seran arrasados. En una decada la URSS supera a todas las potencias Europeas industrialmente alcanzando hitos tecnologicos y militares que les sirven para enfrentar y destrozar a la maquinaria de guerra más avanzada lanzada desde Occidente, sustentada por la industria de casi toda Europa junta.

¿ puede ser esto otro ?


Comparemos entonces "Politicas de Apaciguamiento" ( toda la decada de los 30 ) con el pacto Molotov Ribbentrop ( finales de la decada, año 39 )


-Hitler sube al poder en Alemania en 1933. En las cancillerías occidentales les tiemblan las rodillas de emoción con el nuevo fichaje: el antídoto contra el bolchevismo. Lo de los judíos, que no había derechos políticos y tal... bueno esas cosas no eran importantes en 1933 para los mandamases de la política internacional, que a fin de cuentas, hacían parecidas cosas en sus colonias.

-La URSS intenta buscar la "seguridad colectiva" que aislase a Hitler. Éste iba a ser el principio rector de la política soviética hasta 1939. En cambio las potencias occidentales, Gran Bretaña sobre todo, iban a buscar a empujar a Hitler contra la URSS. (Política de "apaciguamiento", lo llaman).

-Polonia firma en 1934 un Pacto de Amistead con Alemania. (A partir de aquí, en numerosas ocasiones, Beck el ministro de exteriores polaco iba a nombrear el tema de la Ukrania Soviética cuando hablase con Hitler o con los alemanes).

Pacto de no agresión NAZI-Polaco
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

-Gran Bretaña firma un acuerdo con Alemania en 1935 en el cual se le permite tener la paridad militar con otras potencias. Éste acuerdo anula automáticamente muchas de las cláusulas de Versailles.

-En 1935 la Italia fascista ataca Abisinia. Nadie sabe nada, nadie mira nada, nadie oye nada, nadie dice nada.

-Se firma el Pacto Antikomintern en 1936 entre Alemania y Japón con vista a atacar a todo el mundo sabe el qué. Alemania reconoce el Estado-títere de Manchukuo (Manchuria) en la frontera entre China y URSS.

-Alemania, Italia, Portugal y Marruecos apoyan el golpe de Estado fascista en España. Los occientales se siguen apaciguando a tres manos con el Comité ese que ni Dios sabe qué es.



Chamberlain

In 1936 the Conservative government feared the spread of communism from the Soviet Union to the rest of Europe. Stanley Baldwin, the British prime minister, shared this concern and was fairly sympathetic to the military uprising in Spain against the left-wing Popular Front government.

Leon Blum, the prime minister of the Popular Front government in France, initially agreed to send aircraft and artillery to help the Republican Army in Spain. However, after coming under pressure from Stanley Baldwin and Anthony Eden in Britain, and more right-wing members of his own cabinet, he changed his mind.

Baldwin and Blum now called for all countries in Europe not to intervene in the Spanish Civil War. A Non-Intervention Agreement was drawn-up and was eventually signed by 27 countries including the Soviet Union, Germany and Italy. However, Adolf Hitler and Benito Mussolini openly ignored the agreement and sent a large amount of military aid, including troops, to General Francisco Franco and his Nationalist forces.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]





-Italia entra en el Pacto Anti-Komintern en 1937.

-En 1938 Alemania se anexiona Austria. Inglaterra en los días previos había mandado mensajes diciendo que "no podía garantizar la integridad e independencia de Austria". "era en vano hacer creer a las naciones débiles en la ilusión de que alguien, la Sociedad de Naciones u otra potencia, iba a garantizar su independencia". El Anschluss viola una cláusula del Pacto de Varsailles.

-El 29 de Septiembre de 1938 firman el acuerdo de Munich dos potencias "democráticas"; Francia e Inglaterra, y dos potencias fascistas; Alemania e Italia. En dicho acuerdo se satisfacen las pretensiones de Alemania sobre los Sudetes "alemanes" de Checoslovaquia, que deberán pasar a soberanía alemana. Además Hungría iba a tomar algunas tierras del sur de Eslovaquia y Polonia participa en el festival tomando la región de Zaolzie. Checoslovaquia no estuvo presente en la reunión, no se le permitió, le exigieron "esperar fuera". No olvidemos que éste acuerdo según Chamberlain era "paz en nuestro tiempo" en Europa. A la URSS no se le permitió estar en ese acuerdo, con lo cual claramente significaba "aislamiento de la URSS". Además no olvidemos un detalle: la URSS tenía un acuerdo militar con Checoslovaquia. Y le ofreció ayuda, que los checoslovacos prefirieron rechazar, ya que no veían posibilidades de resistir aun con ayuda soviética. Por lo tanto este pacto fue indirectamente ua agresión contra la URSS. Otro detalle: en la alianza soviético-checoslovaca también estaba Francia, cuya posición fue abiertamente rastrera y traidora. La alianza soviético-francesa queda así anulada, y la soviético-checoslovaca, tocada del ala.

-Al día siguiente, el 30 de Septiembre, Neville Chamberlain, primer ministro inglés, visita el apartamento de Hitler y fr¡irma en nombre del Gobierno británico un Pacto de No Agresión con Alemania.

My good friends, this is the second time in our history that there has come back from Germany to Downing Street peace with honour. I believe it is peace for our time. We thank you from the bottom of our hearts. And now I recommend you to go home and sleep quietly in your beds


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



-En Diciembre de 1938, Bonnet Ministro de Exteriores francés y Ribbentrop ministro de Exteriores alemán firman Pacto de No Agresión entre Francia y Alemania

-En el mismo 1938 Polonia presenta un ultimátum a Lituania, con la que no se hablaba desde 1920 (por el asunto Vilnius); exigiendole la restitución de relaciones diplomáticas, que Lituania dejase de reivindicar Vilnius y "protección para la minoría polaca de Lituania". Si no, guerra. Alemania apoya el ultimátum polaco contra Lituania.

-En el mismo 1938 Alemania presenta otro ultimatum a Lituania exigiendole la ciudad portuaria de Klaipeda (Memel). Si no, guerra. Polonia apoya el ultimatum germano contra Lituania.

-El 15 de Marzo de 1939 Alemania invade lo que queda de Checoslovaquia, se anexoina Chequia ("Protectorado de Bohemia y Moravia")y Eslovaquia es declarada independiente bajo un régimen-títere, el de Tiso. Esta invasión viola laas cláusulas del Pacto de Munich. Los occidentales ni están ni se les espera. Ya ves tú cuánto les importaba la "paz de nuestro tiempo". A raíz de ésta invasión Hungría también gana territorios.

-Gran Bretaña y Francia reconocen al Gobierno golpista de Burgos (alaido de Hitler) antes de qeue acabe la guerra civil española.

-La URSS busca pactos con las potencias occidentales "democráticas". En Abril de 1939, la URSS hace una propuesta de acuerdo de seguridad colectiva a Inglaterra, Francia, Polonia y Rumania. Inglaterra y Francia responden con largas, ppiden un compromiso unilateral a la URSS en la que se comprometa a entrar en guerra en caso de ataque alemán, ahora bien ellos no se comprometen a nada. Siguen las charlas, hasta que por la presión popular (más del 80% tanto en Inlglaterra como en Francia estaba a favor de un pacto con la URSS por el hecho de que eso podía significar asegurar la paz), Inglaterra y Francia aceptan el 25 de Julio una propuesta de conversaciones en Moscú para un acuerdo con la URSS. Polonia y Rumania se nuegan, duarnte éste tiempo, Rydz-Smigly, jefe del Estado mayor polaco dice que "Polonia sóla puede enfrentar cualquier agresión sea por parte de Alemania o por parte de la URSS". El embajador polaco en Moscú, Grzybowski dice que "polonia ni se plantea firmar ningún tipo de tratado con la URSS". Polonia y Rumanía tenía den hecho un tratado de defensa mutua en caso de ataque soviético.

-El 26 de Julio Alemania empieza a hacer propuestas a la URSS para un Pacto de No Agresión, al tiempo que va concentrando sus tropas en la frontera con Polonia.

-En Agosto de 1939 la URSS hace el último esfuerzo para pactar la seguridad colectiva con Francia y Gran Bretaña. Francia y Gran Bretaña mandan sus delagaciones a Moscú ¡el 12 de Agosto, 18 días más tarde, con personas de segundo orden y sin poderes para negociar! (y eso que el peligro de guerra era inminente) Los soviéticos, alucinaus. El 15 de agosto reciben pderes "para negociar pero no para firmar nada". Los británicos y franceses no quieren negociar, van más a hacer preguntitas y a averiguar que a otra cosa ("¿Podéis atacar con vuestros aviones a Alemania desde territorio soviético?", "¿Cuantas divisiones tenéis en la frontera?"). Polonia y Rumania se niegan a dejar que los soviéticos pasen por su territorio en caso de guerra contra Alemania. Vista la poca seriedad de los aliados y sus nulas ganas, el 22 de Agosto se acaban las conversaciones. Ese día Doumenc (jefe de la edlegación francesa) comunica que ha recibido poderes para negociar, pero que la delegación inglesa no las ha recibido. (Al mismo tiempo, Inglaterra estaba en negociaciones con Alemania, mientras que no había mandado a delegaciones de segunda fila y sin poderes a la URSS más que charlar). Y que Polonia y Rumanía se negaban categóricamente al paso de las tropas soviéticas por su erritorio para atacar Alemania en algún caso. La única alternativa para la URSS era o firmar un pacto con Alemania o hacerlo únicamente con Francia. Ésta segunda opición tenía sus fallos, ya que Francia ya había triacionado a Checoslovaquia y a la URSS en 1938 en Munich.

-El 23 de Agosto, la URSS firma el Pacto de No Agresión con Alemania.


Habla de paranoia , las purgas del 38, purgas hechas con mitivo de una supuesta e inminente invasión nazi-japonesa con intereses en preparar en la URSS una Quita Columna que les facilitase su cometido, versión del paranoico gobierno de Stalin. Un año después Japon invade Manchuria estampandose contra la maquinaria de Guerra del Ejercito Rojo, y tres años después, invaden 3 millones de nazis en la Operación barbaroja para crear su Lebensraum colonizado de arios con planes para parte de la población eslava sobrante exterminada y el resto, esclavizada para los intereses del Reich. Paranoicos dicen los cachondos.


Como buena historiografia burguesa, y sus rasgos completamente subdesarrollados y primitivos de analisis, tienen una forma infantil y casi caricaturesca de abstraer y individualizar todos los procesos historicos, dando resultado esto mismo, que con cuatro datos sacados de wikipedía dejan a la altura de un premio en una caja de chococrispis todo el papeleo que pretende demostrar la formación de estos individuos, en definitiva, lo unico que tienen para hacer valer de cierta "categoria" sus tesis para dar clases de historia.

Hechos que rodearon a la URSS de forma tan trasdendental, no solo para ella, si no para todo el mundo, de una importancia historica sin precedentes, y se dedican a charlotear de lo que hacia o no hacia Stalin con 7 años en su aldea en el patio de su casa para encontrar en ello, el porque de eso que llaman, paranoia de la URSS durante la época de entreguerras y cuando las bombas nucleares amenazaban junto a la Operación Unthinkable después de la Gran Guerra. Si es que vaya panfilos.

Paranoia lo llaman los personajes, encima acusando de ello a los que tuvieron que resolver y salvar al mundo de la mayor peste nunca jamás creada, gracias precisamente a esos defensores de "la libertad y democracia" que se dedicaron a alimentar al fascismo en toda europa para protegerse del empuje revolucionario de la clase obrera.

Clases de ortografia y de pluma, es lo único que nos puedes dar porque cuando meteis la zarpa en cosas serias, recibis por todos lados.


Última edición por SS-18 el Lun Mar 11, 2013 7:31 pm, editado 5 veces


------------------------------
Ningún hombre puede concluir una opinión sobre otro hombre, lo único aceptable es corregirlo.
Marx: “Nuestra tarea es la crítica despiadada, y mucho más contra aparentes amigos que contra enemigos abiertos“.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Dom Mar 10, 2013 9:37 pm

¡Amén SS-18!, lo has dicho como Dios y directo al morro.

!son pura casquería pseudohistórica!.
raro
raro
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 11
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 10/03/2013

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por raro Mar Mar 12, 2013 10:06 am

Wow SS, desde luego cortar y pegar si que sabes.
He tenido la educación de de leerte y no cabe duda que es un tema que te preocupa. Y mas aún; me convenciste.
No puedo mas que darte la razón... Aunque no me negarás que Beevor es mas entretenido que los archivos de la KGB. Y tampoco podrás negarme a mi como ente ajeno a ti, pensar sobre los papeles de la KGB lo mismo que pienso de los del Mossad o la CIA: Pienso que tienen credibilidad 0 (cero)

Ay Granados Granados... Si te pillan en aquella Rusia diciendo "como dios manda"... Jojojo un católico latente se esconde dentro de ti, anda y tira pa ver alguna cofradía.



En Hislibris nos obligan a escribir propaganda capitalista, eso está claro. Pero no solo eso tenmos tan limpio el cerebro; que enseguida insultamos a los que no piensan como nosotros... Joder al final no somos tan diferentes.


Y ya en serio: Todos sabemos que Stalin necesitaba imperiosamente modernizar Rusia, el problema está en que lo hizo con el culo, y eso es asi hayas leído lo que hayas leído. Salud compañeros. No se molesteis en contestar pues no creo que vuelva por aqui. Prefiero ser colega de un facha con algo que decir, que de un compañero con el cerebro lavado.
granados
granados
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 783
Reputación : 815
Fecha de inscripción : 15/01/2012

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por granados Mar Mar 12, 2013 12:14 pm

seguramente que tu y tus amiguetes anarquistas y liberales lo hubieséis hecho mucho mejor y no con el culo,seguramente a lo stolypin: ya sabemos centurias negras,aplastamiento de los los soviets y entregar el pais al capital anglonorteamericano ¡ eso si que es modernizar con "cabeza"!.

cómo se os ve el plumero, os hubiese encantado que hitler y la wermacht de , la raza de los señores hubiese desfilado por moscú porque ya se sabe que stalin y los rusos lo hacían todo con el culo.
raro
raro
Novato/a rojo/a
Novato/a rojo/a

Cantidad de envíos : 11
Reputación : 13
Fecha de inscripción : 10/03/2013

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por raro Mar Mar 12, 2013 2:34 pm

pale

Contenido patrocinado

STALIN - Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin Empty Re: Hislibris,nido liberal de falsificación anti-stalin

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Miér Dic 08, 2021 8:00 am