Foro Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado

SovietML
SovietML
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1231
Reputación : 1655
Fecha de inscripción : 28/05/2010
Localización : Achinech, Canarias, Norte de África

A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado Empty A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado

Mensaje por SovietML Mar Jul 19, 2011 7:51 pm

http://alduntza.blogspot.com/2008/05/su-seora-angela-murillo.html

Padre que mira a su hijo preso...

Habíamos oído hablar mucho de ti, sobre todo, desde que presidiste el juicio más frívolo de cuantos se han celebrado desde el proceso de Burgos. Las cosas que se han dicho tuyas no las voy a reproducir ahora, ni me voy a amparar en la reacción en tu contra de centenares de juristas, de aquí y de allí, ni me detendré en la iniciativa de un tripartito que te ha denunciado por conculcar derechos y libertades básicas, al tiempo que, paradigma de sarcasmo electoral, depositaba en tu regazo a nuestros hijos. No, Señoría. Y no lo haré porque el íntimo gozo que experimentáis ante estas contundentes respuestas sólo es equiparable con el dolor que desparraman vuestros veredictos.

No soy, pues, quien para hablar del 18/98, pero sí para hacerlo del 36/2004, donde ambos fuimos protagonistas, tú presidiendo la vista y yo contemplando cómo lo hacías. La primera sorpresa surge cuando, allí mismo, nos enteramos del trueque de tribunal, pues vosotros no erais los inicialmente designados. La segunda cuando, al iniciarse la sesión, enojada, amenazaste con expulsarnos de la sala si seguíamos emitiendo muestras de cariño--a raíz de tu advertencia fueron furtivas--a nuestros hijos, hermanos y amigos allí enjaulados.

Enfrente tenías a los acusados, en número crecido, a cara descubierta, sonrientes, tranquilos. A tu derecha, ocultos tras un biombo, desfilaron los testigos que envió el tripartito, entre los que, sospechosamente, esta vez no estaban los que les interrogaron en comisaría, sus torturadores. Tu labor era fácil: o creías a unos o creías a otros. Los chavales se limitaron a manifestar su inocencia, presentaron testigos fiables y te narraron con detalle el terrorífico trato a que fueron sometidos. Los agentes, la primera en la frente, te habían sentado en el banquillo a un chico, Kepa Saratxaga, que el día de autos no podía estar donde decían, pues se encontraba injustamente en prisión y tú, a sabiendas de que los que le señalaron, varios, por separado y alguno sin conocerle, lo hicieron bajo tortura, no te inmutaste y seguiste con la farsa; estos mismos creíbles agentes te fabricaron con colillas y bolsas de basura dos burdas pruebas, indemostrables y construidas zafiamente a posteriori. Tenías, pues, delante a la policía con más inocentes falsamente incriminados por metro cuadrado, como tenías obligación de haber comprobado recorriendo las sentencias de juicios anteriores. Así las cosas, abandonamos la Audiencia esperanzados, a pesar del momento electoral y de la orgía de cámaras asistentes al acto.

Ya en casa, a los pocos días, unas llamadas anónimas, repetidas desde teléfono desconocido a media noche y, sobre todo, el seguimiento de que son objeto los chavales, incluidas ¡otra vez! las gradas del frontón, nos encienden la alarma, presagiando lo peor. Y lo peor ha tenido lugar. Nos acabamos de enterar ¡por la prensa! de tu condena. Cinco años como podían haber sido cincuenta. De premio te han concedido la Presidencia de la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal en la Audiencia Nacional. En hora buena, Señoría. Te volveré a escribir cuando lea tu impúdica sentencia.

Entre tus condenados, y aunque la reflexión que voy a hacerte es aplicable a cualquiera de ellos, hay uno que es al que mejor conozco y del que más cosas sé. Como el resto, fue torturado; injustamente encarcelado, aislado dos años y medio, y finalmente liberado porque también dijeron de él, entre otras lindezas, que estaba en dos sitios a la vez y que corrió con muletas recién operado. Podría narrarte su mortal accidente, su simulacro de linchamiento al tacharnos un fatuo de alimañas, su neumonía, su necesidad de psicólogo. Es un chaval que, por haberle desenmascarado, nuestro consejero de Interior necesita en la cárcel. Para conseguirlo, él, que ha mentido una, cinco, diez veces, ha vuelto a hacerlo ahora. Otro día, Señoría, te contaré el amago de incursión que tres enfermedades, las que más matan, han hecho en nuestras vidas, desde que ese innombrable nos acosa. Como puedes comprobar, Ángela, vuestras sentencias conllevan una condena mucho más cruel que los dígitos que delimitan los años de prisión.

El consejero, tras sus sucesivos fracasos anteriores, ha encontrado, por fin, una juez a su medida. Os habéis juntado el hambre y las ganas de comer. Lo que no consiguió con otros lo ha conseguido contigo. Porque tú también te has subido al carro de las bilocaciones. Tú también has ubicado a un condenado donde no podía estar pues nosotros, sus padres y varios testigos, estábamos con él, la noche de autos, en el establecimiento donde servía. Tú sabrás por qué lo has hecho. Tú sabrás por qué has reinventado el principio “en la duda a favor del trapacero”. Estudiar leyes para conculcar derechos es lo mismo que estudiar pediatría para meter mano a los niños.

Estamos hartos. Tres veces detenido, tres veces sus estudios cortados, por tercera vez cruel aislamiento, y a viajar por tercera vez muy lejos los fines de semana. Has decidido nuestro modus vivendi para estos próximos cinco años. Y ahora, ¿qué? De pequeño, aprendí que justicia era dar a cada uno lo suyo, por más que aquí todas han ido a parar a la misma mejilla, la nuestra. No nos queda otra, pues, para equilibrar la balanza, que intentar alcanzar, por nuestra cuenta, esa justicia que nos estáis negando. Nos lo exigen la dignidad y las vísceras, aunque de momento sólo haremos caso a la primera. Dime, si no, qué habrías hecho tú si yo le hubiese hecho eso mismo a un hijo tuyo. No estoy dispuesto a esperar otra ley de memoria que nos resarza de la perversidad de vuestros veredictos.

Porque vosotros no habéis juzgado la quema de un par de cajeros, que, sin descartar a la policía autónoma, vete tú a saber quiénes fueron los autores. No. Eso os importa un ardite. Vosotros necesitáis los juicios y los utilizáis para ejercitar vuestro odio a todo lo que representamos, para saciar vuestra sed de venganza. Así de claro. Momento es, pues, de poner a cada uno en su sitio. ¿Intuís de lo que pueden ser capaces unos padres que saben de la inocencia y tortura de sus hijos presos? No vais a tardar en comprobarlo. Lo contrario sería renegar de nuestra condición de progenitores, Señoría. Por nuestro pueblo, no te digo que no, podríamos asumir este inmenso dolor, pero jamás para dar satisfacción a vuestros bajos instintos. Ni tú ni el consejero cipayo vais a amargarnos durante más tiempo la existencia. Porque, salvo que el Supremo cobije menos histeria y más coherencia, si no podemos compartir hogar con nuestro hijo libre, compartiremos cárcel con nuestro hijo preso.
SovietML
SovietML
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1231
Reputación : 1655
Fecha de inscripción : 28/05/2010
Localización : Achinech, Canarias, Norte de África

A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado Empty Re: A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado

Mensaje por SovietML Mar Jul 19, 2011 7:55 pm

http://www.gara.net/paperezkoa/20081127/108870/es/Luis-Beroiz-mete-piel-torturador-Entre-ceja-ceja

Luis Beroiz se mete en la piel del torturador en «Entre ceja y ceja»

La incansable denuncia de Luis Beroiz tras la detención de su hijo en 2002 y el posterior calvario es bien sabida por los lectores de Gara. Tras 70 artículos, ha escrito «Entre ceja y ceja». El objetivo, «que dentro de 100 años no haya una memoria histórica de los torturados».

Ramón SOLA | iRUÑEA

Lleva seis años dirigiendo sus artículos al consejero que comanda la Ertzaintza, al burukide que toma las decisiones políticas y a los policías que detuvieron a su hijo Andoni, absuelto ya en siete procesos judiciales en los que el fiscal pedía un total de 91 años de cárcel. Luis Beroiz admite que como jubilado le tocaría estar buscando setas en el monte, pero en 2002 se halló en una encrucijada: «Cuando llegas ante la evidencia de la tortura, hay varias opciones: callarse como un muerto, rezar, rumiar tú solo lo que te sucede, pedir perdón... o ahuyentar fantasmas y lanzarse a espolvorearlo y difundirlo. La elección es fácil», concluyó ayer en Iruñea.
Allí presentó ``Entre ceja y ceja'' (Txalaparta). Se publicita como una novela, pero en realidad la ficción está sólo en los nombres de los protagonistas. El relato corresponde al calvario de su hijo. Un tormento contado, además, desde el punto de vista del torturador. Luis Beroiz se mete en su piel para narrar cómo el agente sabe que el detenido se rompió y torció una rodilla jugando a pelota. «Le bajo su pantalón de chándal y es en la rodilla derecha donde encuentro huellas de la intervención. No me gusta lo que voy a hacer, pero noto que me estoy enojando, que estoy perdiendo la paciencia. `Sin pisar con los talones', le digo, y le golpeo con el pie repetidas en aquel tobillo, el de su pierna mala. Se resiente. Lleva un montón de tiempo en la misma postura. El sudor ha formado una balsa a sus pies», escribe.
La novela, en realidad, estaba dentro de la historia real. Una historia de pánico, sin duda: el paso por comisaría, la cárcel, los intentos de imputarle un sabotaje en Galdakao una noche en que está acreditado que se encontraba en Zuia, el amago de linchamiento tras el 11-M, el accidente brutal en un traslado a la Audiencia (murió un guardia civil), o el siniestro sufrido por sus padres camino a prisión.
En realidad, los nombres sobran también porque el de Beroiz no es un alegato contra este caso concreto, sino contra la tortura en general: «No queremos que dentro de cien años se haga una memoria histórica de torturados, como con los fusilados», indicó en la presentación.

A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado P042_f01_097x112

«Que dé la cara»

Su insistente labor de denuncia ha tenido resultados en estos años, como el dictamen del Ararteko. Tras todo el camino andado, extrae una conclusión: «Sabemos que no lo van a reconocer, pero tampoco van a convencer a nadie de lo contrario». El libro, de hecho, ahonda en la soledad del torturador, un hecho que remarcó Joxean Agirre, autor del prólogo y que el año pasado presentó ``Cipayos'': «La soledad de esos monstruos de todos los colores es la mayor aportación. Es un libro entrañable, porque está escrito desde las entrañas», resaltó Agirre.
A Beroiz, eso sí, le encantaría que el torturador en el que se ha encarnado en el libro diera la cara. «No nos gustan los anonimatos», explicó equiparando su situación con la de la madre de la joven Nagore Laffage, que persevera para que el mundo conozca el retrato del médico que le quitó la vida. Y es que, concluye Beroiz, «esto sólo cicatrizará cuando los torturadores ocupen el sitio del torturado».
donibane
donibane
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 162
Reputación : 188
Fecha de inscripción : 20/05/2010

A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado Empty Re: A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado

Mensaje por donibane Sáb Jul 23, 2011 6:44 pm

Creo que Luis Beroiz fallecio hace unos años. Peleo mucho por su hijo.
SovietML
SovietML
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1231
Reputación : 1655
Fecha de inscripción : 28/05/2010
Localización : Achinech, Canarias, Norte de África

A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado Empty Re: A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado

Mensaje por SovietML Dom Jul 24, 2011 3:41 pm

Si, murio en el 2009 creo

Contenido patrocinado

A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado Empty Re: A su señoría, Angela Murillo. Luis Beroiz, padre de torturado condenado

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Mar Ene 18, 2022 6:06 pm