Foro Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

El sufragio femenino y la lucha de clases - Rosa Luxemburg (extracto del folleto El sufragio femenino, de mayo de 1912)

lolagallego
lolagallego
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6324
Reputación : 10713
Fecha de inscripción : 16/11/2020

El sufragio femenino y la lucha de clases - Rosa Luxemburg (extracto del folleto El sufragio femenino, de mayo de 1912)  Empty El sufragio femenino y la lucha de clases - Rosa Luxemburg (extracto del folleto El sufragio femenino, de mayo de 1912)

Mensaje por lolagallego Mar Feb 16, 2021 11:21 am

El sufragio femenino y la lucha de clases

Rosa Luxemburg


Publicado por El Sudamericano en febrero de 2021

Texto incluido en «El sufragio femenino», folleto de propaganda para el segundo Día de la Mujer Socialdemócrata, Stuttgart, 12 de mayo de 1912


“¿Por qué no hay asociaciones de trabajadores en Alemania? ¿Por qué oímos tan poco sobre el movimiento obrero?” Con estas palabras, una de las fundadoras del movimiento proletario de mujeres en Alemania, Emma Iher, presentó su panfleto en 1898: “Mujeres trabajadoras en la lucha de clases”. Apenas catorce años han pasado desde entonces, y hoy el movimiento de mujeres proletarias en Alemania se despliega poderosamente. Más de ciento cincuenta mil trabajadores sindicalizadas constituyen el núcleo de las tropas del proletariado en la lucha económica. Muchas decenas de miles de mujeres políticamente organizadas están reunidas alrededor de la bandera de la socialdemocracia: el órgano de las mujeres socialdemócratas [Die Gleichheit; “La Igualdad” ] tiene más de cien mil suscriptores; la reivindicación del sufragio femenino es un punto central en la agenda de la vida política socialdemócrata.

Es precisamente por estos hechos que algunos podrían subestimar la importancia de la lucha por el sufragio femenino. Podría pensarse: incluso sin igualdad política para las mujeres, hemos logrado un progreso brillante en la educación y organización de las mujeres, y el sufragio femenino probablemente todavía no es una necesidad urgente. Pero quien piense de esta manera está sujeto a engaños. La gran agitación política y sindical de las masas del proletariado femenino en la última década y media solo se ha hecho posible porque las mujeres del pueblo trabajador, a pesar de su privación de derechos, toman la parte activa en la vida política y en las luchas parlamentarias de su clase. Hasta ahora, las mujeres proletarias se han beneficiado de los derechos electorales de los hombres en los que realmente participan, aunque sólo sea indirectamente. La campaña electoral ya es común para grandes masas de mujeres y hombres de la clase trabajadora. En todas las asambleas electorales socialdemócratas, las mujeres forman una audiencia numerosa, a veces abrumadora, siempre viva y apasionadamente involucrada.

En todos los distritos donde existe una sólida organización socialdemócrata, las mujeres hacen el trabajo electoral. También son responsables de la distribución de panfletos, de atraer suscriptores a la prensa socialdemócrata, esta es el arma más importante de la campaña electoral, a veces la mayoría abrumadora del público, siempre animado y apasionado.

El estado capitalista no ha podido impedir que las mujeres del pueblo emprendan todos estos problemas y deberes en la vida política. Viéndose obligado ha tenido paso a paso que facilitarles y asegurarles la posibilidad de hacerlo otorgándoles el derecho de asociación y reunión. Pero el Estado no quiere otorgar a las mujeres el derecho político definitivo, el derecho a emitir las papeletas de voto, a pertenecer a estos órganos como candidatas electas y, a decidir directamente en los órganos legislativos y administrativos como representantes del pueblo. Aquí solo, como en todos los demás ámbitos de la vida social, se dice: “¡No hay necesidad de cambiar nada!” Pero las cosas ya han empezado. El actual Estado claudicó ante las mujeres proletarias al admitirlas en reuniones públicas y en las asociaciones políticas. Sin embargo, no lo hizo por su propia voluntad, sino en obediencia a una amarga necesidad, bajo la presión irresistible de la clase trabajadora en ascenso. Por último, pero no menos importante, fue el tormentoso avance de las propias mujeres proletarias lo que obligó al estado policial prusiano-alemán a abandonar el famoso “segmento de mujeres” en las reuniones de los clubes políticos y a abrir las puertas de las organizaciones políticas a las mujeres. Esto hizo que la bola [de nieve] rodara aún más rápido. El inexorable avance de la lucha de clases proletaria ha arrastrado a las trabajadoras a la vorágine de la vida política. Gracias al uso del derecho de asociación y reunión, las mujeres proletarias han ganado el papel más activo en las campañas electorales y en la vida parlamentaria. Y ahora es sólo una consecuencia ineludible, sólo el resultado lógico del movimiento, que hoy millones de mujeres proletarias griten confiadas y desafiantes: Her mit dem Frauenwahlrecht! [¡”Exigimos el sufragio femenino!]

Antiguamente, en los buenos tiempos del absolutismo anterior a marzo, [de 1849] se solía decir de todo el pueblo trabajador que “todavía no estaba preparado” para ejercer los derechos políticos. Hoy esto no se puede decir de las mujeres proletarias, que han demostrado su madurez para ejercer los derechos políticos. Todo el mundo sabe que sin ellas, sin la ayuda entusiasta de las mujeres proletarias, la socialdemocracia alemana nunca hubieran logrado la brillante victoria del 12 de enero, [1912] ni habría recibido 4 ¼ millones de votos. Pero de todos modos: el pueblo trabajador siempre tuvo que demostrar su madurez para la libertad política a través de un victorioso levantamiento revolucionario de masas. Sólo cuando la derecha divina en el trono y los ‘mejores’ y ‘más nobles’ de la nación sintieron firmemente el puño calloso del proletariado en el ojo y la rodilla en el pecho, sólo entonces descubrieron en un instante la “madurez” política del pueblo.

Hoy es el turno de las mujeres del proletariado de concienciar al Estado capitalista de su madurez. Esto sucede a través de un poderoso movimiento de masas en curso en el que se deben utilizar todos los medios de presión y lucha proletarios.

El objetivo es el sufragio femenino, pero el movimiento de masas no es solo un asunto de mujeres, sino un asunto en común, de clase, para las mujeres y los hombres del proletariado. Porque la ilegalidad de las mujeres en Alemania hoy es sólo un eslabón en la cadena de la reacción que encadena la vida del pueblo, y está íntimamente relacionada con el otro pilar de esta reacción: la monarquía. En la Alemania del siglo XX, capitalista y altamente industrializada de hoy, en la era de la electricidad y la aviación, la falta de derechos políticos de las mujeres es un remanente de viejas y desgastadas condiciones, tan reaccionarias como la regla del derecho divino al trono. Ambos fenómenos: el ‘instrumento del cielo’ como poder dominante de la vida política y la mujer, sentada y casta en el hogar doméstico, despreocupada por las tormentas de la vida pública, por la política y la lucha de clases: ambos tienen sus raíces en las podridas condiciones del pasado, en los tiempos de la servidumbre en el campo y los gremios [castas, estamentos] en la ciudad. Tanto la monarquía como la falta de derechos de las mujeres que en aquellos tiempos pudieron entenderse como necesidad, han sido hoy desarraigadas por el moderno desarrollo capitalista y se han convertido en una caricatura ridícula de la humanidad. Sin embargo, persisten aún en la sociedad moderna, no porque se les haya olvidado limpiar, no por pura persistencia e indolencia. No, siguen ahí porque tanto la monarquía como la falta de derechos de las mujeres se han convertido en poderosas herramientas de intereses antipopulares. Los peores y más brutales representantes de la explotación y la servidumbre del proletariado se esconden detrás del trono y el altar, así como detrás de la esclavitud política del sexo femenino. La monarquía y la falta de derechos de las mujeres se han convertido en las herramientas más importantes del dominio de la clase capitalista.

Para el estado hoy realmente solo se trata de privar a las mujeres trabajadoras y solo a ellas, del derecho al voto. Teme con razón que pongan en peligro todas las instituciones tradicionales de gobierno de clase. Como el militarismo, el enemigo mortal de todo proletario conciente. La monarquía; el sistema de robos de derechos de aduana e impuestos a la alimentación, etc. El sufragio femenino es una abominación y un horror para el estado capitalista actual, porque detrás de él están los millones de mujeres que fortalecerían a su ‘enemigo interno’: la socialdemocracia revolucionaria. Si dependiera de las damas de la burguesía, el estado capitalista solo podría esperar de ellas un apoyo efectivo a la reacción. La mayoría de las mujeres burguesas que actúan como leonas en la lucha contra “los privilegios de los hombres”, irían en posesión del derecho al voto como piadosos corderos con el tren de la reacción conservadora y clerical. Ciertamente serían considerablemente más reaccionarias que la parte masculina de su clase. Aparte del reducido número de trabajadoras entre ellas, las mujeres de la burguesía no participan en la producción social, son meras co-consumidoras de la plusvalía que sus hombres exprimen al proletariado; son parásitas de los parásitos del organismo social. Y los co-consumidores suelen ser incluso más rabiosos y crueles al defender su “derecho” a la existencia de parásitos que los portadores directos del dominio y la explotación de clase. La historia de todas las grandes luchas revolucionarias lo ha confirmado horriblemente. Cuando, después de la caída del dominio jacobino en la gran Revolución Francesa, el Robespierre encadenado fue llevado al lugar de ejecución en el carro, las mujeres de la burguesía victoriosa bailaron desnudas de placer, alegres y descaradas, una danza alrededor del héroe revolucionario caído en las calles . Y cuando la heroica comuna obrera fue derrotada en París por las ametralladoras en 1871, las frenéticas mujeres de la burguesía superaron a sus bestiales hombres en su sangrienta venganza contra el proletariado derrocado. Las mujeres de las clases poseedoras seguirán siendo siempre fanáticas defensoras de la explotación y servidumbre de los trabajadores, de quienes reciben indirectamente los medios para su existencia socialmente inútil.

Económica y socialmente, las mujeres de las clases explotadoras no representan un estrato independiente de la población, sólo ejercen una función social como herramientas de reproducción natural de las clases dominantes. Por otro lado, las mujeres del proletariado son económicamente independientes, son productivas tanto para la sociedad como para los hombres. No en el sentido de que ayuden al hombre con su magro salario mediante el trabajo doméstico a sustentar la existencia diaria de la familia y a criar hijos. Este trabajo no es productivo en el sentido del orden económico capitalista actual, aún cuando pueda resultar un logro gigantesco de autosacrificio y esfuerzo en mil pequeños esfuerzos. Esto resulta apenas un asunto privado del proletario, para su felicidad y bendiciones, y por eso mismo es solo aire para la sociedad actual. Mientras dure el dominio del capital y el sistema salarial, sólo el trabajo que produce plusvalía, que crea ganancia capitalista, puede considerarse trabajo productivo. Desde este punto de vista, la bailarina del Tingeltangel, [music-hall] cuyas piernas suponen un beneficio para el bolsillo del empresario, es una trabajadora productiva, mientras que todas las penurias de las mujeres y madres proletarias en las cuatro paredes de su casa son actividades improductivas. Eso suena crudo y loco, pero corresponde exactamente a la crudeza y locura del orden económico capitalista actual, y captar esta cruda realidad clara y tajantemente es la primera necesidad de las mujeres proletarias.

Porque es precisamente desde este punto de vista que el derecho de las mujeres proletarias a la igualdad política está ahora anclado en una sólida base económica. Millones de mujeres proletarias crean hoy beneficios capitalistas como los hombres: en fábricas, talleres, en la agricultura, en la industria doméstica, en oficinas, en tiendas. Por tanto, son productivos en el sentido científico más estricto de la sociedad actual. Cada día aumenta el número de mujeres que son explotadas capitalistamente, cada nuevo avance en la industria y la tecnología crea un nuevo espacio para las mujeres en los engranajes del lucro capitalista. Y así, cada día y cada avance industrial agrega una nueva piedra a la base sólida de la igualdad política para las mujeres. Para el propio mecanismo económico, la educación escolar y la inteligencia intelectual de las mujeres se han vuelto ahora necesarias. La mujer limitada y poco mundana de la anticuada “vida doméstica” ya no es adecuada para las demandas de la gran industria y el comercio ni para las demandas de la vida política. Por supuesto, también en este sentido el estado capitalista ha descuidado sus deberes. Hasta ahora las organizaciones sindicales y socialdemócratas han hecho todo lo posible por el despertar con formación espiritual y moral a la mujer. Así como hace décadas en Alemania se conocía a los socialdemócratas como los trabajadores más capaces e inteligentes, también hoy han sido los sindicatos y la socialdemocracia los que han sacado a las mujeres proletarias de su estrecha y triste existencia, de la miserable e insípida mezquindad de la vida doméstica. La lucha de clases proletaria ha ampliado sus horizontes, ha desarrollado sus facultades intelectuales y ha fijado grandes metas en su lucha. El socialismo ha provocado el renacimiento espiritual de las amplias mayorias de mujeres proletarias y, por lo tanto, indudablemente las ha convertido en trabajadoras capaces y productivas para el capital.

Después de todo, la falta de derechos políticos de las mujeres proletarias es una injusticia tanto más vil cuanto que ya se ha convertido en una mentira a medias. Después de todo, las mujeres participan activa y masivamente en la vida política. Sin embargo, la socialdemocracia no utiliza en su lucha el argumento de la “injusticia”. La diferencia fundamental entre nosotros y el socialismo utópico sentimental anterior se basa precisamente en el hecho de que no confiamos en la justicia de las clases dominantes, sino únicamente en el poder revolucionario de las masas trabajadoras y en el curso del desarrollo social que crea las bases de ese poder. Así se entiende que la injusticia en sí misma no sea un argumento suficiente para derrocar las instituciones reaccionarias. Sin embargo, si el sentimiento de injusticia se apodera de amplios círculos de la sociedad –dice Friedrich Engels, el co-creador del socialismo científico– esto es siempre una señal segura de que se han producido cambios de gran alcance en los fundamentos económicos de la sociedad, que las condiciones existentes ya se han afianzado y han entrado en conflicto con el curso del desarrollo. El poderoso movimiento actual de los millones de mujeres proletarias que perciben su falta de derechos políticos como una flagrante injusticia, es un signo inconfundible de que los cimientos sociales del orden estatal existente ya están podridos y sus días están contados.

Uno de los primeros grandes heraldos de los ideales socialistas, el francés Charles Fourier, escribió hace cien años estas memorables palabras: «En toda sociedad, el grado de emancipación femenina (libertad) es la medida natural de la emancipación general». Esto es perfectamente cierto para la sociedad actual. La actual lucha de masas por la igualdad política de las mujeres es sólo una expresión, una parte de la lucha general de liberación del proletariado, y en ello radica su fuerza y su futuro. Gracias al proletariado femenino, el sufragio universal, igualitario y directo de las mujeres, supondría un inmenso avance e intensificación de la lucha de clases proletaria. Por eso la sociedad civil[1[] detesta y teme el derecho al voto de las mujeres, y por eso lo queremos y lo lograremos. También a través de la lucha por el sufragio femenino, queremos acelerar la hora en que la sociedad de hoy caiga en escombros bajo el martillo del proletariado revolucionario.
     
 
 
NOTA:

1. [Se refiere a la política burguesa, es decir lo opuesto a la sociedad política según la entiende la crítica marxista de la política]
 
 
 
lolagallego
lolagallego
Colaborador estrella
Colaborador estrella

Cantidad de envíos : 6324
Reputación : 10713
Fecha de inscripción : 16/11/2020

El sufragio femenino y la lucha de clases - Rosa Luxemburg (extracto del folleto El sufragio femenino, de mayo de 1912)  Empty Re: El sufragio femenino y la lucha de clases - Rosa Luxemburg (extracto del folleto El sufragio femenino, de mayo de 1912)

Mensaje por lolagallego Mar Feb 16, 2021 11:23 am

Hay en el Foro cerca de cien temas relacionados con Rosa Luxemburgo (también figura como Luxemburg), con sus textos y sobre ella y su trascendencia y significación política.




    Fecha y hora actual: Mar Oct 19, 2021 2:30 pm