Foro Comunista

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Purgas en la URSS

AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:19 pm

En quinto lugar, la cuestión nacional y colonial.
Marx y Engels, al analizar en su tiempo los acontecimientos de Irlanda, de la India, de China, de los países de la Europa Central, de Polonia y de Hungría, formularon las ideas principales, que sirven de punto de partida en la cuestión nacional y colonial. En sus obras, Lenin se basaba en dichas ideas.
Lo que Lenin aportó de nuevo en este problema es que:
reunió las ideas de Marx y Engels en un todo único, en un sistema armónico de concepciones sobre las revoluciones nacionales y coloniales en la época del imperialismo;
ligó la cuestión nacional y colonial al problema del derrocamiento del imperialismo;
c) proclamó la cuestión nacional y colonial parte integrante del problema general de la revolución proletaria internacional.
Finalmente, la cuestión del Partido del proletariado.
Marx y Engels bosquejaron a grandes rasgos su concepción del Partido como destacamento de vanguardia del proletariado, sin el cual (sin el Partido) el proletariado no puede lograr su emancipación, es decir, no puede tomar el Poder ni transformar la sociedad capitalista.
Lo que Lenin aportó de nuevo en este problema consiste en que desarrolló el bosquejo hecho por Marx y Engels, teniendo en cuenta las nuevas condiciones de lucha del proletariado en el período del imperialismo, y demostró que:
el Partido es la forma superior de la organización de clase del proletariado, en comparación con las otras formas de la organización del proletariado (los sindicatos, las cooperativas, el Estado), cuya labor está llamado a sintetizar y orientar;
la dictadura del proletariado no puede ser ejercida sino por medio del Partido, que es su fuerza orientadora;
la dictadura del proletariado sólo puede ser completa si está dirigida por un solo partido, por el Partido Comunista, que no comparte y no debe compartir la dirección con otros partidos;
sin una disciplina de hierro en el Partido, no pueden ser realizadas las tareas de la dictadura del proletariado, que consisten en aplastar a los explotadores y en transformar la sociedad de clases en sociedad socialista.
Eso es, en líneas generales, lo que Lenin aportó de nuevo en sus obras, concretando y desarrollando la doctrina de Marx conforme a las nuevas condiciones de lucha del proletariado en el período del imperialismo.
Precisamente por eso decimos nosotros que el leninismo es el marxismo de la época del imperialismo y de las revoluciones proletarias.
De ello se desprende que no es posible separar el leninismo del marxismo, ni mucho menos oponerlo al marxismo.
En la pregunta hecha por la delegación, se dice también:
"¿Sería acertado afirmar que Lenin creía en la "revolución creadora", mientras que Marx se inclinaba más bien a esperar que el desarrollo de las fuerzas económicas hubiese alcanzado su punto culminante?".
Yo creo que afirmar tal cosa sería completamente erróneo. Opino que toda revolución verdaderamente popular es creadora, porque destruye el viejo orden de cosas y crea, construye un orden de cosas nuevo.
Claro está que no puede haber nada creador en las "revoluciones", con perdón sea dicho, que se producen a veces en algunos países atrasados en forma de "insurrecciones" de unas tribus contra otras y que parecen un juego de niños. Pero los marxistas jamás hemos considerado que esas "insurrecciones" parecidas a un juego de niños fueran revolución. No se trata, evidentemente, de "insurrecciones" de este tipo, sino de una revolución popular de masas, que levante a las clases oprimidas contra las clases opresoras. Y tal revolución no puede por menos de ser creadora. Marx y Lenin eran, precisamente, partidarios de tal revolución y solamente de tal revolución. Además, esa revolución, como es lógico, no puede hacerse en cualquier circunstancia, sino sólo en determinadas condiciones favorables de orden económico y político.
2a PREGUNTA. ¿Puede decirse que el Partido Comunista controla al gobierno?
RESPUESTA. Todo depende de cómo se entienda el control. En los países capitalistas, el control se entiende de modo un tanto original. Sé que los grandes Bancos controlan a numerosos gobiernos capitalistas, pese a la existencia de parlamentos "democráticos". Los parlamentos aseguran que son ellos, precisamente, los que controlan a los gobiernos. Pero, en realidad, ocurre que los grandes consorcios financieros predeterminan la composición de los gobiernos y controlan sus actos. ¿Quién ignora que en ninguna "potencia" capitalista puede formarse un gabinete contra la voluntad de los grandes magnates de las finanzas? Basta cierta presión financiera para que los ministros salten de sus puestos como endemoniados. Esto es, en realidad, el control de los Bancos sobre los gobiernos, pese al control imaginario de los parlamentos.
Si se trata de esto, debo decir que en nuestro país no se concibe y está completamente excluido el control de los dueños de la bolsa de oro sobre el gobierno, siquiera sea por el mero hecho de que en nuestro país hace tiempo que los Bancos fueron nacionalizados y los dueños de la bolsa de oro arrojados de la U.R.S.S.
¿Acaso la pregunta de la delegación no se refería al control, sino a la dirección del gobierno por el Partido? Si era eso lo que quería preguntar la delegación, yo le respondo: sí; en nuestro país, el Partido dirige al gobierno. Y esta dirección es posible porque el Partido posee la confianza de la mayoría de los obreros y de los trabajadores en general y tiene derecho a dirigir los organismos del gobierno en nombre de esta mayoría.
¿En qué consiste la dirección del gobierno por el partido obrero de la U.R.S.S., por el Partido Comunista de la U.R.S.S.?
Ante todo, en que el Partido Comunista se esfuerza por promover a los cargos principales de la administración pública de nuestro país, a través de los Soviets y de sus congresos, a sus candidatos, a sus mejores hombres, fieles a la causa del proletariado y dispuestos a servir en cuerpo y alma al proletariado. Y esto lo consigue en la inmensa mayoría de los casos, pues los obreros y los campesinos tienen confianza en el Partido. No es casualidad que los dirigentes de nuestros órganos de Poder sean comunistas y que, como dirigentes, disfruten de inmenso prestigio en el país.
En segundo lugar, en que el Partido comprueba la labor de los órganos de administración, la labor de los órganos de Poder, subsanando los errores y las deficiencias, que no faltan, ayudándoles a aplicar las decisiones del gobierno y esforzándose por asegurarles el apoyo de las masas, y esos órganos no adoptan ni una sola decisión importante sin las correspondientes indicaciones del Partido.
En tercer lugar, en que, al trazar el plan de trabajo de estos o los otros órganos de Poder en la esfera de la industria y de la agricultura, o bien del comercio y de la labor cultural, el Partido da las indicaciones directivas generales que determinan el carácter y la orientación de la actividad de estos órganos durante la vigencia de los planes en cuestión.
La prensa burguesa suele "asombrarse" de esta "ingerencia" del Partido en los asuntos del Estado. Pero es un "asombro" enteramente falso. Es sabido que, en los países capitalistas, los partidos burgueses "se inmiscuyen" exactamente lo mismo en los asuntos del Estado y dirigen los gobiernos, con la agravante de que allí la dirección está concentrada en manos de un reducido círculo de personas ligadas de uno u otro modo a los grandes Bancos, debido a lo cual se esfuerzan por ocultar su papel a la población.
¿Quién ignora que todo partido burgués de Inglaterra o de los demás países capitalistas tiene su gabinete secreto, formado por un reducido grupo de personas que concentran en sus manos la dirección? Recordad aunque no sea más que el conocido discurso de Lloyd George en el que habló del gabinete del partido liberal que actúa "a la sombra". La diferencia, en este aspecto, entre el País de los Soviets y los países capitalistas estriba en que:
en los países capitalistas, los partidos burgueses dirigen el Estado en interés de la burguesía y contra el proletariado, mientras que, en la U.R.S.S., el Partido Comunista dirige el Estado en interés del proletariado y contra la burguesía;
los partidos burgueses ocultan su papel dirigente al pueblo, recurriendo a la ayuda de sospechosos gabinetes secretos, mientras que el Partido Comunista de la U.R.S.S. no necesita ningún gabinete secreto, condena la política y la labor práctica de los gabinetes secretos y declara públicamente, ante todo el país, que asume la responsabilidad de la dirección del Estado.
Un delegado: ¿Del mismo modo dirige el Partido los sindicatos?
Stalin: En lo fundamental, sí. Formalmente, el Partido no puede dar ninguna directiva a los sindicatos. Pero el Partido da directivas a los comunistas que trabajan en los sindicatos. Es sabido que en los sindicatos existen grupos comunistas, igual que en los Soviets, en las cooperativas, etc. La obligación de estos grupos comunistas consiste en lograr, mediante la persuasión, que en los organismos de los sindicatos, de los Soviets, de las cooperativas, etc. se adopten decisiones que correspondan a las directivas del Partido. Y eso lo consiguen en la inmensa mayoría de los casos, pues el Partido tiene influencia inmensa en las masas y goza de gran confianza entre ellas. De este modo se logra la unidad de acción de las organizaciones más diversas del proletariado. De otra forma, nos encontraríamos con la dispersión y la discordancia en la labor de estas organizaciones de la clase obrera.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:20 pm

ª PREGUNTA. Siendo legal en Rusia sólo un partido, ¿cómo sabe usted que las masas simpatizan con el comunismo?
RESPUESTA. Es cierto que en la U.R.S.S. no existen partidos burgueses legales, que aquí sólo goza de legalidad un partido, el Partido de los obreros, el Partido Comunista. Pero ¿contamos con procedimientos y medios para convencernos de que la mayoría de los obreros, la mayoría de las masas trabajadoras simpatiza con los comunistas? Se trata, naturalmente, de las masas obreras y campesinas, y no de la nueva burguesía ni de los restos de las antiguas clases explotadoras, derrotadas ya por el proletariado. Sí, tenemos esa posibilidad, tenemos procedimientos y medios para saber si las masas obreras y campesinas simpatizan o no con los comunistas.
Tomemos los períodos más importantes de la vida de nuestro país y veamos si existen razones para afirmar que las masas simpatizan realmente con los comunistas.
Tomemos, ante todo, un período tan importante como el de la Revolución de Octubre de 1917, cuando el Partido Comunista, precisamente como
partido, llamó públicamente a los obreros y a los campesinos a derrocar el Poder de la burguesía y cuando este Partido obtuvo el apoyo de la inmensa mayoría de los obreros, de los soldados y de los campesinos.
¿Qué situación existía entonces? Se hallaban en el Poder los socialrevolucionarios (eseristas) y los socialdemócratas (mencheviques), en bloque con la burguesía. El aparato de Poder en la capital y las provincias, lo mismo que el mando de un ejército de doce millones de hombres, se encontraba en manos de estos partidos, en manos del gobierno. El Partido Comunista estaba en la semiclandestinidad. Los burgueses de todos los países auguraban el inevitable fracaso del Partido Bolchevique. La Entente respaldaba por entero y sin reservas al gobierno Kerenski. Sin embargo, el Partido Comunista, el Partido Bolchevique llamaba sin descanso al proletariado a derribar este gobierno e instaurar la
dictadura del proletariado. ¿Y qué sucedió? La inmensa mayoría de las masas trabajadoras de la retaguardia y del frente prestaron su más enérgico apoyo al Partido Bolchevique, y el gobierno Kerenski fue derribado, siendo establecido el Poder del proletariado.
¿Cómo pudo ocurrir que los bolcheviques triunfaran entonces, pese a los augurios hostiles de los burgueses de todos los países anunciando el hundimiento del Partido Bolchevique? ¿No demuestra esta circunstancia que las vastas masas trabajadoras simpatizan con el Partido Bolchevique? Yo creo que lo demuestra.
Ahí tienen la primera comprobación del prestigio y de la influencia del Partido Comunista entre las vastas masas de la población..
Tomemos el período siguiente, el período de la intervención, el período de la guerra civil, cuando los capitalistas ingleses ocuparon el Norte de Rusia, la zona de Arjánguelsk y de Múrmansk; cuando los capitalistas norteamericanos, ingleses, japoneses y franceses ocuparon Siberia, lanzando por delante a Kolchak; cuando los capitalistas franceses e ingleses tomaron medidas para ocupar "el Sur de Rusia", alzando en el pavés a Denikin y a Wrángel.
Era la guerra de la Entente y de los generales contrarrevolucionarios de Rusia contra el gobierno comunista de Moscú, contra las conquistas que nuestra revolución logró en Octubre. Era el período de la más grande comprobación de la fuerza y la solidez del Partido Comunista entre las vastas masas obreras y campesinas.
¿Y qué sucedió? ¿No es sabido, acaso, que, como resultado de la guerra civil, los ocupantes fueron expulsados de Rusia y los generales contrarrevolucionarios se vieron aplastados por el Ejército Rojo?
Entonces se puso bien de manifiesto que la suerte de la guerra no la decide el armamento, que losenemigos de la U.R.S.S. suministraban en abundancia a Kolchak y Denikin; la deciden, en fin de cuentas, una política acertada, la simpatía y el apoyo de las vastas masas de la población.
¿Es casual que el Partido Bolchevique saliera entonces victorioso? Claro que no. ¿No evidencia esta circunstancia que el Partido Comunista goza en nuestro país de la simpatía de las vastas masas trabajadoras? Yo creo que sí.
Ahí tienen la segunda comprobación de la fuerza y la solidez del Partido Comunista en la U.R.S.S.
Pasemos al período actual, al período de la post guerra, cuando están en el primer plano las cuestiones de la edificación pacífica, cuando a la fase de ruina económica siguió una fase de restauración de la industria y, por último, una fase de transformación de toda nuestra economía nacional sobre una nueva base técnica. ¿Contamos ahora con procedimientos y medios para comprobar la fuerza y la solidez del Partido Comunista, para determinar el grado de simpatía de las vastas masas trabajadoras por este Partido? Yo creo que sí.
Tomemos, ante todo, los sindicatos de la Unión Soviética, que agrupan a unos diez millones de proletarios; y veamos la composición de sus organismos dirigentes. ¿Es casual que los comunistas estén al frente de estos organismos? Claro que no. Sería absurdo pensar que a los obreros de la U.R.S.S. les tiene sin cuidado la composición de los organismos dirigentes de los sindicatos. Los obreros de la U.R.S.S. han crecido y se han formado en la tempestad de tres revoluciones. Han aprendido, mejor que nadie, a comprobar a sus dirigentes y a arrojarlos por la borda si no satisfacen los intereses del proletariado. Hubo tiempos en que el hombre más popular de nuestro Partido era Plejánov. Pero los obreros no vacilaron en aislarlo resueltamente, cuando se convencieron de que Plejánov se había apartado de la línea proletaria. Y si estos obreros manifiestan su confianza absoluta en los comunistas, confiriéndoles los cargos de responsabilidad en los sindicatos, eso no puede dejar de ser un indicio claro de que la fuerza y la solidez del Partido Comunista entre los obreros de la U.R.S.S. son formidables.
Ahí tienen la comprobación de que las vastas masas obreras simpatizan indudablemente con el Partido Comunista.
Tomemos las últimas elecciones a los Soviets. En nuestro país disfruta del derecho a elegir a los Soviets toda la población adulta, a partir de los 18 años de edad, sin distinción de sexo y nacionalidad, con excepción de los elementos burgueses que explotan trabajo ajeno y están privados de derechos electorales. El censo asciende a unos 60 millones de personas, en su inmensa mayoría, como es natural, campesinos. De estos 60 millones han emitido sufragio cerca del 51 Z, o sea, más de 30 millones. Fíjense ahora en la composición de los órganos
dirigentes centrales y locales de nuestros Soviets. ¿Puede considerarse fortuito que la inmensa mayoría de los elementos dirigentes electos sean comunistas? Está claro que esto no se puede considerar fortuito. ¿Acaso no evidencia este hecho que el Partido Comunista goza de la confianza de millones y millones de campesinos? Yo creo que sí.
Ahí tienen otra comprobación más de la fuerza y la solidez del Partido Comunista.
Tomemos el Komsomol (Unión de la Juventud Comunista), que agrupa a cerca de dos millones de jóvenes obreros y campesinos. ¿Puede considerarse fortuito que la inmensa mayoría de los elementos dirigentes electos del Komsómol sean comunistas? Creo que no puede considerarse fortuito.
Ahí tienen otra comprobación más de la fuerza y del prestigio del Partido Comunista.
Tomemos, por último, nuestras innumerables conferencias, reuniones, asambleas de delegados, etc., que abarcan a millones y millones de trabajadores, hombres y mujeres, obreros y obreras, campesinos y campesinas de todas las nacionalidades que forman parte de la U.R.S.S. A veces en el Occidente se ironiza a costa de estas reuniones y conferencias, diciendo que a los rusos les gusta hablar por los codos. Pero para nosotros estas reuniones y conferencias tienen enorme importancia, tanto en el sentido de pulsar el estado de ánimo de las masas como en el sentido de descubrir nuestros errores y trazar los procedimientos para subsanarlos, pues tenemos bastantes errores y no los ocultamos, considerando que poner al desnudo los errores y corregirlos honradamente es el mejor procedimiento para mejorar la dirección del país. Fíjense en los discursos de los oradores en estas conferencias y reuniones, fíjense en las observaciones prácticas y sinceras de estos "hombres sencillos", obreros y campesinos, fíjense en sus decisiones y verán la formidable influencia y el prestigio del Partido Comunista, verán que esta influencia y este prestigio podría envidiarlos cualquier partido del mundo.
Ahí tienen otra comprobación más de la solidez del Partido Comunista.
Tales son los procedimientos y los medios que permiten comprobar la fuerza y la influencia del Partido Comunista entre las masas populares.
Ahí tienen cómo sé yo que las vastas masas obreras y campesinas de la U.R.S.S. simpatizan con el Partido Comunista.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:21 pm

4a PREGUNTA. Si un grupo sin-partido organizase una fracción y presentase en las elecciones candidatos que defendiesen una plataforma de apoyo al Gobierno Soviético, pero reclamando, al propio tiempo, la abolición del monopolio del comercio exterior, ¿podría contar con sus medios y realizar una activa campaña política?
RESPUESTA. Creo que en esta pregunta hay un
contrasentido irremediable. Es imposible imaginarse un grupo que defienda una plataforma de apoyo al Gobierno Soviético y reclame, al propio tiempo, la abolición del monopolio del comercio exterior. ¿Por qué? Porque el monopolio del comercio exterior figura entre las bases inmutables de la plataforma del Gobierno Soviético; porque un grupo que exigiera la abolición del monopolio del comercio exterior no podría apoyar al Gobierno Soviético; porque
semej ante grupo sólo podría ser un grupo
profundamente hostil a todo el régimen soviético.
Naturalmente, en la U.R.S.S. existen elementos que piden la abolición del monopolio del comercio exterior. Son los nepmanes, los kulaks, los restos de las clases explotadoras derrotadas ya, etc. Pero estos elementos representan una ínfima minoría de la población. Creo que la delegación no se referirá a estos elementos. En cambio, si se trata de los obreros y de las masas de campesinos trabajadores, debo decir que la reclamación de abolir el monopolio del comercio exterior sólo podría despertar entre ellos hilaridad y una actitud hostil.
En efecto, ¿qué podría significar para los obreros la supresión del monopolio del comercio exterior? Significaría para ellos la renuncia a la
industrialización del país, a la construcción de
fábricas nuevas, al ensanche de las fábricas viejas;
significaría la inundación de la U.R.S.S. con mercancías de los países capitalistas, la reducción de nuestra industria debido a su relativa debilidad, un
gran aumento del número de parados, el
empeoramiento de la situación material de la clase
obrera, el debilitamiento de sus posiciones
económicas y políticas; significaría, en último término, el fortalecimiento del nepman y de la nueva burguesía en general. ¿Puede aceptar este suicidio el proletariado de la U.R.S.S.? Claro que no.
¿Y qué significaría para las masas campesinas trabajadoras la supresión del monopolio del comercio exterior? Significaría la transformación de nuestro país, de país soberano, en semicolonia y el
empobrecimiento de las masas campesinas. Significaría el retorno al régimen de "comercio libre" reinante en tiempos de Kolchak y Denikin, cuándo
las fuerzas coligadas de los generales
contrarrevolucionarios y de los "aliados" saqueaban
y desvalijaban a sus anchas a millones de campesinos; significaría, en último término, el fortalecimiento de los kulaks y demás elementos
explotadores del campo. Los campesinos
experimentaron ya bastante las delicias de ese
régimen en Ucrania y en el Cáucaso del Norte, en el
Volga y en Siberia. ¿Qué razones existen para suponer que deseen ceflirse de nuevo este dogal? ¿Acaso no está claro que las masas campesinas trabajadoras no pueden ser partidarias de la supresión del monopolio del comercio exterior?
Un delegado: La delegación planteaba el punto
del monopolio del comercio exterior, de su abolición, como un punto en torno al cual podría organizarse todo un grupo de la población si no hubiera en la U.R.S.S. el monopolio de un partido, el monopolio de la legalidad.
Stalin: La delegación vuelve, de este modo, al monopolio del Partido Comunista como único partido legal en la U.R.S.S. Ya he dado breve respuesta a esta pregunta al hablar de los medios y procedimientos para comprobar las simpatías de las masas de millones de obreros y campesinos por el Partido Comunista.
Por lo que respecta a otros sectores de la población, a los kulaks, a los nepmanes, a los restos de las antiguas clases explotadoras derrotadas, en nuestro país carecen del derecho a tener su propia organización política, al igual que carecen de derechos electorales. El proletariado no desposeyó sólo a la burguesía de las fábricas, los Bancos y los ferrocarriles, la tierra y las minas; la desposeyó también del derecho a tener su propia organización política, pues el proletariado no quiere la restauración del Poder de la burguesía. La delegación, por lo visto, no tiene nada en contra de que el proletariado de la U.R.S.S. haya desposeído a la burguesía y a los terratenientes de las fábricas, la tierra y los ferrocarriles, los Bancos y las minas. (Risas.)
Pero se me figura que la delegación siente cierta perplejidad al ver que el proletariado no se ha limitado a esto y ha ido más lejos, desposeyendo a la burguesía de derechos políticos. Esto, a mi modo de ver, no es muy lógico, o, mejor dicho, no es nada lógico. ¿Con qué razón se exige que el proletariado sea magnánimo con la burguesía? ¿Es que la burguesía del Occidente, que está en el Poder, manifiesta la más pequeña magnanimidad con la clase obrera? ¿Es que no pone al margen de la ley a los verdaderos partidos revolucionarios de la clase obrera? ¿Con qué razón se exige que el proletariado de la U.R.S.S. sea magnánimo con su enemigo de clase? Creo que la lógica obliga. El que piensa en la posibilidad de devolver a la burguesía sus derechos políticos, debe, si quiere ser lógico, ir más lejos y plantear también la devolución de las fábricas, los ferrocarriles y los Bancos a la burguesía.
Un delegado: La delegación se proponía aclarar de qué modo pueden expresarse legalmente, en el seno de la clase obrera y del campesinado, opiniones distintas a las del Partido Comunista. No sería justo creer que la delegación se interesa por el problema de si se conceden derechos políticos a la burguesía y de qué modo puede la burguesía encontrar medios legales para expresar sus opiniones. De lo que se trata es, concretamente, de qué modo pueden expresarse legalmente, en la clase obrera y el campesinado, opiniones distintas a las del Partido Comunista.
Otro delegado: Estas opiniones distintas podrían
manifestarse en las organizaciones de masas de la clase obrera, en los sindicatos, etc.
Stalin: Muy bien. Entonces no se trata del restablecimiento de los derechos políticos de la burguesía, sino de la lucha de opiniones en el seno de la clase obrera y del campesinado.
¿Existe actualmente lucha de opiniones en el seno de los obreros y de las masas de campesinos trabajadores de la Unión Soviética? Es indudable que existe. No, puede ser que millones de obreros y campesinos piensen igual, en todas las cuestiones prácticas y en todos los detalles. Eso no ocurre en la vida. En primer lugar hay gran diferencia entre los obreros y los campesinos, tanto en el sentido de su situación económica como en el de sus puntos de vista acerca de unas u otras cuestiones. En segundo lugar, existen ciertas diferencias entre los puntos de vista de la propia clase obrera: diferencias de educación, diferencias de edades y de temperamento, diferencias entre los obreros de raíz proletaria y los obreros procedentes del campo, etc. Todo esto conduce a la lucha de opiniones entre los obreros y entre las masas trabajadoras del campesinado, lucha que se manifiesta legalmente en las asambleas, en los sindicatos, en las cooperativas, en las elecciones a los Soviets, etc.
Pero entre la lucha de opiniones ahora, con la dictadura del proletariado, y la lucha de opiniones en el pasado, antes de la Revolución de Octubre, existe una diferencia esencial. Entonces, en el pasado, la lucha de opiniones en el seno de los obreros y de los campesinos trabajadores se concentraba, sobre todo, en los problemas del derrocamiento de los terratenientes, del zarismo, de la burguesía, en la destrucción del régimen burgués. Ahora, con la dictadura del proletariado, la lucha de opiniones no gira en torno al derrocamiento del Poder Soviético ni a la destrucción del régimen soviético, sino en torno al mejoramiento de los organismos del Poder Soviético, al mejoramiento de su labor. La diferencia es esencial.
No hay nada asombroso en que la lucha de opiniones en torno a la destrucción revolucionaria de los regímenes existentes diera motivo en el pasado a la aparición de varios partidos, que se hacían la competencia dentro de la clase obrera y de las masas trabajadoras del campesinado. Estos partidos eran el Partido Bolchevique, el partido menchevique y el partido eserista. Por otra parte, es muy sencillo comprender también que la lucha de opiniones ahora, con la dictadura del proletariado, cuando no se propone destruir el régimen soviético existente, sino mejorarlo y consolidarlo, no da pie para la existencia de varios partidos entre los obreros y las masas trabajadoras del campo.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:22 pm

Por eso, la legalidad de un solo partido, del Partido Comunista, y el monopolio de este partido, lejos de suscitar objeciones entre los obreros y los
campesinos trabajadores, se considera, por el contrario, algo necesario y deseable.
La situación de nuestro Partido como único partido legal en el país (el monopolio del Partido Comunista) no es nada artificioso ni una caprichosa ficción. Semejante situación no puede crearse artificialmente, con maquinaciones administrativas, etc. El monopolio de nuestro Partido lo engendró la vida, cristalizó históricamente debido al rotundo fracaso de los partidos eserista y menchevique y a su desaparición de la escena en virtud de las condiciones de nuestra vida.
¿Qué eran los partidos eserista y menchevique en el pasado? Eran los vehículos de la influencia burguesa en el proletariado. ¿Qué fomentaba y mantenía la existencia de estos partidos hasta octubre de 1917? La existencia de la clase burguesa y, en última instancia, la existencia del Poder burgués. ¿No está claro que con el derrocamiento de la burguesía tenía que desaparecer la razón de existir de estos partidos?
¿Y en que se convirtieron estos partidos después de octubre de 1917? Se convirtieron en partidos de la restauración del capitalismo y del derrocamiento del Poder del proletariado. ¿No está claro que estos partidos tenían que perder todo apoyo y toda influencia entre los obreros y las capas trabajadoras del campesinado?
La lucha entre el Partido Comunista y los partidos eserista y menchevique por la influencia en la clase obrera no empezó ayer. Su comienzo se remonta a los primeros brotes del movimiento revolucionario de masas en Rusia, a los tiempos anteriores a 1905. El período comprendido entre 1903 y octubre de 1917 es un período de enconada lucha de opiniones en la clase obrera de nuestro país, un período de lucha entre bolcheviques, mencheviques y eseristas por la influencia en la clase obrera. En ese período, la clase obrera de la U.R.S.S. pasó por tres revoluciones. En el fuego de estas revoluciones probó y contrastó a esos partidos, su utilidad para la causa de la revolución proletaria, su espíritu revolucionario proletario. Y vemos que para las jornadas de Octubre de 1917, cuando la historia hizo balance de toda la lucha revolucionaria anterior, cuando la historia midió en su balanza el peso de los partidos que luchaban en el seno de la clase obrera, la clase obrera de la U.R.S.S. hizo, por fin, su elección definitiva, optando por el Partido Comunista como único partido proletario.
¿Cómo se explica que la clase obrera optase por el Partido Comunista? ¿Acaso no es un hecho que en abril de 1917 los bolcheviques eran una minoría insignificante en el Soviet de Petrogrado, por ejemplo? ¿Acaso no os un hecho que los eseristas y los mencheviques tenían entonces la inmensa mayoría en los Soviets? ¿Acaso no es un hecho que en vísperas de las jornadas de Octubre todo el
aparato de Poder y todos los medios coercitivos se hallaban en manos del partido eserista y del partido menchevique, que formaban un bloque con la burguesía?
Esto se explica porque el Partido Comunista propugnaba entonces el cese de la guerra y una inmediata paz democrática, mientras que el partido eserista y el partido menchevique defendían la "guerra hasta la victoria final", la continuación de la guerra imperialista.
Esto se explica porque el Partido Comunista propugnaba entonces el derrocamiento del gobierno Kerenski, el derrocamiento del Poder burgués, la nacionalización de las fábricas, de los Bancos y los ferrocarriles, mientras que el partido menchevique y el partido eserista luchaban por el gobierno Kerenski y defendían los derechos de la burguesía a las fábricas, a los Bancos y a los ferrocarriles.
Esto se explica porque el Partido Comunista propugnaba entonces la confiscación inmediata de las tierras de los terratenientes en favor de los campesinos, mientras que el partido eserista y el partido menchevique aplazaban este asunto hasta la Asamblea Constituyente, cuya convocatoria, a su vez, demoraban por tiempo indefinido.
¿Qué tiene de asombroso que los obreros y los campesinos pobres se inclinaran, por fin, a favor del partido Comunista?
¿Qué tiene de asombroso que el partido eserista y el partido menchevique se fueran a pique tan rápidamente?
Ese es el origen del monopolio del Partido Comunista y eso explica por qué llegó al Poder el Partido Comunista.
El período posterior, el período que siguió a octubre de 1917, el período de la guerra civil fue el período del fracaso definitivo del partido menchevique y del partido eserista, el período del triunfo definitivo del Partido Bolchevique. En ese período, los propios mencheviques y eseristas facilitaron el triunfo del Partido Comunista. Derrotados y náufragos durante la Revolución de Octubre, los restos del partido menchevique y del eserista comenzaron a ligarse a los levantamientos contrarrevolucionarios de los kulaks, formaron un bloque con los kolchakistas y los denikinistas, pusiéronse al servicio de la Entente y se enterraron definitivamente a los ojos de los obreros y de los campesinos. Se llegó a una situación en que los eseristas y los mencheviques, que de revolucionarios
burgueses se habían convertido en
contrarrevolucionarios burgueses, ayudaban a la
Entente a estrangular a la nueva Rusia, a la Rusia
Soviética, mientras que el Partido Bolchevique,
agrupando en torno suyo a todo lo sano y revolucionario, alzaba a nuevos y nuevos destacamentos de obreros y campesinos a la lucha por la patria socialista, a la lucha contra la Entente.
Como es natural, la victoria de los comunistas, en ese período tenía que conducir, y condujo en realidad, a la derrota en toda la línea de los eseristas y de los mencheviques. ¿Qué tiene de asombroso que, después de esto, el Partido Comunista haya llegado a ser el único partido de la clase obrera y de los campesinos pobres?
Así cristalizó el monopolio del Partido Comunista como único partido legal del país.
Ustedes hablan de la lucha de opiniones dentro de los obreros y de los campesinos ahora, con la dictadura proletaria. Ya he dicho que hay y habrá lucha de opiniones, que de otro modo es imposible avanzar; pero la lucha de opiniones dentro de los obreros, en las actuales condiciones, no se libra en torno a la cuestión de principio del derrocamiento del régimen soviético, sino en torno a las cuestiones prácticas de mejorar los Soviets, de subsanar los errores de los organismos soviéticos, es decir, de robustecer el Poder Soviético. Como se comprenderá, esta lucha de opiniones sólo puede fortalecer y perfeccionar al Partido Comunista. Como se comprenderá, esta lucha de opiniones sólo puede fortalecer el monopolio del Partido Comunista. Como se comprenderá, esta lucha de opiniones no puede dar pie para la formación de otros partidos en el seno de la clase obrera y del campesinado trabajador.
5a PREGUNTA. ¿Puede hablamos brevemente de las discrepancias fundamentales entre usted y Trotski?
RESPUESTA. Debo decir, ante todo, que las discrepancias con Trotski no son discrepancias personales. Si fueran de índole personal, el Partido no se habría ocupado de este asunto ni una hora, pues no entra en sus gustos que nadie destaque demasiado.
Se trata, evidentemente, de discrepancias en el Partido. Así entiendo la pregunta. Sí, estas discrepancias existen en el Partido. En sus recientes informes, Rykov, en Moscú, y Bujarin, en Leningrado, han hablado con bastante detalle del carácter de estas discrepancias. Estos informes han sido publicados. No tengo nada que añadir a lo que se dice en ellos sobre las discrepancias. Si no tienen ustedes estos documentos, puedo facilitárselos. (La delegación explica que posee estos documentos.)
Un delegado: A nuestro regreso nos preguntarán por estas discrepancias, pero no disponemos de todos los documentos. No tenemos, por ejemplo, la "plataforma de los 83".
Stalin: Yo no he firmado esa "plataforma". No estoy autorizado a disponer de documentos ajenos. (Risas.)
6a PREGUNTA. En los países capitalistas, el estímulo fundamental para el desarrollo de la producción se basa en la esperanza de obtenerbeneficios. Este estímulo no existe -relativamente, claro está- en la U.R.S.S. ¿Qué lo sustituye y hasta qué punto esta sustitución, a su juicio, es eficaz? ¿Puede ser duradera?
RESPUESTA. Es cierto que el motor fundamental de la economía capitalista es la obtención de beneficios. También es cierto que la obtención de beneficios no es ni la finalidad ni el motor de nuestra industria socialista. ¿Cuál es, entonces, el motor de nuestra industria?
Ante todo, la circunstancia de que las fábricas de nuestro país pertenecen a todo el pueblo, y no a los capitalistas, de que las fábricas no las dirigen testaferros de los capitalistas, sino representantes de la clase obrera. La conciencia de que los obreros no trabajan para el capitalista, sino para su propio Estado, para su propia clase, esta conciencia es una formidable fuerza impulsora para desarrollar y perfeccionar nuestra industria.
Hay que destacar que la inmensa mayoría de los directores de fábrica de nuestro país son obreros, nombrados por el Consejo Supremo de la Economía Nacional de acuerdo con los sindicatos, con la particularidad de que ningún director puede continuar en su puesto contra la voluntad de los obreros o de los sindicatos correspondientes.
Hay que destacar, además, que cada fábrica tiene su propio comité fabril, elegido por los obreros y que controla la labor de la dirección de la empresa.
Hay que destacar, por último, que en cada empresa industrial se celebran reuniones de producción de los obreros, en los que toman parte todos los obreros de la empresa y donde éstos comprueban por entero la labor del director de la empresa, examinan el plan de trabajo de la dirección de la fábrica, señalan los errores y las deficiencias y tienen la posibilidad de eliminar estas deficiencias a través de los sindicatos, a través del Partido y a través de los organismos del Poder Soviético.
No es difícil comprender que todas estas circunstancias cambian radicalmente tanto la situación de los obreros como el régimen de la empresa. Mientras que bajo el capitalismo la fábrica es para el obrero una propiedad ajena y extraña e incluso un presidio, con el régimen soviético el obrero no mira ya la fábrica como un presidio, sino como algo entra fiable y querido, en cuyo desarrollo y mejoramiento está vitalmente interesado.
No creo que sea necesario demostrar que esta nueva actitud de los obreros hada la fábrica, hacia la empresa, este cariño de los obreros a la empresa es un poderosísimo motor de toda nuestra industria.
Esta circunstancia explica el que aumente día tras día el número de obreros inventores en el terreno de la técnica de la producción y el de organizadores de la industria.
En segundo lugar, la circunstancia de que en nuestro país los ingresos provenientes de la industria
no sirven para enriquecer a unos cuantos, sino para seguir ampliando la industria, para mejorar la situación material y cultural de la clase obrera, para abaratar los artículos manufacturados que necesitan tanto los obreros como los campesinos, es decir, sirven también para mejorar la situación material de las masas trabajadoras.
El capitalista no puede invertir sus ingresos en elevar el bienestar de la clase obrera. Vive para la ganancia. De otro modo, no sería capitalista. Saca beneficios para obtener capitales adicionales y exportarlos a países menos desarrollados, con el fin de obtener nuevos beneficios aún mayores. Así afluyen los capitales de Norteamérica a China, a Indonesia, a la América del Sur, a Europa; de Francia van a las colonias francesas, y de Inglaterra a las colonias inglesas.
En nuestro país, la cosa es distinta, pues no aplicamos ni admitimos la política colonial. Los ingresos provenientes de la industria se quedan en el país para seguir ampliando la industria, para mejorar la situación de los obreros, para elevar la capacidad del mercado interior, incluido el mercado campesino, abaratando los artículos manufacturados. En nuestro país, hacia un 1 O'Z de los ingresos provenientes de la industria se destina a mejorar la vida de la clase obrera. El Estado destina al seguro de la clase obrera una suma equivalente al 13Z del total del salario que los obreros perciben en metálico. Cierta parte de los ingresos (no puedo decir ahora cuál concretamente) se emplea en necesidades culturales, aprendizaje fabril y en las vacaciones de los obreros. Una parte bastante considerable de estos ingresos (tampoco puedo ahora especificarla) se emplea en elevar el salario en metálico de los obreros. La parte restante de los ingresos provenientes de la industria sirve para ampliar la industria, reparar las fábricas viejas, construir nuevas fábricas y, finalmente, para abaratar los artículos manufacturados.
La inmensa significación de estas circunstancias para toda nuestra industria consiste en que:
facilitan el acercamiento entre la agricultura y la industria y la atenuación de las contradicciones entre la ciudad y el campo;
cooperan al crecimiento de la capacidad del mercado interior, de la ciudad y del campo, creando así una base en constante desarrollo para seguir ampliando la industria.
En tercer lugar, la circunstancia de que la nacionalización de la industria facilita la dirección planificada de toda la industria en su conjunto.
¿Son factores permanentes estos estímulos y motores de nuestra industria? ¿Pueden ser factores que actúen con carácter permanente? Sí, no cabe duda de que son estímulos y motores que actúan permanentemente. Y cuanto más se desarrolle nuestra industria, tanto más aumentarán la fuerza y la importancia de estos factores.
7a PREGUNTA. ¿En qué medida puede colaborar la U.R.S.S. con la industria capitalista de otros países?
¿Existe cierto tope para la colaboración o es ella sencillamente un experimento para fijar en qué terreno y en qué medida se puede colaborar?
RESPUESTA. Se trata, evidentemente, de acuerdos temporales con los Estados capitalistas en la esfera de la industria, en la esfera del comercio y, puede ocurrir, en la esfera de las relaciones diplomáticas.
Creo que la existencia de dos sistemas opuestos - el sistema capitalista y el sistema socialista- no excluye la posibilidad de tales acuerdos. Creo que son posibles y convenientes en una situación de desarrollo pacífico.
La exportación y la importación son el terreno más adecuado para tales acuerdos. Nosotros necesita más utillaje, materias primas (por ejemplo, algodón), artículos semifabricados (de metal, etc.), y los capitalistas necesitan colocar estas mercancías. Ahí tienen un terreno para el acuerdo. Los capitalistas necesitan petróleo, madera y cereales, y nosotros necesitamos colocar estas mercancías. Ahí tienen un terreno para el acuerdo. Nosotros necesita más créditos, y los capitalistas necesitan buenos intereses a cambio de estos créditos. Ahí tienen otro terreno para el acuerdo, esta vez por la vía del crédito; y es sabido que los organismos soviéticos son los que pagan más puntualmente los créditos.
Lo mismo puede decirse en el aspecto diplomático. Nosotros seguimos una política de paz y estamos dispuestos a firmar con los Estados burgueses pactos mutuos de no agresión. Nosotros seguimos una política de paz y estamos dispuestos a llegar a un acuerdo acerca del desarme, llegando incluso a la supresión completa de los ejércitos permanentes, cosa que ya proclamamos ante el mundo entero en la Conferencia de Génova. Ahí tienen un terreno para el acuerdo por la vía diplomática.
¿Topes para estos acuerdos? Esos topes los pone el antagonismo de los dos sistemas, entre los cuales tiene lugar la emulación, la lucha. En el marco admitido por estos dos sistemas, pero sólo en este marco, los acuerdos son plenamente posibles. Así lo dice la experiencia de los acuerdos concertados con Alemania, Italia, el Japón, etc.
¿Son estos acuerdos un simple experimento o pueden tener un carácter más o menos prolongado? Esto no depende sólo de nosotros: depende también de la otra parte, depende de la situación general. La guerra puede dar al traste con todos y toda clase de acuerdos. Esto depende, finalmente, de las condiciones del acuerdo. Nosotros no podemos aceptar condiciones onerosas. Nosotros tenemos un contrato con Harriman, que explota unos yacimientos
de manganeso en Georgia. El contrato ha sido firmado por veinte años. Como ven, no es un plazo pequeño. Tenemos también un contrato con la Compañía Lena-Goldfields, que extrae oro en Siberia. El contrato ha sido concertado por treinta años, un plazo más largo todavía. Existe, por último, un contrato con el Japón para la explotación de los yacimientos de petróleo y de las minas de carbón de Sajalín.
Nosotros querríamos que estos acuerdos tuviesen un carácter más o menos firme; pero eso, naturalmente, no depende sólo de nosotros, sino también de la otra parte
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:23 pm

8a PREGUNTA. ¿Cuáles son las principales diferencias entre Rusia y los Estados capitalistas en la política respecto a las minorías nacionales?
RESPUESTA. Se trata, evidentemente, de las nacionalidades de la U.R.S.S. antes oprimidas por el zarismo y por las clases explotadoras rusas y que no tenían su propia organización estatal.
La principal diferencia consiste en que en los Estados capitalistas existe la opresión nacional y el avasallamiento nacional, mientras en la U.R.S.S. se ha puesto fin radicalmente tanto a lo uno como a lo otro.
Allí, en los Estados capitalistas, junto a las naciones de primera categoría, junto a las naciones privilegiadas, junto a las naciones "estatales" existen naciones de segunda categoría, naciones "no estatales", naciones sin plenitud de derechos, privadas de unos u otros derechos y, ante todo, de derechos estatales. En la U.R.S.S., por el contrario, han sido abolidos todos estos atributos de desigualdad nacional y de opresión nacional. En nuestro país, todas las naciones son iguales en derechos y soberanas, pues han sido demolidos los privilegios nacionales y estatales de la nación gran rusa, que era antes la dominante.
No se trata, claro está, de declaraciones acerca de la igualdad de derechos de las nacionalidades. Los partidos burgueses y socialdemócratas de toda laya han hecho no pocas declaraciones sobre la igualdad de derechos de las nacionalidades. ¿Qué valor tienen las declaraciones si no se llevan a la práctica? Se trata de que sean suprimidas las clases portadoras, autoras y ejecutoras de la opresión nacional. En nuestro país, estas clases eran los terratenientes y los capitalistas. Nosotros hemos derrocado a estas clases y, de tal maneta hemos eliminado la posibilidad de la opresión nacional. Y precisamente por haber derrocado a estas clases; se ha hecho posible en nuestro país; una auténtica igualdad de derechos de las nacionalidades.
Esto es lo que llamamos realizar la idea de la autodeterminación de las naciones, llegando incluso a la separación. Precisamente porque hemos realizado la autodeterminación de las naciones,justamente por eso, hemos conseguido acabar con la desconfianza mutua entre las masas trabajadoras de las distintas naciones de la U.R.S.S. y unir a las naciones sobre el principio del libre consentimiento en un solo Estado federal. La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que existe hoy día, es el resultado de nuestra política nacional y encarna la agrupación voluntaria de las naciones de la U.R.S.S. en un solo Estado federal.
No creo que sea necesario demostrar que semejante política en la cuestión nacional, es inconcebible en los países capitalistas, pues allí se encuentran aun en el Poder los capitalistas, autores y ejecutores de la política de opresión nacional.
No se puede por menos de destacar, por ejemplo, que al frente del Comité Ejecutivo Central de los Soviets, órgano supremo de Poder en la U.R.S.S., no hay un presidente solo, obligatoriamente ruso, sino seis presidentes, número que corresponde al de las seis repúblicas federadas que se han unido, en la U.R.S.S., de los cuales uno es ruso (Kalinin), otro ucraniano, (Petrovski), el tercero Bielorruso (Cheviakov), el cuarto azerbaidzhano (Musabékov), el quinto turcomano (Aitákov) y el sexto uzbeko (Faizulá Jodzháiev). Esto es un claro exponente de nuestra política nacional. Ni que decir tiene que ninguna república burguesa, por democrática que fuese, daría semejante paso. Sin embargo, este paso es para nosotros un hecho lógico, que dimana de toda nuestra política de igualdad de derechos de las naciones.
9a PREGUNTA. Los líderes obreros norteamericanos aducen, para justificar su lucha contra los comunistas, dos circunstancias:
los comunistas desorganizan el movimiento obrero con su lucha fraccionalista en el seno de los sindicatos y con sus ataques a las personas no radicales que ocupan cargos directivos en los sindicatos;
los comunistas norteamericanos reciben instrucciones de Moscú y, por eso, no pueden ser buenos dirigentes sindicales, ya que su lealtad a una organización extranjera está por encima de la lealtad a su sindicato.
¿Cómo puede salvarse esta dificultad, para que los comunistas norteamericanos puedan trabajar conjuntamente con las demás células del movimiento obrero norteamericano?
RESPUESTA. Creo que las tentativas de los líderes obreros norteamericanos para justificar su lucha contra los comunistas no resisten la menor crítica. Nadie ha demostrado todavía ni podrá demostrar que los comunistas desorganizan el movimiento obrero. Pero, en cambio, hay que considerar plenamente demostrado que los comunistas son en todo el mundo, incluida Norteamérica, los combatientes más leales y más
valerosos del movimiento obrero.
¿Acaso no es un hecho que, en las huelgas y las manifestaciones de los obreros, los comunistas van en las primeras filas de la clase obrera, recibiendo los primeros golpes de los capitalistas, mientras que los líderes obreros reformistas se esconden en las trastiendas de los capitalistas? ¿Cómo pueden dejar de criticar los comunistas la cobardía y el espíritu reaccionario de los líderes obreros reformistas? ¿No está claro, acaso, que semejante crítica únicamente puede infundir vida al movimiento obrero y fortalecerlo?
Es cierto que semejante crítica desprestigia a los líderes obreros reaccionarios, pero ¿qué tiene eso de particular? Que los líderes obreros reaccionarios respondan con una contracrítica, y no expulsando a los comunistas de los sindicatos.
Creo que el movimiento obrero de Norteamérica, si quiere vivir y seguir desarrollándose, no puede prescindir de la lucha de opiniones y tendencias en el seno de los sindicatos. Creo que la lucha de opiniones y de tendencias en el seno de los sindicatos, la crítica a los líderes reaccionarios, etc., irán en aumento por mucho que se opongan los líderes obreros reformistas. Y a la clase obrera de Norteamérica le es absolutamente indispensable esta lucha de opiniones y esta crítica para poder elegir entre las distintas tendencias y para definirse a sí misma, por fin, como fuerza organizada independiente dentro de la sociedad norteamericana.
Lo único que demuestran los líderes reformistas norteamericanos, al quejarse de los comunistas, es que no están seguros de tener razón, es que se dan cuenta de que no pisan terreno firme. Por eso, precisamente, temen la crítica como a la peste. Un hecho digno de atención es que los líderes obreros norteamericanos son, por lo que se ve, enemigos más acérrimos de la democracia elemental que muchos burgueses de la propia Norteamérica.
Es completamente falsa la afirmación de que los comunistas norteamericanos trabajan "cumpliendo instrucciones de Moscú". No encontrarán en el mundo comunistas que se presten a actuar, "cumpliendo instrucciones" del exterior, contra sus convicciones, contra su voluntad, contra los imperativos de la situación. Y si existieran en alguna parte tales comunistas, no valdrían un comino.
Los comunistas son los hombres más valerosos y abnegados, luchan contra multitud de enemigos. Lo valioso de los comunistas consiste, precisamente, entre otras cosas, en que saben defender sus convicciones. Por eso es extraño hablar de los comunistas norteamericanos como de gente sin ideas propias y capaces de obrar únicamente "cumpliendo instrucciones" del exterior.
En la afirmación de los líderes obreros sólo hay una cosa exacta y es, concretamente, que los comunistas norteamericanos forman parte de la
organización internacional de los comunistas y, de vez en cuando, deliberan con el centro de esta organización sobre tales o cuales cuestiones. Pero ¿qué hay de malo en ello? ¿Es, que los líderes obreros norteamericanos están en contra de la organización de una central obrera internacional? Es verdad que no pertenecen a la de Ámsterdam39; pero si no pertenecen, no es porque estén en contra de la central obrera internacional, sino porque consideran a Ámsterdam una organización demasiado izquierdista. (Risas.)
¿Por qué pueden organizarse los capitalistas en escala internacional, y la clase obrera o parte de la clase obrera no ha de tener su organización internacional?
¿No está claro que Green y sus amigos de la Federación Americana del Trabajo4° calumnian a los comunistas norteamericanos, repitiendo servilmente las leyendas de los capitalistas sobre las "instrucciones de Moscú"?
Hay quien cree que los miembros de la Internacional Comunista de Moscú no hacen más que escribir directivas para todos los países. Como son más de sesenta los países que forman parte de la Internacional Comunista, pueden ustedes imaginarse la situación de los miembros de la Internacional Comunista, que no duermen ni comen y lo único que hacen es escribir día y noche directivas para estos países. (Risas.) ¡Y con esta divertida leyenda piensan los líderes obreros norteamericanos encubrir su espanto ante los comunistas y ocultar un hecho: que los comunistas son los militantes más valerosos y más leales de la clase obrera de Norteamérica!
La delegación pregunta qué salida existe a esta situación. Yo creo que la salida es una: admitir la lucha de opiniones y de tendencias dentro de los sindicatos de Norteamérica, desechar la política reaccionaria de expulsar a los comunistas de los sindicatos y permitir que la clase obrera de Norteamérica elija libremente entre estas tendencias, pues Norteamérica no ha tenido aún su Revolución de Octubre y a los obreros no se les ha ofrecido allí todavía la oportunidad de optar definitivamente entre las distintas tendencias de los sindicatos.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:24 pm

10a PREGUNTA. ¿Se envía dinero actualmente a Norteamérica para apoyar al Partido Comunista norteamericano o al periódico comunista “Daily Worker?
En caso negativo, ¿qué aportación hacen los comunistas norteamericanos a la III Internacional en concepto de cuotas anuales?
RESPUESTA. Si se trata de las relaciones entre el Partido Comunista de Norteamérica y la III Internacional, tengo que decir que el Partido Comunista de Norteamérica, como parte de la Internacional Comunista, abona, seguramente, cuotas a la Internacional Comunista, y lo mismo hay que
suponer que la Internacional Comunista, como centro del movimiento comunista mundial presta todo el concurso posible al Partido Comunista de Norteamérica cuando lo estima necesario. Creo que esto no tiene nada de sorprendente ni de extraordinario.
Pero si se trata de las relaciones entre el Partido Comunista de Norteamérica y el Partido Comunista de la U.R.S.S., tengo que manifestar que no conozco ni un solo caso en que representantes del Partido Comunista norteamericano hayan solicitado la ayuda del Partido Comunista de la U.R.S.S. Podrán considerarlo extraño, pero es un hecho que evidencia la extremada susceptibilidad de los comunistas norteamericanos.
Pero ¿qué sucedería si el Partido Comunista de Norteamérica solicitase la ayuda del Partido Comunista de la U.R.S.S.? Creo que el Partido Comunista de la U.R.S.S. le prestaría la ayuda que estuviera a su alcance. En efecto, ¿qué valdría un Partido Comunista, que además se encuentra en el Poder, si negase la ayuda que él pudiera prestar al Partido Comunista de otro país, que se encuentra bajo el yugo del capitalismo? Yo diría que semej ante Partido Comunista no valía un comino.
Admitamos que la clase obrera norteamericana llegase al Poder derribando a su burguesía; admitamos que a la clase obrera de Norteamérica, triunfante en la gran lucha contra el capitalismo, se dirigiera la clase obrera de otros país solicitando la ayuda material a su alcance, ¿podría negar esa ayuda la clase obrera norteamericana? Yo creo que se cubriría de oprobio si vacilase en prestarla.
11a PREGUNTA. Sabemos que algunos buenos comunistas no están conformes por entero con la exigencia del Partido Comunista de que todos los nuevos miembros sean ateos, pues en la actualidad el clero reaccionario ha sido ya aplastado. ¿Podría el Partido Comunista ser neutral en el futuro con respecto a una religión que apoyase a la ciencia en su conjunto y no se opusiera al comunismo?
¿Podrían permitir ustedes en el futuro que los miembros del Partido tuvieran creencias religiosas, si éstas no contradecían la lealtad al Partido?
RESPUESTA. En esta pregunta hay varias inexactitudes.
En primer lugar, no conozco a esos "buenos comunistas" de que habla la delegación y es poco probable que existan en realidad.
En segundo lugar, debo manifestar que, refiriéndonos a la forma, no hay condiciones para el ingreso en el Partido que exijan obligatoriamente el ateísmo del candidato a militante. Nuestras condiciones para el ingreso en el Partido son: reconocimiento del programa y de los Estatutos del Partido, subordinación absoluta a las decisiones del Partido y de sus organismos, abonar las cuotas ypertenecer a una de las organizaciones del Partido.
Un delegado: Yo leo con mucha frecuencia que se expulsa del Partido por creer en Dios.
Stalin: Únicamente puedo repetir las mencionadas condiciones para el ingreso en el Partido. No existen otras condiciones.
¿Significa esto que el Partido es neutral con respecto a la religión? No, no lo significa. Hacemos y haremos propaganda contra los prejuicios religiosos. Según la legislación de nuestro país, cada ciudadano tiene derecho a profesar cualquier religión. Eso es cosa de la conciencia de cada uno. Por eso, precisamente, hemos separado la Iglesia del Estado. Pero, al separar la Iglesia del Estado y proclamar la libertad de cultos, hemos reservado, además, a cada ciudadano el derecho a luchar mediante la persuasión, la propaganda y la agitación contra una u otra religión, contra toda religión. El Partido no puede ser neutral con respecto a la religión y hace propaganda antirreligiosa contra toda clase de prejuicios religiosos, porque es amigo de la ciencia, y los prejuicios religiosos van contra la ciencia, pues toda religión es algo opuesto a la ciencia. Los casos que se dan en Norteamérica, donde no hace mucho se condeno a los darvinistas41, son imposibles en nuestro país, pues el Partido sigue la política de defender la ciencia por todos los medios.
El Partido no puede ser neutral con respecto a los prejuicios religiosos y hará propaganda contra estos prejuicios, porque éste es uno de los medios más certeros para minar la influencia del clero reaccionario, que apoya a las clases explotadoras y predica la sumisión a estas clases.
El Partido no puede ser neutral con respecto a los portadores de los prejuicios religiosos, con respecto al clero reaccionario, que envenena la conciencia de las masas trabajadoras.
¿Hemos aplastado nosotros al clero reaccionario? Sí, lo hemos aplastado. La única desgracia es que todavía no ha sido liquidado del todo. La propaganda antirreligiosa es el medio que debe llevar hasta el fin la liquidación del clero reaccionario. Se dan casos en que algunos miembros del Partido impiden a veces que se desarrolle al máximo la propaganda antirreligiosa. Se hace muy bien en expulsar del Partido a tales miembros, pues para semejantes "comunistas" no hay sitio en las filas de nuestro Partido.
12a PREGUNTA. ¿Podría usted describimos en forma concisa la sociedad futura, que el comunismo intenta edificar?
RESPUESTA. En las obras de Marx, Engels y Lenin encontramos una definición general de la sociedad comunista.
Si expusiéramos en breves rasgos la anatomía de la sociedad comunista, ésta se nos aparecería como una sociedad: a) donde no habrá propiedad privada
sobre los instrumentos y medios de producción, sino que habrá propiedad social, colectiva; b) donde no habrá clases ni Poder estatal, sino que habrá trabajadores de la industria y de la agricultura que se rijan económicamente como una asociación libre de trabajadores; c) donde la economía nacional, organizada con arreglo a un plan, se basará en la técnica más avanzada, tanto en el terreno de la industria como de la agricultura; d) donde no habrá oposición entre la ciudad y el campo, entre la industria y la agricultura; e) donde los productos se distribuirán de acuerdo con el principio de los antiguos comunistas franceses: "de cada cual, según sus capacidades; a cada cual, según sus necesidades"; f) donde la ciencia y el arte gozarán de condiciones suficientemente favorables para alcanzar su pleno florecimiento; g) donde el individuo, libre de la preocupación de conseguir el pan de cada día y de la necesidad de adaptarse a los "poderosos del mundo", será verdaderamente libre.
Etc., etc.
Es claro que estamos aún lejos de semejante sociedad.
En cuanto a las condiciones internacionales indispensables para el triunfo completo de la sociedad comunista, éstas se formarán e irán aumentando conforme aumenten las crisis y las acciones revolucionarias de la clase obrera en los países capitalistas.
No es posible presentar las cosas como si la clase obrera de un país o de varios países vaya a marchar hacia el socialismo y, menos aún, hacia el comunismo, ante la indiferencia de los capitalistas de los otros países que asistirán a ello cruzados de brazos. Tanto menos se pueden presentar las cosas como si la clase obrera de los países capitalistas vaya a contentarse con ser simple espectadora del desarrollo victorioso del socialismo en este o en el otro país. En realidad, los capitalistas harán todo lo posible para ahogar a estos países. En realidad, cada paso importante hacia el socialismo y, más aún, hacia el comunismo, en tal o cual país, irá acompañado indefectiblemente de un empuje irresistible de la clase obrera de los países capitalistas para la conquista del Poder y del socialismo en estos países.
De esta manera, en el curso del sucesivo desarrollo de la revolución internacional y de la reacción internacional, irán formándose dos centros de escala mundial: el centro socialista, que atraerá hacía sí a los países que tiendan hacia el socialismo, y el centro capitalista, que agrupará a su alrededor a los países que tiendan hacia el capitalismo. La lucha de estos dos campos decidirá la suerte del capitalismo y del socialismo en el mundo entero.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:25 pm

II. Preguntas del camarada Stalin y respuestas de los delegados.
Stalin: Si la delegación no está muy cansada, yo
rogaría que se me permitiera hacerle, a mi vez, algunas preguntas. (La delegación da su conformidad.)
1a PREGUNTA. ¿Cómo se explica el pequeño porcentaje de obreros sindicados existente en Norteamérica?
Me parece que en el país de ustedes hay unos 17 millones de obreros industriales. (Los delegados puntualizan que hay de 18 a 19 millones de obreros industriales.) Me parece que están organizados unos 3 millones. (Los delegados puntualizan que en la Federación Americana del Trabajo hay,
aproximadamente, 3 millones de obreros
organizados y, además, en otros sindicatos hay medio millón de obreros; de esta manera, hay en total tres millones y medio de obreros organizados.) A mí me parece que es un porcentaje muy pequeño de obreros sindicados. A los sindicatos de la U.R.S.S. están afiliados el 90Z de los proletarios del país. Quisiera preguntar a la delegación si considera un hecho positivo ese número relativamente pequeño de
obreros afiliados a los sindicatos. ¿No cree la delegación que esto evidencia la debilidad del proletariado norteamericano, la debilidad de sus instrumentos de lucha contra los capitalistas en el terreno económico?
Brophy; El escaso número de afiliados a los sindicatos se explica, no porque exista una táctica desacertada en las organizaciones profesionales, sino por las condiciones económicas generales del país, que no impulsan a toda la masa obrera a organizarse; lo favorable de estas condiciones económicas aminora la necesidad de la lucha de la clase obrera
contra los capitalistas. Estas condiciones,
naturalmente, cambiarán y, conforme vayan modificándose, se desarrollarán los sindicatos, y todo el movimiento sindical marchará por otro cauce.
Douglas: Estoy de acuerdo con la explicación que ha dado el orador anterior. Añadiré que, en primer lugar, procede tener en cuenta que, en los últimos tiempos, en los Estados Unidos, los propios capitalistas elevan el salario a un nivel bastante alto. Este proceso de elevación del salario se observó en 1917, en 1919 y más tarde. Si se compara el salario real que existe actualmente con el de 1911, se verá que es considerablemente más alto.
En el proceso de su desarrollo, el movimiento sindical se basó en sus comienzos y se basa actualmente en el principio gremial, con arreglo a la profesión, y los sindicatos se fueron creando sobre todo para los obreros calificados. Al frente de estos sindicatos se encontraban determinados líderes, que, constituían una organización cerrada y procuraban buenas condiciones para sus afiliados. No tenían motivos que les aconsejasen ampliar el marco de los sindicatos ni sindicar a los obreros no calificados.
Además, el movimiento sindical norteamericano tiene que habérselas con un capitalismo muy bien
organizado, que dispone de todos los medios para oponerse a la sindicación de todos los obreros. Por ejemplo: si la producción organizada en trusts tropieza en una de sus empresas con una resistencia demasiado fuerte del sindicato, recurre incluso a una medida como el cierre de esta empresa, trasladando el trabajo a otra empresa suya. De esta manera, se quebranta la resistencia del sindicato.
El capitalismo norteamericano eleva de por sí el salario de los obreros, pero no les da ningún poder económico, no les permite luchar por el mejoramiento económico de su vida.
Otra circunstancia, muy importante en Norteamérica, consiste en que los capitalistas siembran la cizaña entre los obreros de distintas nacionalidades. Los obreros sin calificación son, en la mayoría de los casos, obreros procedentes de Europa o, en los últimos tiempos, obreros negros. Los capitalistas se esfuerzan por promover discordias entre los obreros de distintas nacionalidades. Esta división por nacionalidades se observa también en la división entre el trabajo calificado y el no calificado. Los capitalistas cultivan sistemáticamente el antagonismo entre los obreros de distintas nacionalidades, cualquiera que sea la calificación de su trabajo.
En los diez últimos años, el capitalismo norteamericano viene siguiendo una política más ilustrada en el sentido de organizar sus propios sindicatos: los llamados sindicatos de compañía. Atrae a los obreros a la labor de su empresa, interesa a los obreros en las ganancias de esta empresa, etc. El capitalismo norteamericano tiene la tendencia a sustituir la división horizontal por la división vertical, o sea, escindir a la clase obrera, atrayéndola e interesándola en los éxitos del capitalismo.
Coyle: Yo no abordo la cuestión desde el punto de vista de la teoría, sino desde un punto de vista práctico. Es cierto que cuando mejor se organiza a los obreros es en los buenos tiempos; pero la estadística del movimiento de afiliados a la Federación Americana del Trabajo indica que ésta va perdiendo poco a poco a los obreros no calificados y que aumenta en sus filas el número de obreros calificados. De esta manera, la Federación Americana del Trabajo quiere ser, y va lográndolo poco a poco, una organización que cuenta en sus filas, sobre todo, con obreros calificados.
En Norteamérica, el movimiento sindical apenas si abarca a los obreros sin calificación. Los sindicatos no afectan a grandes ramas industriales. En estas ramas sólo los obreros ferroviarios y de la industria hullera están organizados hasta cierto punto, aunque incluso en la industria hullera hay un 65Z de obreros sin sindicar. Los obreros de ramas industriales como la de fundición de acero, la del caucho y la del automóvil casi no están sindicados. Puede decirse que los sindicatos no abarcan a los obreros sincalificación.
Existen varias organizaciones sindicales que no están adheridas a la Federación Americana del Trabajo y que tratan de agrupar a los obreros sin calificación o poco calificados. Por lo que respecta a la posición de los jefes de la Federación Americana del Trabajo, uno de ellos, por ejemplo, el presidente del sindicato metalúrgico, ha declarado lisa y llanamente que no quiere incorporar a su sindicato a los obreros sin calificación. En cuanto a los líderes de los sindicatos la situación es tal que se ha formado una casta de jefes, integrada por unas decenas de personas, que perciben enormes emolumentos -de diez mil dólares para arriba al año-, una casta en la que es muy difícil penetrar.
Dunn: El camarada Stalin era injusto al hacer su pregunta, porque si en su país los sindicatos comprenden el 90Z de los obreros, aquí el Poder pertenece a la clase obrera, mientras que en los países capitalistas los obreros son una clase oprimida, y la burguesía adopta todas las medidas para impedir que los obreros se organicen en sindicatos.
Además, allí existen sindicatos reaccionarios, encabezados por jefes reaccionarios. Atendidas las condiciones que se dan en Norteamérica, es muy difícil inculcar a los obreros la idea misma de los sindicatos. Esta es la causa de que los sindicatos estén tan poco extendidos en Norteamérica.
Stalin: ¿Está de acuerdo el último orador con el anterior, en que ciertos líderes del movimiento obrero de Norteamérica tratan de reducir el movimiento sindical?
Dunn: Sí.
Stalin: No quería ofender a nadie. Sólo deseaba formarme una idea clara de la diferencia entre la situación de Norteamérica y de la U.R.S.S. Si he ofendido a alguien, ruego que me disculpen. (Hilaridad entre los delegados.)
Dunn.: No me siento ofendido en lo más mínimo. Stalin: ¿Hay en Norteamérica sistema de seguros del Estado para los obreros?
Un delegado: En Norteamérica no existe semej ante sistema.
Coyle: En la mayoría de los Estados se paga una indemnización por accidente de trabajo, que es, como máximo, del 30Z de la pérdida de la capacidad de trabajo. Esto rige en la mayoría de los Estados. Lo abonan las compañías particulares, en cuyas empresas se haya producido el accidente, pero la ley estipula este pago.
Stalin: ¿Hay en Norteamérica seguro de paro a cargo del Estado?
Un delegado: No. Del fondo que se crea para el seguro de paro se puede subsidiar de 80.000 a 100.000 parados de todo el país.
Coyle: Hay seguro (no del Estado) para los accidentes industriales, es decir, para los accidentes de trabajo. Pero no se asegura en absoluto la
invalidez a consecuencia de enfermedad o de vejez. El fondo del seguro se alimenta de las cuotas de los obreros. En realidad, la cosa se reduce a que toda esta suma del fondo del seguro la pagan los propios obreros; porque si éstos no organizasen ese fondo, percibirían un plus mayor; pero, como el fondo suele ser convenido entre los obreros y los patronos, los obreros perciben un plus menor. Esto constituye casi el total del fondo. Prácticamente, los patronos contribuyen a él con una parte insignificante, un 10Z, aproximadamente.
Stalin: Creo que será interesante para los camaradas si les digo que, en la U.R.S.S., el Estado invierte más de 800.000.000 de rublos anuales para los seguros de los obreros.
Tampoco estará de más comunicarles que, en nuestro país, los obreros de todas las ramas industriales, fuera del salario corriente, perciben como prima casi un tercio del salario en forma de seguros, mejora de las condiciones de vida, atenciones culturales, etc.
2a PREGUNTA. ¿Cómo se explica que no exista en los Estados Unidos de América del Norte un partido de masas específicamente obrero?
En Norteamérica, la burguesía tiene hasta dos partidos políticos: el republicano y el demócrata; los obreros norteamericanos no tienen su propio partido político de masas. ¿No creen los camaradas que la falta de un partido obrero propio de masas, que sea, por lo menos, como él de Inglaterra (Labour Party), debilita la fuerza de la clase obrera en su lucha política contra los capitalistas?
Otra pregunta, además: ¿por qué los líderes del movimiento obrero de Norteamérica, Green y otros, se pronuncian terminantemente contra la formación de un partido obrero independiente en el país?
Brophy: Sí, los líderes han decidido que no es necesaria la formación de semejante partido. Pero hay una minoría que creo que es necesario formarlo. Ahora, en Norteamérica, las condiciones objetivas son tales que, como se ha indicado ya, el movimiento sindical de los Estados Unidos es muy débil; a su vez, la debilidad del movimiento sindical se explica porque la clase obrera no ha sentido hasta ahora la necesidad de organizarse y de luchar contra los capitalistas, pues los propios capitalistas elevan el salario a los obreros y les aseguran una situación material satisfactoria.
Stalin: Pero se asegura, si es que se asegura, principalmente a los obreros calificados. Aquí hay cierta contradicción. Por un lado, resulta que no es necesario organizarse, ya que los obreros están bien retribuidos; por otro lado, se dice que en los sindicatos se encuentran, precisamente, los obreros mejor retribuidos, o sea, los obreros calificados; y, por otro lado, resulta que no forman parte de los sindicatos precisamente los mal retribuidos, o sea, losobreros no calificados, que son los que más necesitan la organización. Esto no lo puedo comprender de ningún modo.
Brophy: Sí, es una contradicción; pero también es contradictoria la realidad norteamericana en el aspecto político y económico.
Brebner: Aunque los obreros sin calificación no están sindicados, tienen el derecho político de sufragio. Por consiguiente, si existen motivos de disgusto, los obreros sin calificación los expresan utilizando su derecho político de sufragio. Por otra parte, los obreros afiliados a los sindicatos, cuando atraviesan una época muy dura, no utilizan el sindicato, sino el derecho político de sufragio. Por lo tanto, el derecho político al voto compensa la falta de organización profesional.
Israels: Una de las principales dificultades es el sistema mismo, el sistema electoral de los Estados Unidos. Allí, en las elecciones presidenciales, no es elegido el que obtiene la mayoría de votos de todo el país y ni siquiera la mayoría de votos de una clase determinada. Allí, en cada Estado existe un cuerpo de compromisarios, cada Estado tiene cierto número de votos que participan en las elecciones presidenciales. Para que el presidente sea elegido, es necesario que reúna el 51 Z de los votos. Si existieran tres o cuatro partidos, las cosas se pondrían de tal forma que nadie saldría elegido, y las elecciones tendrían que ser llevadas al Congreso. Este es el argumento contra la fundación de un tercer partido. Los adversarios de la formación de un tercer partido razonan así: no presentéis un tercer candidato, porque, de este modo, dividiréis los votos del partido liberal e impediréis que salga elegido el candidato de este partido.
Stalin: Sin embargo, el senador La Folette formó en tiempos un tercer partido burgués. Resulta que un tercer partido no puede dividir los votos si es un partido burgués, pero puede dividirlos si es un partido obrero.
Davis: No creo que el hecho indicado por el orador precedente sea fundamental. A mi modo de ver, lo fundamental es lo siguiente. Yo pongo el ejemplo de mi ciudad, de la ciudad donde resido. Durante la campaña electoral aparece el representante de un partido determinado y da cualquier cargo de responsabilidad al jefe de la organización sindical; con motivo de la campaña electoral entrega al jefe de la organización sindical ciertos fondos, que éste se guarda, después de lo cual adquiere cierta autoridad por el cargo donde le han colocado. Se produce una situación en que los propios líderes del movimiento sindical son partidarios de uno u otro partido burgués. Por eso es natural que, cuando se comienza a hablar de la formación de un tercer partido, de un partido obrero, estos líderes del movimiento sindical no quieran hacer nada para fundarlo. Además, alegan, si se forma un tercer partido, sobrevendrá la escisión en
los sindicatos.
Douglas: El que estén en los sindicatos sólo los obreros calificados se explica principalmente porque para pertenecer a un sindicato hay que disponer de determinados fondos y determinados recursos, ya que las cotizaciones son muy elevadas y los obreros sin calificación no pueden abonar la alta cuota de ingreso.
Además, los obreros sin calificación se encuentran bajo la amenaza constante de que, si intentan organizarse, el patrono los eche del trabajo. Los obreros sin calificación únicamente pueden organizarse con el activo concurso de los obreros calificados, y en la mayoría de los casos no lo tienen. Esta circunstancia es uno de los mayores obstáculos para sindicar a los obreros sin calificación.
Las masas obreras defienden sus derechos principalmente en el terreno político. A mi modo de ver, ésta es la causa principal de que los obreros sin calificación no estén sindicados.
Debo indicar una peculiaridad del sistema electoral norteamericano, las elecciones directas, donde cualquiera puede llegar a una asamblea electoral y declararse demócrata o republicano y votar. Estoy seguro de que Gompers no podría retener a los obreros con un programa apolítico si no contara con este argumento a favor de la votación directa. Siempre ha dicho a los obreros que, si quieren actuar políticamente, pueden ingresar en uno de los dos partidos políticos existentes y allí conquistar uno u otro cargo, ganarse en él prestigio. Con este argumento, Gompers ha conseguido que los obreros no abracen la idea de organizar a la clase obrera y formar un partido obrero.
3a PREGUNTA. ¿A qué se debe que, en lo relativo al reconocimiento de la U.R.S.S., los líderes de la Federación Americana del Trabajo sean más reaccionarios que muchos burgueses?
¿A qué se debe que el señor Borah y otros burgueses se pronuncien por el reconocimiento de la U.R.S.S., mientras que los líderes del movimiento obrero de Norteamérica, desde Gompers hasta Green, hayan hecho y continúen haciendo una propaganda de lo más reaccionaria contra el reconocimiento de la primera república obrera, contra el reconocimiento de la U.R.S.S.?
¿A qué se debe que hasta un reaccionario como el ex presidente norteamericano Woodrow Wilson estimara posible "saludar" a la Rusia Soviética, y que Green y los demás líderes de la Federación Americana del Trabajo quieran ser más reaccionarios que los capitalistas?
He aquí la "salutación" que Woodrow Wilson envió al Congreso de los Soviets de Rusia en marzo de 1918, durante la ofensiva de las tropas del káiser contra el Petrogrado soviético:
"Aprovechando el Congreso de los Soviets,
quisiera expresar, en nombre de los pueblos de los Estados Unidos, nuestra sincera simpatía por el pueblo ruso, sobre todo ahora, cuando Alemania ha lanzado las fuerzas armadas al interior del país para impedir la lucha por la libertad, destruir todas sus conquistas y hacer realidad los designios alemanes y la esclavitud del pueblo ruso. Aunque el Gobierno de los Estados Unidos no está en condiciones actualmente, por desgracia, de prestar a Rusia la ayuda directa que desearía prestarle, yo quisiera asegurar al pueblo ruso, a través del presente Congreso, que el Gobierno de los Estados Unidos utilizará todas las posibilidades para proporcionar de nuevo a Rusia la plena soberanía y la plena independencia en sus asuntos interiores y el restablecimiento completo de su gran papel en la vida de Europa y de la
humanidad contemporánea. El pueblo de los Estados Unidos simpatiza de todo corazón con el pueblo ruso en su afán de liberarse para siempre de la autocracia y de convertirse en dueño de su propio destino" (v. "Pravda", núm. 50, 16 de marzo de 1918).
¿Es normal que los líderes de la Federación Americana del Trabajo quieran ser más reaccionarios que el reaccionario Wilson?
Brophy: No puedo explicar exactamente los motivos, pero creo que los líderes de la Federación Americana del Trabajo mantienen el punto de vista de no reconocer a la Rusia Soviética por los mismos motivos que la Federación no forma parte de la Internacional de Ámsterdam. La diferencia consiste en la filosofía especial de los obreros norteamericanos y en la diferencia económica que existe entre los obreros norteamericanos y los europeos.
Stalin: Pero tengo entendido que los líderes de la Federación Americana del Trabajo no se oponen al reconocimiento de Italia o de Polonia, donde dominan los fascistas.
Brophy: Al citar el ejemplo de Polonia e Italia, donde existen gobiernos fascistas, explica usted el motivo de que Norteamérica no reconozca a la U.R.S.S. Esta animosidad hacia la U.R.S.S. la explican los contratiempos que causan a los líderes del movimiento sindical norteamericano sus propios comunistas.
Dunn: El motivo que ha aducido el orador precedente -cómo pueden reconocer a la U.R.S.S., cuando no se entienden con sus propios comunistas-no es convincente, pues ellos predicaban que no se reconociera a la U.R.S.S. ya antes de formarse el Partido Comunista norteamericano.
El motivo fundamental estriba en que los líderes de la Federación Americana del Trabajo son contrarios a todo lo que huela a socialismo. Y, en este aspecto, les predisponen los capitalistas, cuya "Federación Cívica Nacional" trata por todos los
medios de inclinar a toda la sociedad norteamericana contra cualquier forma de socialismo. Esta organización se manifestó en contra de la posición de Ivy Lee, cuando éste se hubo declarado partidario del desarrollo de las relaciones comerciales entre Norteamérica y la U.R.S.S. Los jefes de esta organización decían: ¿cómo podemos velar por el orden en nuestra clase obrera, cuando los liberales comienzan a hablar en ese tono? La "Federación Cívica Nacional" es la organización de un grupo de capitalistas que han invertido en ella una crecida suma de dinero y la dirigen. Hay que señalar que Matthew Woll, vicepresidente de la Federación Americana del Trabajo, es el vicepresidente de esta organización reaccionaria.

Brophy: Los motivos que se han aducido para explicar el carácter reaccionario de los jefes sindicales no son los de mayor peso. Hay que calar más hondo. La presencia de una delegación norteamericana en la U.R.S.S. es la mejor respuesta y un exponente de la simpatía de una parte de los obreros norteamericanos por la Unión Soviética. Creo que la opinión de los jefes de la Federación Americana del Trabajo respecto a la U.R.S.S. no se distingue de la opinión de la mayoría de la clase obrera de Norteamérica. La actitud de la mayoría de la clase obrera hacia la U.R.S.S. se explica por su lejanía. La clase obrera de Norteamérica no se interesa por todo género de asuntos internacionales y la influencia de la burguesía sobre ella se manifiesta con fuerza en el problema de su actitud hacia la U.R.S.S.
Publicado el 15 de septiembre de 1927 en el núm. 210 de “Pravda”.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:27 pm

LA FISONOMÍA POLÍTICA DE LA OPOSICIÓN RUSA.
Del discurso en la sesión conjunta del Presídium del C.E. de la I.C. y de la Comisión Internacional de Control, 27 de septiembre de 1927.
Camaradas: Los oradores han hablado aquí tan bien y con tanto fundamento, que a mí me queda poco que decir.
No he escuchado el discurso de Vuióvich, pues no me encontraba en la sala y sólo he llegado a oír el final de la intervención. Por este final he comprendido que acusa de oportunismo al P.C.(b) de la U.R.S.S., mientras que él se considera bolchevique y tiene la osadía de querer enseñar el leninismo al P.C.(b) de la U.R.S.S.
¿Qué decir a esto? En nuestro Partido, por desgracia, hay cierto número de personas que se llaman así mismas bolcheviques, pero que, en realidad, no tienen nada de común con el leninismo. Creo que Vuióvich pertenece a esa categoría. Cuándo tales personas se atreven a enseñar leninismo al P.C.(b) de la U. R.S.S., es fácil comprender lo que puede resultar de ello. Creo que la crítica de Vuióvich no merece contestación.
Recuerdo una pequeña historia que le sucedió al poeta alemán Heine. Permitidme que os la refiera. Entre los diversos críticos que escribían en la prensa contra Heine había un crítico literario muy desafortunado y bastante lerdo, apellidado Auffenberg. Este escritor se distinguía porque "criticaba" sin descanso y fastidiaba sin contemplaciones a Heine con sus artículos en la prensa. Por lo visto, Heine no consideraba necesario reaccionar a esta "crítica" y guardaba obstinado silencio. Esto llegó a asombrar a los amigos de Heine, que le escribieron una carta preguntándole a qué se debía que el escritor Auffenberg hubiera compuesto infinidad de artículos críticos contra Heine y que éste no considerase necesario responder. Heine vióse obligado a contestar. ¿Qué respondió a la carta de sus amigos? Heine respondió en la prensa en dos palabras: "yo no conozco al escritor Auffenberg; supongo que será por el estilo de Arlincourt, a quien tampoco conozco".
Parafraseando a Heine, los bolcheviques rusos podrían decir acerca de las disquisiciones críticas de Vuióvich: "nosotros no conocemos al bolchevique Vuióvich; suponemos que será por el estilo de Alí Babá, a quien tampoco conocemos".
Sobre Trotski y la oposición. La principal desgracia de la oposición consiste en que no comprende las cosas de las cuales habla aquí. En su discurso, Trotski se ha referido a la política en China. Pero no quiere reconocer que la oposición no tenía ninguna línea, ninguna política en la cuestión de China. Hubo bandazos, saltos de un lado a otro, atascamiento, pero la oposición no tuvo ninguna línea. Nuestras discusiones sobre China giraban en torno a tres cuestiones: la participación de los comunistas en el Kuomintang, los Soviets y el carácter de la revolución china. La oposición fracasó en todas estas cuestiones, pues no tenía ninguna línea.
La participación en el Kuomintang. En abril de 1926, o sea, al mes de celebrarse el VJ Pleno del C.E. de la J.C. en el que se adoptó un acuerdo favorable a la participación de los comunistas en el Kuomintang, la oposición exigió que los comunistas abandonaran inmediatamente el Kuomintang. ¿Por qué? Porque, asustada a la primera acometida de Chang Kai-shek (marzo de 1926), la oposición exigía, en esencia, adaptarse a Chang Kai-shek, pensaba sacar a los comunistas de la combinación de las fuerzas revolucionarias de China.
Sin embargo, el motivo formal de la oposición, al exigir que se abandonase el Kuomintang, era que los comunistas no pueden participar en organizaciones revolucionario-burguesas, y el Kuomintang no puede considerarse más que como una organización burguesa. Al año siguiente, en abril de 1927, la oposición reclamaba ya la participación de los comunistas en el Kuomintang de Wu-han. ¿Por qué? ¿Con qué fundamento'? ¿Es que el Kuomintang ha dejado de ser en 1927 una organización burguesa? ¿Dónde está aquí la línea o, por lo menos, una sombra de línea?
Los Soviets. Tampoco aquí la oposición tenía una línea definida. En abril de 1927, una parte de la oposición exigía la organización inmediata de Soviets en China para derribar al Kuomintang de Wu-han (Trotski). Simultáneamente, otra parte de la oposición exigía también la organización inmediata de Soviets, pero ya para apoyar al Kuomintang de Wu-han, y no para derribarlo (Zinóviev). ¡Esto es lo que ellos llaman línea! Y ambas partes de la oposición, Trotski y Zinóviev, exigían la
La fisonomía política de la oposición rusa
organización de Soviets, reclamando, al propio tiempo, la participación de los comunistas en el Kuomintang, la participación de los comunistas en el partido gobernante. ¡A ver quién entiende esto! Crear los Soviets y exigir, al mismo tiempo, la participación de los comunistas en el partido gobernante, o sea, en el Kuomintang, es una estupidez que no se le ocurre a todos. ¡Y a esto se le llama línea!
El carácter de la revolución china. La Internacional Comunista consideraba y sigue considerando que la base do la revolución en China, en el período actual, es la revolución agrario-campesina. ¿Y qué opina la oposición a este respecto? No ha tenido jamás una opinión concreta sobre el particular. Unas veces aseguraba que en China no puede haber revolución agraria, ya que allí no existe en absoluto feudalismo; otras declaraba que en China es posible y necesaria la revolución agraria, si bien no daba gran importancia a las supervivencias feudales en China, con lo que era imposible comprender de dónde saldría, en tal caso, la revolución agraria; y otras veces aseguraba que lo principal en la revolución china no es la revolución agraria, sino la revolución por la autonomía aduanera. ¡A ver quién entiende esto!
Tal es la llamada "línea" de la oposición sobre las cuestiones en discusión de la revolución china.
Esto no es línea, sino un atascamiento, un embrollo, una falta absoluta de línea.
¡Y que esta gente se ponga a criticar las posiciones leninistas de la Internacional Comunista! ¿No es ridículo, camaradas?
Trotski ha hablado aquí del movimiento revolucionario en Kuang-tung, de las tropas de Ho Lun y Ye Tin, acusándonos de estar formando allí un nuevo Kuomintang para encabezar este movimiento. No voy a refutar esta patraña que Trotski se ha sacado de la cabeza. Quiero solamente manifestar que todo lo del movimiento revolucionario del Sur, la salida de las tropas de Ye Tin y Ho Lun de Wu-han, su avance sobre Kuang-tung, su unión con el movimiento revolucionario campesino, etc., todo esto ha comenzado por iniciativa del Partido Comunista Chino. ¿Lo sabe Trotski? Debería saberlo si es que, en general, sabe algo.
¿Quién encabezará este movimiento si tiene éxito, si el nuevo auge de la revolución en China se convierte en un hecho? Claro que los Soviets. Mientras antes, en el período de auge del Kuomintang, no existían premisas favorables para la creación inmediata de los Soviets, ahora, cuando los kuomintanistas se han comprometido y desacreditado por sus vínculos con la contrarrevolución, ahora, en caso de que el movimiento tenga éxito, los Soviets pueden convertirse y se convertirán realmente en la fuerza principal que agrupe en torno suyo a los obreros y campesinos de China. ¿Y quién encabezarálos Soviets? Claro que los comunistas. Pero los comunistas dejarán de participar en el Kuomintang si el Kuomintang revolucionario reaparece en escena. Solamente los ignorantes pueden compaginar la existencia de los Soviets con la posibilidad de participación de los comunistas en el Kuomintang. Compaginar estas dos cosas incompatibles significa no comprender ni la naturaleza ni la misión de los Soviets.
Lo mismo hay que decir de lo relativo al Comité Anglo-Ruso. Aquí nos encontramos con las mismas vacilaciones y la misma falta de línea de la oposición. Al principio, la oposición estaba encantada con el Comité Anglo-Ruso. Llegó a afirmar que era el medio de "hacer inofensivo el reformismo en Europa" (Zinóviev), olvidando, evidentemente, que la mitad inglesa del Comité Anglo-Ruso estaba compuesta, precisamente, de reformistas.
Luego, cuando la oposición se percató, por fin, de que Purcell y sus amigos son reformistas, pasó del encanto al desencanto, más aún, a la desesperación y exigió la ruptura inmediata como medio para derribar el Consejo General, sin comprender que desde Moscú es imposible derribar el Consejo General. De una necedad a otra: eso ha sido la llamada "línea" de la oposición en el asunto del Comité Anglo-Ruso.
Trotski no es capaz de comprender que, cuando las cosas han madurado para la ruptura, lo principal no es la ruptura por sí misma, sino la cuestión que produce la ruptura, la idea que pone de relieve la ruptura. ¿Qué idea ha puesto de relieve la ruptura, consumada ya? La idea de la amenaza de guerra, la idea de la necesidad de combatir el peligro de guerra. ¿Quién puede negar que precisamente esta idea es lo fundamental de nuestros días en toda Europa? Ahora bien, de lo dicho se desprende que justamente en esta cuestión importantísima había que enfrentar a las masas obreras con la traición del Consejo General, y eso es lo que hicimos. El Consejo General vióse obligado a asumir la iniciativa y a arrastrar la impopularidad de la ruptura en el momento de amenaza de una nueva guerra; este hecho desenmascara mejor que nada ante las masas obreras la "naturaleza" traidora y social-imperialista del Consejo General en la cuestión fundamental de la guerra. ¡Pero la oposición asegura que habría sido mejor que nosotros hubiésemos asumido la iniciativa y arrostrado la impopularidad de la ruptura!
¡Y esto es lo que ellos llaman línea! ¡Y que esta gente, que se ha armado tal lío, se ponga a criticar las posiciones leninistas de la Internacional Comunista! ¿No es ridículo, camaradas?
Aun le van peor las cosas a la oposición en el problema de nuestro Partido, en el problema del P.C.(b) de la U.R.S.S. Trotski no comprende lo que es nuestro Partido. No tiene una idea cabal de nuestro Partido. Mira a nuestro Partido como el aristócrata a
la plebe o como el burócrata a los subordinados. De otro modo, no afirmaría que en un partido de más de un millón de militantes, en el P.C.(b) de la U.R.S.S., unas cuantas personas, unos cuantos dirigentes pueden "adueñarse" del poder, pueden "usurpar" el poder. "Adueñarse" del poder en un partido de más de un millón de militantes que ha hecho tres revoluciones y conmueve hoy los cimientos del imperialismo mundial, ¡ahí tenéis qué necedad ha llegado a decir Trotski!
¿Es posible, hablando en términos generales, "adueñarse" del poder en un partido de más de un millón de militantes, pleno de tradiciones revolucionarias? ¿Por qué, en tal caso, no ha logrado Trotski "adueñarse" del poder en el Partido, escalar la dirección del Partido? ¿Dónde está la explicación? ¿Es que a Trotski le falta voluntad, deseo de dirigir? ¿No es un hecho que Trotski lleva más de dos decenios combatiendo contra los bolcheviques por la dirección en el Partido? ¿Por qué no ha logrado "adueñarse" del poder en el Partido? ¿Acaso es peor orador que los actuales líderes de nuestro Partido? ¿No será más cierto decir que como orador, Trotski está por encima de muchos de los actuales líderes de nuestro Partido? ¿Cómo se explica, en tal caso, que Trotski, pese a su arte oratorio, pese a su deseo de dirigir, pese a sus dotes, haya sido arrojado de la dirección del gran Partido que se llama P.C.(b) de la U.R.S.S.? Trotski quiere ver la explicación en que nuestro Partido, a su juicio, es un rebaño que vota siguiendo ciegamente al C.C. del Partido. Pero sólo puede hablar así del Partido gente que lo desprecia y que lo considera como una turba. Este es el punto de vista que un aristócrata tronado tiene del Partido, al cual considera como un rebaño que vota. Esto es un síntoma de que Trotski ha perdido la noción de lo que es el Partido, ha perdido la capacidad de distinguir las verdaderas causas de la desconfianza del Partido en la oposición.
En efecto, ¿cómo se explica que el P.C.(b) de la U.R.S.S. manifieste desconfianza absoluta en la oposición? Ello se debe a que la oposición se proponía suplantar el leninismo por el trotskismo, complementar el leninismo con el trotskismo, "mejorar" el leninismo con el trotskismo. Y el Partido quiere seguir fiel al leninismo, pese a todas las argucias de los aristócratas tronados del Partido. Ahí está la razón de que el Partido, que ha hecho tres revoluciones, haya considerado necesario volver la espalda a Trotski y a la oposición en general.
Y el Partido obrará igual con todos los "líderes" y "dirigentes" que se propongan barnizar el leninismo de trotskismo o de cualquier otra especie de oportunismo.
Al presentar a nuestro Partido como un rebaño que vota, Trotski expresa su desprecio a las masas de afiliados al P.C.(b) de la U.R.S.S. ¿Qué tiene de sorprendente si el Partido, a su vez, responde a este
desprecio manifestando su absoluta desconfianza en Trotski?
A la oposición también le andan mal las cosas por lo que se refiere al régimen en nuestro Partido. Trotski presenta el asunto como si el actual régimen del Partido, del que está harta toda la oposición, fuese algo distinto por principio del régimen establecido en vida de Lenin. Trotski presenta la cosa como si él no se opusiera al régimen que estableció Lenin después del X Congreso, y como si, hablando en rigor, luchase contra el actual régimen del Partido que, a su juicio, no tiene nada de común con el régimen implantado por Lenin.
Yo afirmo que Trotski falta aquí abiertamente a la verdad.
Yo afirmo que el actual régimen del Partido es expresión exacta del mismo régimen establecido en el Partido, en vida de Lenin, por el X y el XI Congresos de nuestro Partido.
Yo afirmo que Trotski lucha contra el régimen leninista del Partido, establecido en vida de Lenin y bajo la dirección de Lenin.
Yo afirmo que la lucha de los trotskistas contra el régimen leninista del Partido comenzó ya en vida de Lenin, que la actual lucha de los trotskistas es la continuación de la lucha contra el régimen del Partido sostenida por ellos ya en vida de Lenin.
¿Cuáles son los fundamentos de este régimen? El ejercicio de la democracia en el seno del Partido, admitiendo la crítica práctica de las deficiencias y errores del Partido, pero sin tolerar el menor fraccionalismo y eliminando todo fraccionalismo so pena de expulsión del Partido.
¿Cuándo fue establecido este régimen en el Partido? En el X y el XI Congresos de nuestro Partido, esto es, en vida de Lenin.
Yo afirmo que Trotski y la oposición luchan, precisamente, contra este régimen del Partido.
Obra en nuestro poder un documento como la "declaración de los 46", firmado por trotskistas como Piatakov, Preobrazhenski, Serebriakov, Alski, etc., donde se dice sin rodeos que el régimen establecido en el Partido después del X Congreso ha caducado y se ha hecho intolerable para el Partido.
¿Qué pedía esta gente? Pedía la admisión de los grupos fraccionalistas en el Partido y el revocamiento del correspondiente acuerdo del X Congreso. Esto fue en 1923. Yo declaro que Trotski se solidarizó íntegra y plenamente con la posición de "los 46", luchando contra el régimen establecido en el Partido después del X Congreso. De ahí arranca la lucha de los trotskistas contra el régimen leninista en el Partido. (Trotski: "Yo no he hablado del X Congreso. Usted fantasea".) Trotski no puede ignorar que yo puedo demostrarlo documentalmente. Estos documentos se han conservado íntegros; yo los repartiré a los camaradas, y entonces se verá claro
La fisonomía política de la oposición rusa
quién de nosotros falta a la verdad*.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:28 pm

Yo afirmo que los trotskistas firmantes de la "declaración de los 46" lucharon contra el régimen leninista en el Partido ya en vida de Lenin.
Yo afirmo que Trotski ha mantenido en todo momento esta lucha contra el régimen leninista, alentando e impulsando a la oposición.
Yo afirmo que la actual lucha de Trotski contra el régimen de nuestro Partido es continuación de la lucha antileninista a que acabo de referirme.
La imprenta ilegal antipartido de los trotskistas. Trotski ha montado su discurso escrito de tal modo, que no ha dicho nada inteligible sobre la imprenta ilegal, creyendo, por lo visto, que no está obligado a referirse a "pequeñeces" como la imprenta ilegal antipartido de los trotskistas. No ha sido el discurso de un acusado, sino una declaración en toda regla de la oposición, que lanza acusaciones a la Internacional Comunista y al P.C.(b) de la U.R.S.S. Y, sin embargo, está claro que el asunto de la imprenta ilegal antipartido de los trotskistas desenmascara de arriba abajo a Trotski y a sus partidarios de la oposición como enemigos del espíritu de partido, como escisionistas y desorganizadores de la causa proletaria.
En efecto, Trotski cree que la oposición tiene
* Nota de la redacción de “La Internacional Comunista”. El 3 de octubre, el camarada Stalin presentó al Secretariado Político del C. E. de la I.C., como anexo al acta de la reunión conjunta del Presídium del C.E. de la I.C. y de la Comisión Internacional de Control, las siguientes pruebas documentales a que se refirió en su discurso:
Un fragmento de la "declaración de los 46" (15 de octubre de 1923), firmada por Piatakov, Preobrazhenski, Serebriakov, Alski y otros, donde se dice:
"El régimen establecido en el seno del Partido es absolutamente intolerable. Mata la iniciativa del Partido, al que suplanta por un aparato selecto de funcionarios que actúa sin tropiezos en tiempo normal, pero que, inevitablemente, falla en los momentos de crisis y que amenaza con ser inservible del todo ante los grandes acontecimientos que se avecinan. Esta situación se explica porque el régimen de dictadura fraccionalista en el seno del Partido, establecido de hecho después del X Congreso, ha caducado".
Un fragmento de la declaración hecha por Trotski al C.C. y a la Comisión Central de Control (8 de octubre de 1923), donde se dice:
“El régimen que, en lo fundamental, se creó ya antes del XII Congreso, y después de éste fue refrendado y formalizado definitivamente, dista bastante más de la democracia obrera que el régimen de los períodos más duros del comunismo de guerra”.
Aclarando estos fragmentos, hay que decir que antes del XII Congreso tuvimos el XI (primavera de 1922) y el X (primavera de 1921), dirigidos por Lenin, y en cuyas resoluciones quedó plasmado el mismo régimen en el seno del Partido al cual se oponen, tanto la "declaración de los 46" (trotskistas) como la mencionada declaración de Trotski.
razón; por eso tiene derecho a montar imprentas ilegales.
Pero, además del grupo de Trotski, en el P.C.(b) de la U.R.S.S. existen otros grupos oposicionistas: la "oposición obrera", los sapronovistas, etc. Cada uno de estos pequeños grupos se cree poseedor de la razón. De seguir el ejemplo de Trotski, habría que admitir que cada uno de estos grupos tiene derecho a montar sus imprentas ilegales. Admitamos que, en efecto, montan sus imprentas ilegales y que el Partido no combate este mal: ¿qué quedará entonces del Partido?
¿Qué significa admitir la existencia de imprentas ilegales de toda clase de grupos en el seno del Partido? Eso significa admitir la existencia de varios centros en el Partido, con sus "programas", sus "plataformas" y sus "líneas". ¿Qué quedaría entonces de la férrea disciplina de nuestro Partido, que Lenin consideraba base de la dictadura del proletariado? ¿Es posible esa disciplina sin un centro dirigente solo y único? ¿Comprende Trotski en qué pantano se hunde defendiendo el derecho de los grupos oposicionistas a organizar imprentas ilegales antipartido?
El bonapartismo. En este asunto, la oposición revela una ignorancia supina. Al acusar a la inmensa mayoría de nuestro Partido de intentos de bonapartismo, Trotski demuestra su absoluta ignorancia y su incomprensión de las raíces del bonapartismo.
¿Qué es el bonapartismo? El bonapartismo es un intento de imponer a la mayoría la voluntad de la minoría mediante la violencia. El bonapartismo es la conquista del Poder en el Partido o en el país por una minoría contra la mayoría mediante la violencia. Pero si los partidarios de la línea del C.C. del P.C.(b) de la U.R.S.S. son la inmensa mayoría en el Partido y en los Soviets, ¿cómo se puede decir la necedad de que la mayoría se esfuerza por imponerse a sí misma su propia voluntad mediante la violencia? ¿Dónde se ha visto en la historia que la mayoría se imponga a sí misma su propia voluntad mediante la violencia? ¿Quién puede, si no ha perdido el juicio, admitir tamaño disparate?
¿Acaso no es un hecho que los partidarios de la línea del C.C. del P.C.(b) de la U.R.S.S. son la inmensa mayoría en el Partido y en el país? ¿Acaso no es un hecho que la oposición la forma un insignificante puñado de gente? Cabe imaginar que la mayoría de nuestro Partido imponga su voluntad a la minoría, es decir, a la oposición. Y eso es absolutamente lícito, en el sentido que se da a esta palabra en el Partido. Pero ¿cómo se puede imaginar que la mayoría se imponga su propia voluntad, y menos aún mediante la violencia? ¿De qué bonapartismo puede hablarse en este caso? ¿No será más acertado decir que entre la minoría, o sea, entre la oposición, pueden aparecer tendencias de imponer
su voluntad a la mayoría? No tendría nada de particular que tales tendencias apareciesen, pues la minoría, o sea, la oposición trotskista, no tiene ahora otras posibilidades para apoderarse de la dirección que la violencia contra la mayoría. Así que, si se habla de bonapartismo, que Trotski busque en su grupo candidatos a Bonaparte.
Dos palabras sobre la degeneración y el termidorismo. No voy a hacer aquí un análisis de las necias e ignorantes acusaciones de degeneración y de termidorismo que los oposicionistas lanzan a veces contra el Partido. Y no voy a hacerlo, porque estas acusaciones no lo merecen. Quisiera plantear el asunto desde un punto de vista puramente práctico.
Admitamos por un instante que la oposición trotskista representa una política realmente revolucionaria, y no una desviación socialdemócrata; cómo explicar, en tal caso, que todos los elementos oportunistas, degenerados y expulsados del Partido y de la Internacional Comunista, se agrupen en torno a la oposición trotskista, encontrando en ella amparo y defensa?
¿Cómo explicar que Ruth Fischer y Maslow, Scholem y Urbahns, expulsados de la Internacional Comunista y del Partido Comunista Alemán como elementos degenerados y renegados, hayan encontrado defensa y hayan sido acogidos con alegría precisamente en la oposición trotskista?
¿Cómo explicar que individuos tan oportunistas y tan verdaderamente degenerados como Souvarine y Rosmer en Francia, Ossovski y Dashkovski en la U.R.S.S., encuentren amparo precisamente en la oposición trotskista?
¿Puede considerarse casual que la Internacional Comunista y el P.C,(b) de la U. R.S.S. expulsen de sus filas a estos individuos degenerados y de sentimientos verdaderamente termidorianos, y que Trotski y Zinóviev los reciban con los brazos abiertos, dándoles amparo y defensa?
¿No evidencian estos hechos que las frases "revolucionarias" de la oposición trotskista se quedan en frases, pero que, en la práctica, la oposición es un punto de confluencia de elementos degenerados?
¿No evidencia todo esto que la oposición trotskista es una madriguera y un vivero de degeneración y termidorismo?
En todo caso, en el P.C.(b) de la U.R.S.S. no hay más que un grupo que reúna en torno suyo a los aventureros de toda laya como Maslow y Ruth Fischer, Souvarine y Ossovski. Este grupo es el grupo de Trotski.
Tal es, a grandes rasgos, camaradas, la fisonomía política de la oposición.
¿Y cuál es la conclusión, os preguntaréis?
Sólo una. La oposición se ha embrollado tanto, se ha metido tan astutamente en un callejón sin salida, que se encuentra ante un dilema: o la Internacional Comunista y el P.C.(b) de la U.R.S.S., o Maslow,
Ruth Fischer y los renegados de la imprenta ilegal antipartido.
No se puede permanecer eternamente entre estos dos campos. Es hora de elegir. O con la Internacional Comunista y el P.C.(b) de la U.R.S.S., y entonces la guerra contra Maslow y Ruth Fischer, contra los renegados de toda laya; o contra el P.C.(b) de la U. R.S.S. y la Internacional Comunista, y entonces puente de plata, que se marche con el grupo de Maslow y Ruth Fischer; con todos los renegados y degenerados, con todos los Scherbakov y demás sujetos de su calaña. (Aplausos.)
Publicado el 14 de octubre de 1927 en el núm. 41 de la revista “La Internacional Comunista”.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:29 pm

GUION PARA EL ARTICULO “EL CARÁCTER INTERNACIONAL DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE”.
La Revolución de Octubre no es sólo una revolución circunscrita "a un marco nacional". Es, ante todo, una revolución de carácter internacional, de carácter mundial, pues representa un viraje radical en la historia de la humanidad, un viraje de lo viejo a lo nuevo.
En el pasado, las revoluciones acababan, generalmente, con la sustitución de un grupo de explotadores por otro grupo de explotadores en el timón del gobierno. Cambiaban los explotadores, pero la explotación continuaba. Así ocurrió en la época de las revoluciones de los esclavos, de las revoluciones de los siervos y de las revoluciones de la burguesía comercial e industrial. La Revolución de Octubre se distingue por principio de estas revoluciones. Se propone como objetivo, no el que una forma de explotación sustituya a otra forma de explotación, que un grupo de explotadores reemplace a otro grupo de explotadores, sino suprimir toda clase de explotación del hombre por el hombre, derrocar todos y cada uno de los grupos de explotadores.
Instauración de la dictadura del proletariado como la clase más revolucionaria y más organizada de todas las clases explotadas.
Precisamente por eso, el triunfo de la Revolución de Octubre marca un viraje radical en la economía y en la política, en la existencia y en el modo de vida, en las costumbres y en las tradiciones, en la cultura y en toda la fisonomía espiritual de las masas explotadas del mundo entero.
A esto se debe que las clases oprimidas de todos los países sientan las más grandes simpatías por la Revolución de Octubre, en la cual ven la garantía de su liberación.
Cuatro rasgos fundamentales:
1) Centros del imperialismo (las "metrópolis"). Octubre como viraje de la dominación del capitalismo en los países avanzados hacia el comunismo. Solemos decir con frecuencia que la Revolución de Octubre es la ruptura del frente imperialista mundial. Pero ¿qué significa esto? Significa que marcó el comienzo de la era de las revoluciones proletarias y de la dictadura del proletariado.
Antes se tomaba como base la revolución francesa del siglo XVIII, utilizando sus tradiciones e
implantando su orden de cosas.
Ahora se toma como base la Revolución de Octubre.
Antes Francia.
Ahora la U.R.S.S.
Antes, el "jacobino" era el espanto de toda la burguesía.
Ahora, el bolchevique es el espanto de la burguesía.
Ha pasado la era de las "simples" revoluciones burguesas, en que el proletariado sólo era fuerza de choque y los explotadores se aprovechaban de los frutos de la revolución.
Ha comenzado la era de las revoluciones proletarias en los países capitalistas.
La periferia del imperialismo. Octubre ha iniciado la era de las revoluciones liberadoras en las colonias y en los países dependientes.
El proletariado no puede liberarse sin liberar a los pueblos oprimidos por el imperialismo. Frente único de las revoluciones proletarias en las metrópolis y de las revoluciones coloniales en los países dependientes.
Ha pasado la era en que se podía explotar con toda tranquilidad a las colonias y a los países dependientes.
Ha comenzado la era de las revoluciones libertadoras en las colonias, la era del despertar del proletariado de estos países, la era de su hegemonía.
Los centros y la periferia juntos. Octubre ha inferido, con ello, una herida de muerte al imperialismo mundial, de la que éste no se repondrá jamás.
El imperialismo jamás recobrará el "equilibrio" y la "estabilidad" que tenía antes de Octubre.
Ha pasado la era de la "estabilidad" del capitalismo.
Ha comenzado la era de la decadencia del capitalismo.
4) Octubre significa el triunfo ideológico del comunismo sobre la ideología socialdemócrata, del marxismo sobre el reformismo.
Antes, hasta el triunfo de la dictadura del proletariado en la U.R.S.S., los socialdemócratas y los reformistas podían alardear con la bandera del marxismo, coquetear con Marx y Engels, etc., ya que
esto no era peligroso para la burguesía y la gente no sabía aún a qué podría conducir el triunfo del marxismo.
Hoy, después del triunfo de la dictadura del proletariado en la. U.R.S.S., cuando todo el mundo ha comprendido a dónde conduce el marxismo y qué puede significar su triunfo, los socialdemócratas y los reformistas, oliéndose el peligro que encierra para la burguesía alardear de marxismo y coquetear con él, han preferido desentenderse del marxismo.
Desde ahora, el único refugio y baluarte del marxismo es el comunismo.
Desde ahora, el espíritu del marxismo abandona a la socialdemocracia, del mismo modo que, anteriormente, la socialdemocracia había abandonado al marxismo.
Desde los tiempos del triunfo de la Revolución de Octubre, sólo pueden ser marxistas los que apoyen resuelta y abnegadamente la primera dictadura proletaria del mundo.
¿Qué significa apoyar la primera dictadura proletaria del mundo? Significa mantener una posición de lucha abierta con la burguesía propia. Pero como los socialdemócratas no quieren luchar contra su burguesía, sino que prefieren acomodarse a ella, ocupan, naturalmente, una posición de hostilidad a la primera dictadura proletaria conocida en el mundo, abrazan la posición de restaurar el capitalismo en la U.R.S.S. Esto es, precisamente, el ocaso de la socialdemocracia.
Octubre inició la era del triunfo del comunismo mundial, que es la era del ocaso de la socialdemocracia y de su paso directo al campo de la burguesía.
Octubre es la victoria del marxismo en la ideología.
Octubre de 1927.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:30 pm

LA OPOSICIÓN TROTSKISTA ANTES Y AHORA.
Discurso en la reunión del Pleno conjunto del C.C. y de la C.C.C. del P.C.(b) de la U.R.S.S.45, 23 de octubre de 1927.
I. Algunas pequeñas cuestiones.
Camaradas: Dispongo de poco tiempo, por lo que hablaré de cuestiones sueltas.
Ante todo, de lo personal. Habéis oído con qué empeño increpan los oposicionistas a Stalin, sin regatear fuerzas en ello. Este hecho no me sorprende, camaradas. Si se dirige los tiros principalmente contra Stalin, es porque Stalin quizá conoce mejor que algunos otros camaradas nuestros todas las artimañas de la oposición, porque no es tan fácil engañarlo. Por eso se dirige el golpe, ante todo, contra Stalin. Bueno, pues que denosten a sus anchas.
Pero dejemos a Stalin; Stalin es poca cosa. Tomad a Lenin. ¿Quién ignora que la oposición, encabezada por Trotski, sostuvo en el período del Bloque de Agosto una persecución todavía más canallesca contra Lenin? Escuchad, por ejemplo, a Trotski:
"¡Qué disparatada alucinación parecen las
detestables intrigas, sistemáticamente urdidas por
Lenin, maestro en estos asuntos, explotador
profesional de todo atraso en el movimiento
obrero ruso!" (v. la "Carta de Trotski a Chjeídze",
de abril de 1913).
¡Qué lengua, camaradas, fijaos en qué lengua! Esto lo escribe Trotski. Lo escribe refiriéndose a Lenin.
¿Puede sorprender que Trotski, que trata con tal desprecio al gran Lenin, al que no le llega ni a la suela del zapato, increpe ahora a más y mejor al camarada Stalin, uno de los muchos discípulos de Lenin?
Más aún: juzgo un honor para mí que la oposición dirija todo su odio contra Stalin. Es natural que así sea. Me parecería extraño y ofensivo que la oposición, que intenta destruir el Partido, elogiara a Stalin, que defiende las bases de la concepción leninista del Partido.
Hablemos ahora del "testamento" de Lenin. Los oposicionistas han gritado aquí -vosotros lo habéis oído- que el Comité Central del Partido ha "ocultado" el "testamento" de Lenin. Como sabéis, esta cuestión se ha examinado varias veces en el Pleno del C.C. y de la Comisión Central de Control. (Una voz: "Decenas de veces".) Se ha demostrado y
vuelto a demostrar que nadie oculta nada, que el "testamento" de Lenin iba dirigido al XIII Congreso del Partido, que este "testamento" fue leído en el Congreso (Voces: "¡Así es!"), que el Congreso decidió por unanimidad no publicado, porque, entre otras cosas, el propio Lenin no lo quiso ni lo pidió. La oposición sabe todo esto tan bien como todos nosotros. Y, no obstante, tiene la desfachatez de declarar que el C.C. "oculta" el "testamento".
Si no me equivoco, del "testamento" de Lenin nos ocupamos ya en 1924. Existe un tal Eastman, en tiempos comunista norteamericano y expulsado después del Partido. Este señor, luego de codearse en Moscú con los trotskistas y de reunir algunos bulas y habladurías sobre el "testamento" de Lenin, marchó al extranjero y publicó un libro titulado "Después de la muerte de Lenin", donde no regatea colores para difamar al Partido, al Comité Central y al Poder Soviético, y en el que todo lo basa en el supuesto de que el C.C. de nuestro Partido "oculta" el "testamento" de Lenin. Como el tal Eastman estuvo en tiempos relacionado con Trotski, los miembros del Buró Político invitamos a Trotski a que se desolidarizara de Eastman, quien, al agarrarse a Trotski y remitirse a la oposición, hacía a Trotski responsable de las calumnias dirigidas contra nuestro Partido a propósito del "testamento". Dada la diafanidad de la cuestión, Trotski, en efecto, se desolidarizó de Eastman con la correspondiente declaración en la prensa. La declaración fue publicada en septiembre de 1925, en el núm. 16 de "Bolshevik".
Permitidme que lea el lugar de este artículo de Trotski en el que se refiere a si el Partido y su C.C. ocultan o no el "testamento" de Lenin. Cito el artículo de Trotski:
"En algunos pasajes del libro, Eastman dice que el C.C. ha "ocultado" del Partido documentos de excepcional importancia escritos por Lenin en el último período de su vida (se trata de cartas sobre la cuestión nacional, del llamado "testamento" y otros); esto no merece más calificación que la de calumnia vertida contra el C.C. de nuestro Partido*. De las palabras de Eastman puede deducirse que Vladímir Ilich destinaba a la prensa estas cartas, que tienen
carácter de consejos sobre la organización interior. En realidad, eso es completamente falso. Vladímir Ilich, desde su enfermedad, dirigió más de una vez a los órganos directivos del Partido y a su Congreso proposiciones, cartas, etc. Todas estas cartas y proposiciones, naturalmente, siempre fueron transmitidas, puestas en conocimiento de los delegados al XII y al XIII Congresos del Partido y siempre, claro está, ejercieron la oportuna influencia en las decisiones del Partido; y si no todas estas cartas fueron publicadas, ello se debe a que su autor no las destinó a la prensa. Vladímir Ilich no dejó ningún "testamento", y el mismo carácter de su actitud hacia el Partido, así como el carácter del mismo Partido, excluyen la posibilidad de tal "testamento". Con el título de "testamento", en la prensa burguesa y menchevique extranjera y de la emigración se menciona, por lo común (adulterándola hasta dejada desconocida), una de las cartas de Vladímir Ilich, que contiene consejos en punto a organización. El XIII Congreso del Partido estudió con la mayor atención esta carta, igual que todas las demás, y extrajo de ella las conclusiones propias de las condiciones y circunstancias del momento. Todas las disquisiciones sobre un “testamento” ocultado o infringido son un infundió malintencionado y están dirigidas por entero contra la verdadera voluntad de Vladímir Ilich* y los intereses del Partido que él creó" (v. el artículo de Trotski "Acerca del libro de Eastman "Después de la muerte de Lenin"", "Bolshevik", núm. 16, 1 de septiembre de 1925, pág. 68).
Me parece que está claro. Esto lo escribe Trotski, y nadie más que él. ¿Con qué fundamento Trotski, Zinóviev y Kámenev hablan por los codos ahora, afirmando que el Partido y su C.C. "ocultan" el "testamento" de Lenin? Se "puede" hablar por los codos, pero hay que tener sentido de la medida.
Se dice que, en este "testamento", el camarada Lenin proponía al Congreso que, en vista de la "rudeza" de Stalin, reflexionase acerca de la sustitución de Stalin en el cargo de Secretario General. Esto es la pura verdad. Sí, camaradas, yo soy rudo con quienes brutal y arteramente destruyen y dividen el Partido. No lo oculto ni lo he ocultado. Es posible que se requiera cierta suavidad para con los escisionistas. Pero yo no valgo para eso. En la primera reunión plenaria del C.C. después del XIII Congreso pedí ya al Pleno del C.C. que me relevara de las funciones de Secretario General. El propio Congreso examinó esta cuestión. Cada delegación la examinó, y todas, incluyendo a Trotski, Kámenev y Zinóviev, impusieron por unanimidad a Stalin que permaneciera en su cargo.
¿Qué podía hacer yo? ¿Abandonar el puesto? Eso
no va con mi carácter; yo no he abandonado jamás ningún puesto y no tengo derecho a abandonarlo, porque eso sería desertar. Como ya he dicho antes, soy un hombre dependiente; y cuando el Partido lo impone, yo debo obedecer.
Un año más tarde volví a pedir al Pleno que se me relevara, pero de nuevo se me impuso que permaneciera en el cargo.
¿Qué más podía hacer yo?
En cuanto a la publicación del "testamento", el Congreso acordó no publicarlo, porque iba dirigido a él y no estaba destinado a la prensa.
Tenemos la decisión del Pleno del C.C. y de la Comisión Central de Control, celebrado en 1926, de pedir autorización al XV Congreso para hacer público este documento. Tenemos la decisión de este mismo Pleno del C.C. y de la Comisión Central de Control de publicar otras cartas de Lenin, en las que señala los errores de Kámenev y de Zinóviev ante la insurrección de Octubre y exige que sean expulsados del Partido46.
Está claro que las disquisiciones acerca de que el Partido oculta estos documentos son una infame calumnia. Entre ellos figuran también documentos como las cartas de Lenin respecto a la necesidad de expulsar del Partido a Zinóviev y a Kámenev. Jamás ocurrió que el Partido Bolchevique, que el C.C. del Partido Bolchevique temiesen la verdad. La fuerza del Partido Bolchevique consiste, precisamente, en que no teme la verdad y la mira cara a cara.
La oposición se empeña en sacar tajada del "testamento" de Lenin. Pero basta leerlo para comprender que no tienen de dónde sacar tajada. Por el contrario, el "testamento" de Lenin es mortal para los actuales líderes de la oposición.
En efecto, es un hecho que Lenin, en su "testamento", acusa a Trotski de "no bolchevismo", y en cuanto al error de Kámenev y Zinóviev en el período de Octubre dice que no fue una "casualidad". ¿Qué significa esto? Significa que políticamente no se puede confiar ni en Trotski, que adolece de "no bolchevismo", ni en Kámenev y Zinóviev, cuyos errores no son una "casualidad" y pueden y deben repetirse.
Es significativo que en el "testamento" no haya ni una palabra, ni una alusión acerca de errores de Stalin. Sólo se habla de la aspereza de Stalin. Pero la aspereza no es ni puede ser un defecto de la posición o de la línea política de Stalin.
He aquí el lugar correspondiente del "testamento":
No seguiré caracterizando a los demás miembros del C.C. por sus cualidades personales. Recordaré sólo que el episodio de Zinóviev y Kámenev en Octubre no es, naturalmente, una casualidad, y que de esto se les puede culpar personalmente tan poco como a Trotski de su no bolchevismo".
Me parece que está claro.
II. La “plataforma” de la oposición.
Pasemos a otra cuestión. ¿Por qué el C.C. no mandó publicar la conocida "plataforma" de la oposición? Zinóviev y Trotski dicen que porque el C.C. y el Partido "temen" la verdad. ¿Es eso cierto'? Naturalmente que no. Todavía más: es necio decir que el Partido o el C.C. temen la verdad. Tenemos las actas taquigráficas de los Plenos del C.C. y de la Comisión Central de Control. Estas actas taquigráficas se publican en miles de ejemplares y se distribuyen entre los miembros del Partido. Allí están los discursos de los oposicionistas, lo mismo que los discursos de los representantes de la línea del Partido. Las actas son leídas por decenas y centenares de miles de miembros del Partido. (Voces: "REs cierto!".) Si temiésemos la verdad, no divulgaríamos estos documentos. Estos documentos son buenos, en rigor, porque permiten a los miembros del Partido comparar la actitud del C.C. con las opiniones de la oposición y hacerse su composición de lugar. ¿Dónde está el temor a la verdad?
En octubre de 1926, los líderes de la oposición se pavoneaban, afirmando, como afirman ahora, que el C.C. temía la verdad, ocultaba su "plataforma", la escondía del Partido, etc. Precisamente por eso se metían entonces en las células de Moscú (recordad "Aviapribor"), de Leningrado (recordad "Putílov"), etc. ¿Y qué ocurrió? Ocurrió que los obreros comunistas vapulearon a nuestros oposicionistas, y los vapulearon tan en serio, que los líderes de la oposición hubieron de escapar del campo de batalla. ¿Por qué no se atrevieron entonces a seguir recorriendo las células y comprobar quién es el que teme la verdad, si los oposicionistas o el C.C.? Porque se acobardaron, se asustaron de esa verdad auténtica (y no imaginaria).
¿Y ahora? ¿Acaso ahora, hablando en conciencia, no se desarrolla una discusión en las células? Señalad siquiera una célula donde haya tan sólo un oposicionista y se haya celebrado aunque sea una sola reunión en los últimos tres o cuatro meses, sin intervenciones de la oposición, sin discusión. ¿No es un hecho, acaso, que, en los últimos tres o cuatro meses, la oposición, allí donde puede, interviene en las células, presentando sus contrarresoluciones? (Voces: "RCompletamente cierto!".) ¿Por qué, pues, no prueban Trotski y Zinóviev a ir a las células y exponer en ellas sus opiniones?
Un hecho sintomático. En agosto de este año, después de un Pleno del C.C. y de la Comisión Central de Control, Trotski y Zinóviev enviaron al C.C. una declaración en el sentido de que, si éste no se oponía, ellos querrían intervenir en la reunión del activo de Moscú. El C.C. contestó (y la respuesta fue enviada a las organizaciones locales) que no seoponía a que Trotski y Zinóviev interviniesen, siempre y cuando no lo hicieran contra las decisiones del C.C., puesto que son miembros de él. ¿Y qué ocurrió? Pues que desistieron de intervenir. (Hilaridad general.)
Sí, camaradas, entre nosotros hay quien realmente teme la verdad, pero no es el C.C. y, mucho menos, el Partido, sino los líderes de nuestra oposición.
¿Por qué, pues, el C.C. no dio a la publicidad la "plataforma" de la oposición?
Porque, ante todo, el C.C. no quería y no tenía derecho a legalizar la fracción de Trotski, a legalizar los grupos fraccionales en general. Lenin dice, en la resolución del X Congreso "Sobre la unidad", que la existencia de "plataformas" es uno de los síntomas principales de fraccionalismo. No obstante, la oposición confeccionó una "plataforma" y exigió que fuera publicada, infringiendo así la decisión del X Congreso. ¿Qué habría sucedido si el C.C. hubiese publicado la "plataforma" de la oposición? Esto hubiera significado que el C.C. estaba de acuerdo con participar en el trabajo fraccional de la oposición, infringe el acuerdo del X Congreso. ¿Podían proceder así el C.C. y la Comisión Central de Control? Está claro que ningún C.C. que se respete podía dar ese paso fraccional. (Voces: "RCierto!".)
Prosigamos. En esa misma resolución del X Congreso "Sobre la unidad", escrita de puño y letra de Lenin, se dice que "el Congreso prescribe disolver inmediatamente todos los grupos, sin excepción, que se hayan formado sobre la base de una u otra plataforma", que "el incumplimiento de esta disposición del Congreso acarreará la expulsión incondicional e inmediata del Partido". La directiva es clara y terminante. ¿Y qué habría ocurrido si el C.C. y la Comisión Central de Control hubiesen publicado la "plataforma" de la oposición? ¿Habría podido llamarse esto disolución de todos los grupos, sin excepción, formados sobre la base de una u otra "plataforma"? Está claro que no. Al contrario, esto hubiera significado que el C.C. y la Comisión Central de Control, en vez de ponerse a disolverlos, ayudaban a la organización de grupos y fracciones sobre la base de la "plataforma" de la oposición. ¿Podían dar este paso escisionista el C.C. y la Comisión Central de Control? Está claro que no.
Por último, la "plataforma" de la oposición contiene también tales calumnias contra el Partido, que, de haber sido publicadas, habrían causado un daño irreparable al Partido y a nuestro Estado.
Efectivamente, en la "plataforma" de la oposición se dice que nuestro Partido está dispuesto a abolir el monopolio del comercio exterior y pagar todas las deudas y, en consecuencia, también las deudas de guerra. Todo el mundo sabe que eso es una infame calumnia contra nuestro Partido, contra nuestra clase obrera y contra nuestro Estado. Admitamos que hubiésemos publicado la "plataforma" con semejante
calumnia al Partido y al Estado. ¿Qué hubiera resultado de ello? El único resultado es que la burguesía internacional habría empezado a presionarnos con más fuerza aún, exigiendo concesiones que de ninguna manera podemos hacer (por ejemplo: la abolición del monopolio del comercio exterior, el pago de las deudas de guerra, etc.) y amenazándonos con la guerra.
Si miembros del C.C. como Trotski y Zinóviev hacen una falsa denuncia acerca de nuestro Partido a los imperialistas de todos los países, asegurándoles que estamos dispuestos a realizar las concesiones máximas, incluso la abolición del monopolio del comercio exterior, eso sólo puede significar una cosa: seguid presionando, señores burgueses, al Partido Bolchevique, amenazándole con la guerra, porque los bolcheviques están dispuestos a toda clase de concesiones, si ustedes les presionan.
Una falsa denuncia de Zinóviev y Trotski sobre nuestro Partido a los señores imperialistas para agravar nuestras "dificultades" en política exterior: a eso se reduce la "plataforma" de la oposición.
¿A quién perjudica eso? Está claro que eso perjudica al proletariado de la U.R.S.S., al Partido Comunista de la U.R.S.S., a todo nuestro Estado.
¿A quién favorece eso? Favorece a los imperialistas de todos los países.
Ahora yo os pregunto: ¿podía el C.C. dar publicidad a semejante infamia en nuestra prensa? Está claro que no.
Estas son las consideraciones que obligaron al C.C. a no dar publicidad a la "plataforma" de la oposición.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:31 pm

III. Lenin sobre la discusión y sobre la oposición en general.
Otra cuestión. Zinóviev se ha desgañitado intentando demostrar que Lenin fue siempre y en todo momento partidario de la discusión. Para ello ha invocado la discusión en torno a las plataformas ante el X Congreso y en el Congreso mismo. Pero se ha "olvidado" decir que Lenin juzgaba un error la discusión sostenida en vísperas del X Congreso. Se ha "olvidado" decir que, en la resolución del X Congreso "Sobre la unidad del Partido", escrita de puño y letra de Lenin y que es una directiva para el desarrollo de nuestro Partido, se prescribe no discutir las "plataformas", sino disolver los grupos de toda índole formados sobre una u otra "plataforma". Se ha "olvidado" de que Lenin se pronunció en el X Congreso en el sentido de "no tolerar" en adelante en el Partido oposiciones de ninguna clase. Se ha "olvidado" de decir que Lenin consideraba completamente inadmisible transformar a nuestro Partido en un "club de debates".
He aquí, por ejemplo, el criterio de Lenin sobre la discusión en vísperas del X Congreso:
"Hoy ya he hablado de esto y, claro está, sólo
he podido decir prudentemente que es poco probable que muchos de nosotros no consideréis esta discusión como un lujo excesivo. De mí mismo no puedo por menos de decir que, a mi parecer, este lujo ha sido, en efecto, completamente intolerable y que, al permitir tal discusión, hemos cometido, sin duda, un error" (v. las actas del X Congreso, pág. 1648).
Y escuchemos lo que dijo Lenin en el X Congreso acerca de toda clase de oposiciones después del X Congreso:
"La estrecha unidad del Partido, la inadmisibilidad de una oposición en el Partido es la conclusión política del momento actual..." "¡Están de sobra ahora las oposiciones, camaradas! Y yo creo que el Congreso del Partido tendrá que hacer esta conclusión, la conclusión de que ahora hay que acabar con ellas, ¡basta ya de oposiciones!" (v. lugar citado, págs. 61 y 6348).
Así opinaba Lenin de la discusión y de la
oposición en general.
IV. La oposición y la “tercera fuerza”.
Pasemos a la cuestión siguiente. ¿Para qué era necesaria la comunicación del camarada Menzhinski sobre los guardias blancos con los cuales estaba ligada parte de los "funcionarios" de la imprenta ilegal antipartido de los trotskistas?
Primero, para desenmascarar las mentiras y las calumnias que la oposición divulga a este propósito en sus octavillas contra el Partido. La oposición afirma a todos y a cada uno que el asunto de los guardias blancos, relacionados de un modo u otro con aliados de la oposición como Scherbakov, Tverskói y otros, es un infundió, una superchería lanzada para desacreditar a la oposición. La comunicación del camarada Menzhinski, con las declaraciones de los detenidos, no deja lugar a dudas acerca de que una parte de los "funcionarios" de la imprenta ilegal antipartido de los trotskistas está ligada, indudablemente ligada, con elementos contrarrevolucionarios guardias blancos. Que la oposición pruebe a refutar estos hechos y estos documentos.
Segundo, para desenmascarar la falsedad que propaga ahora el órgano de Maslow en Berlín ("Fahne des Kommunismus", es decir, "La Bandera del Comunismo"). Acabamos de recibir el último número de esta inmunda gaceta del renegado Maslow, ocupado en difamar a la U.R.S.S. y delatar a la burguesía secretos de Estado de la U.R.S.S. Para conocimiento general, en este órgano de prensa han sido publicadas -por supuesto, tergiversándolas- las declaraciones de los detenidos: los guardias blancos y sus aliados de la imprenta ilegal antipartido. (Voces: "¡Qué barbaridad!".) ¿De dónde ha podido recibir Maslow estas noticias? Estas informaciones son secretas, ya que no han sido encontrados y
detenidos aún todos los elementos del círculo de guardias blancos complicado en la organización de este complot, hechura y semejanza del complot de Pilsudski. Estas declaraciones las han conocido, en la Comisión Central de Control, Trotski, Zinóviev, Smilga y otros oposicionistas. Se les prohibió, por el momento, sacar copia de ellas. Pero, al parecer, la sacaron e hicieron por enviársela a Maslow. Ahora
bien, ¿qué significa transmitir a Maslow estas informaciones para su publicación? Significa poner sobre aviso a los guardias blancos que no han sido hallados ni detenidos aún, ponerles sobre aviso de que los bolcheviques se proponen detenerlos.
¿Está bien esto?, ¿es admisible en comunistas? Está claro que es inadmisible.
El artículo en el periódico de Maslow tiene un título sugestivo: "Stalin escinde el P.C.(b) de la U.R.S.S. Un complot de guardias blancos. Carta de la U.R.S.S.". (Voces: "¡Canallas!".) ¿Podíamos, después de todo esto, después de que Maslow, con la ayuda de Trotski y de Zinóviev, ha publicado, para conocimiento general, las declaraciones tergiversadas de los detenidos, podíamos después de todo esto no rendir cuentas ante el Pleno del C.C. y de la
Comisión Central de Control, oponiendo a las
habladurías hechos verdaderos y declaraciones
verdaderas?
Por eso, el C.C. y la Comisión Central de Control consideraron necesario invitar al camarada Menzhinski a que hiciera una comunicación sobre los hechos.
¿Qué se desprende de estas declaraciones, de la comunicación del camarada Menzhinski? Hemos acusado alguna vez o acusa mas ahora a la oposición de haber organizado ese complot militar? Naturalmente que no. ¿Hemos acusado alguna vez o acusamos ahora a la oposición de participar en ese complot? Naturalmente que no. (Murálov: "En el último Pleno se la acusó".) No es cierto, Murálov; tenemos dos notificaciones del C.C. de la Comisión Central de Control acerca de la imprenta ilegal antipartido y acerca de los intelectuales sin-partido relacionados con esta imprenta. En esos documentos no encontrará usted ni una sola frase, ni una sola
palabra que acuse a la oposición de estar comprometida en el complot militar. El C.C. y la Comisión Central de Control se limitan a afirmar en estos documentos que la oposición, al organizar la imprenta ilegal, se puso en contacto con intelectuales burgueses, y que parte de estos intelectuales, a su vez, hallábase relacionada con los guardias blancos que proyectaban un complot militar. Yo pediría a Murálov que señalara el lugar correspondiente en los
documentos editados al particular por el Buró Político del C.C. y por el Presídium de la Comisión Central de Control. Murálov no podrá señalarlo, porque no existe en absoluto.
¿De qué acusamos, en tal caso, y continuamos
acusando a la oposición?
De que, en primer lugar, la oposición, con su política escisionista, ha montado una imprenta ilegal antipartido.
De que, en segundo lugar, para montar esta imprenta, la oposición formó un bloque con intelectuales burgueses, parte de los cuales resultó estar en contacto directo con conspiradores contrarrevolucionarios.
De que, en tercer lugar, al atraer a su lado a intelectuales burgueses y conspirar con ellos contra el Partido, la oposición se ha visto, por encima de su voluntad, por encima de su deseo, en compañía de la llamada "tercera fuerza".
La oposición ha manifestado bastante más confianza en esos intelectuales burgueses que en su propio Partido. De otro modo, no habría reclamado la libertad de "todos los detenidos" por el asunto de la imprenta ilegal, incluso la libertad de Scherbakov, Tverskói, Bolshakov y los demás que se hallaban en contacto con elementos contrarrevolucionarios.
La oposición quería tener una imprenta ilegal antipartido; para ello pidió el concurso de intelectuales burgueses; una parte de estos últimos resultó estar relacionada con contrarrevolucionarios declarados. Así es como se concatenan los hechos, camaradas. La oposición se vio rodeada, por encima de su voluntad, por encima de su deseo, de elementos antisoviéticos que se esfuerzan en utilizar para sus fines la labor escisionista de la oposición.
De esta suerte, se ha cumplido la predicción de Lenin, hecha ya en el X Congreso de nuestro Partido (v. la resolución del X Congreso "Sobre la unidad del Partido"), donde afirmó que, en la lucha en el seno de nuestro Partido, procuraría necesariamente mezclarse la "tercera fuerza", es decir, la burguesía, con el objeto de utilizar la labor de la oposición para sus fines de clase.
Se dice que los elementos contrarrevolucionarios penetran a veces también en los organismos soviéticos, por ejemplo, en los frentes, sin tener ningún contacto con la oposición. Eso es cierto. Pero entonces los organismos soviéticos los detienen y los fusilan. ¿Y cómo ha procedido la oposición? Ha exigido la libertad de los intelectuales burgueses detenidos con motivo de lo de la imprenta ilegal y relacionados con elementos contrarrevolucionarios. Eso es lo malo, camaradas. A esos resultados conduce la labor escisionista de la oposición. En vez de reflexionar en todos estos peligros, en vez de reflexionar en la fosa que se abren, nuestros oposicionistas se ejercitan en calumniar al Partido y se empeñan con todas sus fuerzas en desorganizar, en dividir a nuestro Partido.
Se habla de un ex oficial de Wrángel que trabaja para la O.G.P.U. en el descubrimiento de organizaciones contrarrevolucionarias. La oposición salta y grita alborotando porque un ex oficial de
Wrángel, al que se dirigieron los aliados de la oposición, todos esos Scherbakov y Tverskói, resultara ser un agente de la O.G.P.U. Pero ¿qué tiene de malo que un ex oficial de Wrángel ayude al
Poder Soviético a descubrir conspiraciones contrarrevolucionarias? ¿Quién puede negar al Poder Soviético el derecho de atraer a su lado a ex oficiales
para utilizarles en el descubrimiento de
organizaciones contrarrevolucionarias?
Scherbakov y Tverskói acudieron a este ex oficial de Wrángel, no por ser agente de la O.G.P.U., sino por ser ex oficial de Wrángel, para utilizarlo contra el Partido y contra el Poder Soviético. Eso es lo que hay, y ésa es la desgracia de nuestra oposición. Y cuando la O.G.P.U., siguiendo estas huellas, se topó, sin que lo esperara ni por asomo, con la imprenta ilegal antipartido de los trotskistas, resultó que los señores Scherbakov, Tvorskói y Bolshakov, al organizar un bloque con la oposición, tenían ya su
bloque con los contrarrevolucionarios, con ex oficiales de Kolchak, como Kostrov y Nóvikov, de lo que nos ha informado hoy aquí el camarada Menzhinski.
Eso es lo que hay, camaradas, y ésa es la desgracia de nuestra oposición.
El trabajo escisionista de la oposición la conduce a la alianza con los intelectuales burgueses, y la alianza con los intelectuales burgueses contribuye a que la oposición se vea envuelta por elementos contrarrevolucionarios de toda índole. Tal es la amarga verdad.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:32 pm

V. Como se “prepara” la oposición para el congreso.
Paso a la cuestión siguiente: la preparación del Congreso. Zinóviev y Trotski se han desgañitado aquí afirmando que preparamos el Congreso valiéndonos de represalias. Es extraño que no vean más que "represalias". ¿Y la decisión del Pleno del C.C. y de la Comisión Central de Control sobre la discusión, tomada un mes largo antes del Congreso, es, a vuestro juicio, preparación del Congreso o no? ¿Y la constante discusión en las células y en otras organizaciones del Partido, que dura ya tres o cuatro meses? ¿Y el examen de las actas taquigráficas y de las decisiones del Pleno durante los últimos seis meses, particularmente los tres o cuatro meses últimos, sobre todas las cuestiones de la política interior y exterior? ¿Acaso no habla todo esto de una mayor actividad de las masas del Partido, de su incorporación al examen de importantísimas cuestiones de nuestra política, de la preparación de las masas del Partido para el Congreso?
¿Quién tiene la culpa de que las organizaciones del Partido no apoyen a la oposición? Evidentemente, la culpa es de la oposición, cuya línea es una línea de bancarrota completa, cuya política es una política de bloque con todos los elementos antipartido -inclusocon los renegados Maslow y Souvarine- contra el Partido y la Internacional Comunista.
Por lo visto, Zinóviev y Trotski piensan que se debe preparar el Congreso montando imprentas ilegales antipartido, celebrando reuniones ilegales antipartido, haciendo falsas denuncias acerca de
nuestro Partido a los imperialistas de todos los
países, desorganizando y escindiendo nuestro Partido. Convenid en que es una manera bastante extraña de entender lo que significa preparar un congreso del Partido. Y cuando el Partido adopta medidas enérgicas, incluso la expulsión, contra los desorganizadores y los escisionistas, la oposición habla a voz en grito de represalias.
Sí, el Partido toma y tomará represalias contra los desorganizadores y escisionistas, ya que escindir el Partido es intolerable en cualquier ocasión, lo mismo en vísperas de un congreso que durante él. Porque el Partido se suicidaría si permitiera a los escisionistas desbocados, a los aliados de los Scherbakov de toda laya, destruir el Partido porque hasta el congreso sólo falta un mes.
El camarada Lenin no entendía así las cosas. Vosotros sabéis que en 1921 Lenin propuso expulsar del C.C. y del Partido a Shliápnikov, y no por haber montado una imprenta antipartido ni por haber sellado una alianza con intelectuales burgueses, sino, simplemente, porque Shliápnikov se atrevió a criticar en una célula del Partido las decisiones del Consejo Supremo de la Economía Nacional. Comparad ahora cómo procedió Lenin y cómo procede hoy el Partido respecto a la oposición, y comprenderéis hasta qué punto hemos dejado hacer a los desorganizadores y escisionistas.
Vosotros no podéis ignorar que, en 1917, en vísperas de la insurrección de Octubre, Lenin propuso varias veces expulsar del Partido a Kámenev y Zinóviev sólo por haber criticado en un periódico semisocialista y semiburgués, en "Nóvaia Zhizn"49, una decisión no publicada del Partido. ¡Y cuántas decisiones secretas del C.C. y de la Comisión Central de Control publica ahora nuestra oposición en las páginas del periódico de Maslow, en Berlín, que es un periódico burgués, antisoviético, contrarrevolucionario! Y nosotros toleramos todo esto, lo toleramos infinitamente, permitiendo, de tal modo, a los escisionistas del campo de la oposición destruir nuestro Partido. ¡Hasta qué vergüenza nos ha conducido la oposición! Pero no podemos tolerar
esto indefinidamente, camaradas. (Voces: "¡Es
verdad!". Aplausos.)
Se habla de la detención de los desorganizadores que efectuaban trabajo antisoviético y que han sido expulsados del Partido. Sí, los detenemos y los detendremos, si no dejan de minar el Partido y el Poder Soviético. (Voces: "¡Muy bien! ¡Muy bien!".)
Se dice que la historia de nuestro Partido no registra ejemplos semejantes. Eso no es verdad. ¿Y el
grupo de Miásnikov50? ¿Y el grupo de la "verdad obrera"? ¿Quién ignora que los componentes de esos grupos fueron detenidos con el apoyo directo de Zinóviev, de Trotski y de Kámenev? ¿Por qué hace tres o cuatro años se podía detener a los desorganizadores expulsados del Partido, y no se los puede detener ahora, cuando algunos sujetos que fueron miembros de la oposición trotskista llegan a la alianza directa con los contrarrevolucionarios?
Habéis escuchado la comunicación del camarada Menzhinski. En ella se dice que un tal Stepánov (militar), miembro del Partido, adepto de la oposición, se encuentra en contacto directo con los
contrarrevolucionarios, con Nóvikov, Kostrov y otros, cosa que el propio Stepánov no niega en sus declaraciones. ¿Qué os parece que debe hacerse con ese individuo, que es hasta ahora oposicionista? ¿Felicitarle o detenerlo? ¿Qué tiene de extraño que la O.G.P.U. detenga a esos elementos? (Voces: "¡Justo, completamente justo!". Aplausos.)
Lenin decía que la cosa puede llegar hasta la destrucción completa del Partido, si se trata con indulgencia a los desorganizadores y escisionistas. Es la pura verdad. Precisamente por eso creo que es hora de que dejemos de ser indulgentes con los líderes de la oposición, es hora de que lleguemos a la conclusión de que se debe expulsar a Trotski y a Zinóviev del C.C. de nuestro Partido. (Voces: "¡Muy bien!".) Es la deducción elemental y la medida mínima elemental que debe adaptarse para salvaguardar al Partido de la labor escisionista de los desorganizadores.
En el último Pleno del C.C. y de la Comisión Central de Control, en agosto de este año, algunos miembros del Pleno me criticaron que yo había sido débil con Trotski y Zinóviev, me criticaron que hubiera disuadido al Pleno de acordar la expulsión inmediata de Trotski y Zinóviev del C.C. (Voces: "¡Así es, y seguimos criticándole!".) Es posible que entonces procediera con excesiva bondad y cometiera un error al proponer una línea más moderada respecto a Trotski y Zinóviev. (Voces: "¡Cierto!". El camarada Petrovski: "¡Cierto, siempre le criticaremos por lo de la "soguita" podrida!".) Pero ahora, camaradas, después de todo lo que hemos vivido en estos tres meses, después de que la oposición ha faltado a su palabra de disolver su fracción, cosa a la que se comprometió en la "declaración" especial del 8 de agosto, engañando una vez más al Partido, después de todo esto no cabe ya la menor suavidad. Ahora debemos colocarnos en las primeras filas de los camaradas que exigen la
expulsión de Trotski y de Zinóviev del C.C. (Clamorosos Aplausos. Voces: "¡Muy bien! ¡Muy bien!". Una voz: "¡Hay que expulsar a Trotski del
Partido!".) Eso que lo resuelva el Congreso,
camaradas.
Al expulsar del C.C. a Trotski y Zinóviev,debemos presentar al examen del XV Congreso todos los materiales que hemos reunido sobre la labor escisionista de la oposición, y basándose en estos documentos, podrá el Congreso adoptar la decisión correspondiente.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:33 pm

VI. Del leninismo al trotskismo.
Paso a la cuestión siguiente. Zinóviev ha tocado en su discurso el interesante asunto de los "errores" de la línea del Partido en los dos últimos años y del "acierto" de la línea de la oposición. Yo querría responder a esto con dos palabras, explicando la bancarrota de la línea de la oposición y el acierto de la política de nuestro Partido en los dos últimos años. Pero abuso demasiado de vuestra atención, camaradas. (Voces: "¡Que continúe!". El Presidente: "¿No hay objeciones?". Voces: "¡Pedimos que continúe!".)
¿En qué consiste el principal pecado de la oposición, determinante de la bancarrota de su política? El principal pecado de la oposición consiste en que ha intentado, intenta e intentará todavía barnizar el leninismo de trotskismo y suplantar el leninismo por el trotskismo. Hubo un tiempo en que Kámenev y Zinóviev defendían el leninismo contra los ataques de Trotski. El mismo Trotski no era entonces tan audaz. Esta era una orientación. Pero, después, Zinóviev y Kámenev se arredraron ante las nuevas dificultades, desertaron al bando de Trotski, crearon con Trotski algo así como un Bloque de Agosto empeorado y cayeron, de tal modo, prisioneros del trotskismo. Y se cumplió la previsión de Lenin de que el error de Zinóviev y Kámenev en Octubre no era una "casualidad". De la lucha por el leninismo, Zinóviev y Kámenev pasaron a la línea de la lucha por el trotskismo. Esta era ya una orientación completamente distinta. A ella obedece, propiamente dicho, que Trotski sea ahora más audaz.
¿En qué consiste la tarea fundamental del actual bloque unificado que encabeza Trotski? En hacer pasar, poco a poco e insensiblemente, el Partido del cauce del leninismo al del trotskismo. Tal es el principal pecado de la oposición. Ahora bien, el Partido quiere seguir siendo un partido leninista. Es natural que el Partido haya vuelto la espalda a la oposición, levantando más y más la bandera del leninismo. Por eso, hombres que ayer fueron líderes del Partido se han convertido hoy en apostatas.
La oposición cree "explicar" su derrota invocando lo personal, la rudeza de Stalin, la intransigencia de Bujarin y de Rykov, etc. La explicación es demasiado pueril. Eso es charlatanería, y no explicación. Trotski viene luchando contra el leninismo desde 1904. Desde 1904 hasta la revolución de febrero de 1917, Trotski mariposeó constantemente alrededor de los mencheviques, al tiempo que sostenía una lucha desesperada contra el Partido de Lenin. En aquel período, Trotski sufrió
toda una serie de derrotas, que le infligió el Partido de Lenin. ¿Por qué? ¿Quizá se debiera a la rudeza de Stalin? Pero Stalin no era entonces secretario del C.C., se hallaba muy lejos del extranjero, luchando en la clandestinidad contra el zarismo, mientras que la lucha entre Trotski y Lenin se desarrollaba en el extranjero. ¿A qué viene, pues, la rudeza de Stalin?
Desde la Revolución de Octubre hasta 1922, Trotski, militando ya en el Partido Bolchevique, realizó dos "grandiosas" intentonas contra Lenin y su Partido: en 1918, en el problema de la paz de Brest­Litovsk, y en 1921, en el problema de los sindicatos. Las dos intentonas terminaron con la derrota de Trotski. ¿Por qué? ¿Quizá tenga la culpa la rudeza de Stalin? Pero Stalin todavía no era secretario del C.C., secretarios eran entonces trotskistas de todos conocidos. ¿A qué viene, pues, la rudeza de Stalin?
Más tarde, el Partido sufrió toda una serie de nuevas intentonas de Trotski (1923, 1924, 1926 y 1927), que fueron terminando con nuevas derrotas de Trotski.
¿No indica todo esto claramente que la lucha de Trotski contra el Partido leninista tiene raíces lejanas, profundas, históricas? ¿No indica todo esto claramente que la actual lucha del Partido contra el trotskismo es la continuación de la lucha que sostuvo el Partido, bajo la dirección de Lenin, desde 1904?
¿No indica todo esto claramente que los intentos de los trotskistas de suplantar el leninismo por el trotskismo son la causa fundamental del fracaso y de la bancarrota de toda la línea de la oposición?
Nuestro Partido nació y creció en la tempestad de las batallas revolucionarias. No es un partido que naciera en un período de desarrollo pacífico. Precisamente por esto está lleno de tradiciones revolucionarias y exento de todo fetichismo por sus líderes. Plejánov fue en un tiempo el hombre más popular del Partido. Todavía más: fue un fundador del Partido y su popularidad no admite parangón con la de Trotski o Zinóviev. Y, pese a todo, el Partido le volvió la espalda en cuanto Plejánov comenzó a apartarse del marxismo hacia el oportunismo. ¿Qué tiene de sorprendente que hombres no tan "grandes" - como Trotski y Zinóviev- se vean a la cola del Partido cuando han comenzado a desviarse del leninismo?
Pero la prueba más clara de la degeneración oportunista de la oposición, el indicio más claro de la bancarrota y del hundimiento de la oposición, es su votación contra el Manifiesto del C.E.C. de la U.R.S.S. ¡La oposición en contra de pasar a la jornada de trabajo de siete horas! ¡La oposición contra el Manifiesto del C.E.C. de la U.R.S.S.! Toda la clase obrera de la U.R.S.S., toda la parte avanzada de los proletarios de todos los países acogen con entusiasmo el Manifiesto, aplauden, unánimes, la idea de pasar a la jornada de trabajo de siete horas. ¡Y la oposición vota contra el Manifiesto, uniendo suvoz al coro general de los "críticos" burgueses y mencheviques, uniendo su voz a los calumniadores del "Vorw^rts"51!
Yo no creía que la oposición pudiera llegar a tal vergüenza.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:34 pm

VII. Algunos resultados importantes de la política del partido en los últimos años.
Pasemos ahora a la línea de nuestro Partido en los dos últimos años, a la comprobación de esta línea, a la apreciación de esta línea.
Zinóviev y Trotski dicen que la línea de nuestro Partido ha resultado inconsistente. Remitámonos a los hechos. Tomemos las cuatro cuestiones fundamentales de nuestra política y comprobemos la línea de nuestro Partido en los dos últimos años desde el punto de vista de estas cuestiones. Me refiero a cuestiones tan decisivas como la del campesinado, la de la industria y su reequipamiento, la de la paz y, por último, la del aumento del número de comunistas en todo el mundo.
La cuestión del campesinado. ¿Qué situación teníamos hace dos o tres años? Vosotros sabéis que la situación en el campo era difícil. Nuestros presidentes de comités ejecutivos de subdistrito y, en general, los funcionarios rurales no eran siempre reconocidos y con frecuencia los hacían víctimas de actos terroristas. Se recibía a trabucazos a los corresponsales rurales. En algunos sitios, sobre todo en las regiones periféricas, se producían actos de bandidaje. En un país como Georgia tuvimos incluso insurrecciones52. Es natural que, en semejante situación, el kulak se fortaleciese, que el campesino medio se agrupara en torno al kulak y, que los campesinos pobres se dispersaran. En la situación del país se reflejó con particular gravedad el hecho de que las fuerzas productivas del campo se desarrollaran a ritmo excepcionalmente lento, parte de las tierras de labranza quedaran por entero descuidadas y la superficie de siembra no pasara del 70 al 75 Z de la superficie de anteguerra. Era el período que precedió a la XIV Conferencia de nuestro Partido.
En la XIV Conferencia, el Partido adoptó diversas medidas, que suponían ciertas concesiones en favor del campesino medio, destinadas a impulsarla hacienda campesina a ritmo más rápido, aumentar la producción de comestibles y de materias primas agrícolas, establecer una sólida alianza con el campesino medio y llevar adelante el aislamiento de los kulaks. En el XIV Congreso de nuestro Partido, la oposición, encabezada por Zinóviev y Kámenev, intentó socavar esta política, proponiendo sustituirla, en rigor, por una política de deskulakización, una política de restauración de los comités de campesinos pobres. Era, en puridad, una política de reanudación de la guerra civil en el campo. El Partido rechazó este ataque de la oposición, confirmó las decisiones
de la XIV Conferencia, aprobando la política de vivificación de los Soviets en el campo y lanzando la consigna de industrialización como consigna fundamental de la edificación socialista. El Partido ocupó firmemente la posición de sólida alianza con el campesino medio y de aislamiento del kulak.
¿Qué logró así el Partido?
Logró apaciguar el campo, mejorar las relaciones con las masas fundamentales del campesinado, crear las condiciones para organizar a los campesinos pobres en una fuerza política independiente, seguir aislando a los kulaks e ir ligando, poco a poco, con los organismos del Estado y con las cooperativas, las haciendas individuales de millones de campesinos.
¿Y qué es apaciguar el campo? Es una de las condiciones fundamentales para la edificación del socialismo. No se puede edificar el socialismo mientras entre los campesinos se produzcan actos de bandidaje e insurrecciones. En la actualidad tenemos una ampliación de la superficie de siembra hasta los límites del nivel de anteguerra (95 Z), el campo apaciguado, la alianza con el campesino medio, los campesinos pobres más o menos organizados, el fortalecimiento de los Soviets en el campo, el prestigio acrecentado del proletariado y de su Partido en el campo.
Hemos creado, en consecuencia, las condiciones que permiten llevar adelante la ofensiva contra los elementos capitalistas en el campo y asegurar la buena marcha de la edificación del socialismo en nuestro país.
Esos son los frutos de la política de nuestro Partido en el campo durante dos años.
Resulta, por consiguiente, que la política de nuestro Partido en una cuestión fundamental -las relaciones entre el proletariado y el campesinado- era acertada.
La cuestión de la industria. La historia dice que ningún joven Estado del mundo había construido todavía su industria, en particular la industria pesada, sin la ayuda exterior, sin empréstitos exteriores o sin saquear otros países, las colonias, etc. Ese es el camino habitual de la industrialización capitalista. Inglaterra construyó, en el pasado, su industria reuniendo el jugo extraído durante centenares de años a todos los países, a todas las colonias e invirtiendo el producto del saqueo en su industria. Alemania ha comenzado a levantar cabeza en el último tiempo gracias a empréstitos de Norteamérica por valor de varios miles de millones de rublos.
Pero nosotros no podemos seguir ninguno de esos caminos. Toda nuestra política descarta el saqueo colonial. Y nadie nos concede empréstitos. No nos quedaba más que un camino, el señalado por Lenin: levantar nuestra industria, reequipar nuestra industria sobre la base de las acumulaciones interiores. La oposición graznaba constantemente que las acumulaciones interiores no bastarían para el
reequipamiento de nuestra industria. En abril de 1926, en el Pleno del C.C., la oposición afirmó todavía que nuestras acumulaciones interiores no bastarían para llevar adelante el reequipamiento de la industria. La oposición auguraba entonces fracaso tras fracaso. Entretanto, la realidad ha demostrado que en estos dos años hemos conseguido llevar adelante el reequipamiento de nuestra industria. Es un hecho que en dos años hemos sabido invertir en nuestra industria más de dos mil millones de rublos. Es un hecho que estas inversiones han sido suficientes para llevar adelante el reequipamiento de nuestra industria y la industrialización del país. Hemos conseguido lo que no había logrado aún ningún Estado en el mundo: hemos levantado nuestra industria, hemos comenzado a reequiparla, hemos llevado adelante esta obra con nuestras propias acumulaciones.
Esos son los frutos de nuestra política en el reequipamiento de nuestra industria.
Sólo los ciegos pueden negar el hecho de que la política de nuestro Partido en esta cuestión era acertada.
La cuestión de la política exterior. El objetivo de nuestra política exterior, si se tiene en cuenta las relaciones diplomáticas con los Estados burgueses, es el mantenimiento de la paz. ¿Qué hemos conseguido en este terreno? Hemos conseguido salvaguardar la paz, mal que bien, pero, en todo caso, hemos sabido salvaguardarla. A pesar del cerco capitalista, a pesar del trabajo hostil de los gobiernos capitalistas, a pesar de los actos de provocación de Pekín53, de Londres54 y de París55, a pesar de todo esto, no hemos caído en la provocación y hemos salvaguardado la paz.
No estamos en guerra, a pesar de las reiteradas profecías de Zinóviev y otros. Tal es el hecho fundamental contra el que nada puede el histerismo de nuestra oposición. Y esto es importante para nosotros, porque sólo en la paz se puede llevar adelante con la rapidez que deseamos la edificación del socialismo en nuestro país. ¡Y cuántas profecías tuvimos a propósito de la guerra! Zinóviev vaticinaba que la guerra estallaría en la primavera de este año. Después profetizó que la guerra comenzaría, según todas las probabilidades, en el otoño de este año. Entretanto, estamos ya ante el invierno, y no hay guerra.
Esos son los resultados de nuestra política de paz. Sólo los ciegos no ven estos resultados.
En fin, la cuarta cuestión: el estado de las fuerzas comunistas en todo el mundo. Sólo los ciegos pueden negar que los Partidos Comunistas crecen en todo el mundo, de China a Norteamérica, de Inglaterra a Alemania. Sólo los ciegos pueden negar que los elementos de crisis del capitalismo, lejos de aminorar, se incrementan. Sólo los ciegos pueden negar que los progresos de la edificación del
socialismo en nuestro país, que los éxitos de nuestra política en el interior del país son una de las causas fundamentales del desarrollo del movimiento comunista en el mundo entero. Sólo los ciegos pueden negar el ascenso continuo de la influencia y del prestigio de la Internacional Comunista en todos los países del mundo.
Esos son los resultados de la línea de nuestro Partido en las cuatro cuestiones fundamentales de la política interior y exterior en los dos últimos años.
¿Y qué significa el acierto de la política de nuestro Partido? Aparte de todo lo demás, puede significar sólo una cosa: la bancarrota total de la política de nuestra oposición.
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:35 pm

VIII. Atrás, hacia Axelrod.
Se nos puede decir que todo eso está bien. La línea de la oposición es desacertada y antipartido. El único calificativo que se puede dar a la conducta de la oposición es el de escisionista. La expulsión de Zinóviev y de Trotski es, en consecuencia, la salida lógica a la situación existente. Todo esto es cierto.
Ahora bien, hubo un tiempo en que todos decíamos que se debía mantener en el C.C. a los líderes de la oposición, que no se les debía separar. ¿A qué obedece ahora este cambio? ¿Cómo explicar este viraje? ¿Existe, en general, viraje?
Sí, existe. ¿A qué se debe? Se debe al cambio radical en la línea de principios y en el "esquema" de organización de los líderes oposicionistas. Han cambiado los líderes de la oposición y, ante todo, Trotski; han cambiado para empeorar. Es natural que debía cambiar también la política del Partido para con estos oposicionistas.
Tomemos, por ejemplo, un problema de principio tan importante como el problema de la degeneración de nuestro Partido. ¿Qué es la degeneración de nuestro Partido? Es negar la existencia de la dictadura del proletariado en la U.R.S.S. ¿Qué actitud mantenía en este terreno Trotski, pongamos por caso, hace tres años? Vosotros sabéis que los liberales y los mencheviques, los smenovejistas56 y renegados de toda laya afirmaban entonces que la degeneración de nuestro Partido era inevitable. Vosotros sabéis que tomaban ejemplos de la revolución francesa, afirmando que los bolcheviques debían sufrir el mismo fracaso que sufrieron en su época los jacobinos en Francia. Vosotros sabéis que las analogías históricas con la revolución francesa (el fracaso de los jacobinos) eran entonces y siguen siendo ahora el argumento fundamental de los mencheviques y smenovejistas de todo género contra la posibilidad de que se mantenga la dictadura del proletariado y contra la posibilidad de la edificación del socialismo en nuestro país.
¿Qué opinaba de esto Trotski hace tres años? Rechazaba de plano las analogías de este género. Veamos lo que escribió en su folleto "Un nuevo
rumbo" (1924):
"Las analogías históricas con la gran
revolución francesa (¡el fracaso de los
jacobinos!), con que se alimentan y consuelan el
liberalismo y el menchevismo, son superficiales e
inconsistentes"* (v. "Un nuevo rumbo", pág. 33).
¡Claro y concreto! Parece que es difícil expresarse con mayor precisión y claridad. ¿Es cierta esta afirmación de Trotski acerca de las analogías históricas con la revolución francesa, intensamente propaladas por los smenovejistas y mencheviques de todo género? Absolutamente cierta.
¿Y ahora? ¿Sostiene Trotski la misma opinión? Por desgracia, no. Incluso al contrario. Estos tres años, Trotski ha evolucionado hacia el "menchevismo" y el "liberalismo". Ahora afirma que las analogías históricas con la revolución francesa no son signo de menchevismo, sino de "leninismo" "verdadero", "auténtico", ¿Habéis leído las actas taquigráficas de la reunión del Presídium de la Comisión Central de Control de julio de este año? Si las habéis leído, no os costará trabajo comprender que Trotski, en su lucha contra el Partido, se apoya ahora en las teorías mencheviques de la degeneración de nuestro Partido según el modelo del fracaso de los jacobinos en el período de la revolución francesa. Ahora, la charlatanería sobre el "termidor"» es para Trotski signo de buen tono.
Del trotskismo al "menchevismo" y al "liberalismo" en el problema fundamental de la degeneración: ése es el camino de los trotskistas en los últimos tres años.
Han cambiado los trotskistas. Debía cambiar también la política del Partido respecto a los trotskistas.
Tomemos ahora un asunto no menos importante como es el de organización, la disciplina del Partido, la subordinación de la minoría a la mayoría, el papel de la disciplina de hierro en el Partido para el fortalecimiento de la dictadura del proletariado. Todos saben que la disciplina de hierro en nuestro Partido es una de las condiciones fundamentales del mantenimiento de la dictadura del proletariado, de la edificación feliz del socialismo en nuestro país. Todos saben que los mencheviques de todos los países se esfuerzan por socavar, ante todo, la disciplina de hierro de nuestro Partido. Hubo un tiempo en que Trotski comprendía y apreciaba la existencia de una disciplina de hierro en nuestro Partido. Las disparidades de nuestro Partido con Trotski, en realidad, jamás cesaron. Sin embargo, Trotski y los trotskistas sabían subordinarse a las decisiones de nuestro Partido. Todos conocen las reiteradas declaraciones de Trotski diciendo que, no importa lo que fuera nuestro Partido, él estaba dispuesto a "cuadrarse", si el Partido lo exigía. Y debe decirse que los trotskistas conseguían
* Subrayado por mí. J. St.
frecuentemente permanecer leales al Partido y a sus órganos directivos.
¿Y ahora? ¿Puede decirse que los trotskistas, la actual oposición, estén dispuestos a subordinarse a las decisiones del Partido, a cuadrarse, etc.? No, ahora no se puede decir ya eso. Después de faltar por dos veces a su propia promesa de someterse a las decisiones del Partido, después de engañar dos veces al Partido, después de organizar imprentas ilegales del brazo de intelectuales burgueses, después de las reiteradas declaraciones de Zinóviev y de Trotski desde esta misma tribuna de que infringen e infringirán en adelante la disciplina de nuestro Partido, después de todo esto es poco probable que se encuentre en nuestro Partido un solo hombre capaz de creer que los líderes de la oposición estén dispuestos a cuadrarse ante el Partido. La oposición ha pasado ahora a un nuevo cauce, al cauce de la escisión del Partido, al cauce de la formación de un nuevo partido. Ahora, el folleto más popular entre los oposicionistas no es el folleto bolchevique de Lenin "Un paso adelante, dos pasos atrás"57, sino el viejo folleto menchevique de Trotski "Nuestras tareas políticas" (editado en 1904), que va contra los principios del leninismo en punto a organización, contra el folleto de Lenin "Un paso adelante, dos pasos atrás".
Vosotros sabéis que la esencia de ese viejo folleto de Trotski consiste en negar la concepción leninista del Partido y de la disciplina del Partido. En ese folleto, Trotski no aplica a Lenin otro nombre que el de "Maximiliano Lenin", insinuando así que Lenin es la repetición de Maximiliano Robespierre con su tendencia a la dictadura personal. En ese folleto, Trotski dice explícitamente que sólo hay que someterse a la disciplina del Partido mientras las decisiones del Partido no estén reñidas con los deseos y con las opiniones de quienes deben subordinarse al Partido. Es un principio puramente menchevique en punto a organización. Ese folleto es interesante, dicho sea de paso, porque Trotski lo dedica al menchevique P. Axelrod. Así dice: "A mi querido maestro Pável Borísovich Axelrod». (Risas. Voces: "¡Un menchevique declarado!".)
De la lealtad al Partido a la política de escisión del Partido, del folleto de Lenin "Un paso adelante, dos pasos atrás" al folleto de Trotski "Nuestras tareas políticas", de Lenin a Axelrod: ése es el camino de nuestros oposicionistas en punto a organización.
Han cambiado los trotskistas. Debía cambiar también la política organizativa del Partido respecto a la oposición trotskista.
Y bien, ¡que el camino hasta su "querido maestro Pável Borísovich Axelrod" le sea leve! ¡Puente de plata! Pero apresíirese, honorable Trotski, porque "Pável Borísovich", dada su senectud, puede fallecer pronto, y se quedará usted sin ver a su "maestro". (Prolongados Aplausos.)
AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 7:48 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿Porque aquel sumo alboroto?. Los textos estan allí, es Trotsky mismo defendiendose, ud. o cualquier otro puede pasar de ellos y hacer como que no existiesen, simplemente ignorarlo. ¿Pero sabe?, capaz a alguien por allí les interese, los lea con atención y eso es suficiente.

Me halaga que os guste mi forma de debatir personal, ya que me lo van pidiendo a cada paso, pero luego cuando lo hago simplemente me ignoran, no se profundiza nada, se sale por la tangente.

Lo siento, y lo siento, yo seguiré colgando los textos que crea que favorecen en algo al hilo del tiempo, y defenestran las calumnias y falsificaciones de la contrarevolucion.

Ya vemos que solo has venido a esta comunidad con la intencion de introducir propaganda trotskista y que te importa una mierda el debate en los foros.
Erazmo
Erazmo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1295
Reputación : 1439
Fecha de inscripción : 21/04/2010

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por Erazmo Dom Abr 24, 2011 8:06 pm

Este hilo debiéra llamarse "Los Reyes del Copy&Paste", es incomprensible ¿que se pretende demostrar insertando esos textos?

El camarada proletainternacionalista sí quiere expresar algo fracasa en su intento, porque lo que inserta no dice nada ¿que pretendeís?

Sí es señalar que Trotsky fue asesinado de manera ruín, pués hay un hilo al respecto, y personalmente así lo creo un asesinato delictual el que le propinó Stalin y planificó Beria. Añadamos que trotsky no era un santo y sí era una guerra personal sabía lo que le podía pasar.

Por tanto insertar esos largos textos no tiene sentido.

Sí es señalar que las purgas fueron simples asesinatos, esos textos no tienen razón de ser, sobretodo porque el mismo "proletainternacionalista" escribe que zinoviev-kamenev-bukharin-rhykov capitularon ante Stalin.

Más interesante sería señalar, y hay textos al respecto, que sí esos 4 capitularon ¿para que los hicieron fusilar?, y escribir que fue una simple sobrereacción típica del sectarismo-dogmático más rancio y tonto es bastante acertivo.

Tampoco me parece la actitud contestataria de los m-l o stalinistas, esa definición es más creíble, que declararon la guerra del copy&paste, intentando presentar a stalin como un intelectual brillante, y las pruebas de la brillantes ¿donde están?

O pretenden señalar, a contrapelo de la historia, que la política del partido única era aceptada por el pueblo soviético, algo que el propio stalin desmiente en un discurso, donde reconoce una oposición a su gobierno a la que llama los "no partidista", y era bastante numerosa a tal punto que stalin hace un llamado patriótico en pos de la unidad ¿parece un llamado ya escuchado en otras latitudes y de dirigentes diferentes a las posturas de stalin?

Acá dejo el link donde así se expresa Stalin.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Ahora una opinión personal, afirmado en como se desarrollaron los acontecimientos.

Bajo Lenin, ningún dirigente de la "vieja guardia" fué fusilado, todos aportaron al fin revolucionario ¿porqué? porque estaba Lenin.

¿Porque trás la muerte de Lenin estallan las hostilidades entre los que bajo Lenin no se habían enfrentado?, porque eran sectarios-dogmáticos-arrogantes-personalistas, más que la revolución lo que les interesaba era ser "carne de estatua".

Y por lo anterior es absoluta y totalmente justo reiterar:

1) Sin Lenin la revolución bolchevique habría sido imposible de lograr.

2) Y la revolución bolchevique que tanto costó murió ese 21-01-1924 junto con Lenin.


Y por toneladas de copy&paste que se hagan esa realidad es inmodificable ya.



Saludos Revolucionarios



AsturcOn
AsturcOn
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1026
Reputación : 1261
Fecha de inscripción : 26/12/2009

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por AsturcOn Dom Abr 24, 2011 9:01 pm

Erazmo, yo lo unico que hice es contestar a proleinternacionalista de la misma forma que hace el, solo para que vea en que podria terminar el debate si solo nos dedicamos a copiar y pegar sin mas. En este hilo todos hemos debatido menos el. Ademas ya has visto lo que ha contestado al camarada Azar:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿Porque aquel sumo alboroto?. Los textos estan allí, es Trotsky mismo defendiendose, ud. o cualquier otro puede pasar de ellos y hacer como que no existiesen, simplemente ignorarlo. ¿Pero sabe?, capaz a alguien por allí les interese, los lea con atención y eso es suficiente.

Me halaga que os guste mi forma de debatir personal, ya que me lo van pidiendo a cada paso, pero luego cuando lo hago simplemente me ignoran, no se profundiza nada, se sale por la tangente.

Lo siento, y lo siento, yo seguiré colgando los textos que crea que favorecen en algo al hilo del tiempo, y defenestran las calumnias y falsificaciones de la contrarevolucion.

Esta contestacion es puro cachondeo, se esta riendo en nuestras propias narices y esta simplemente introduciendo de la manera mas descarada, propaganda sin ningun deseo de entrar en debate. El mismo lo ha dicho, por lo tanto yo no me estoy inventando nada. Ademas he revisado todos sus post y de 110 mensajes, tiene mas de 60 copy/paste y el resto son vagas contestaciones que en ningun caso debaten o contestan a los amplios comentarios de los camaradas. Es una actitud de sabotaje muy descarada.

Le hemos pedido que cambie su actitud, hemos sido unos cuantos camaradas lo que le hemos llamado la atencion y esta es su respuesta.

Para mi tambien seria muy facil solo copiar y pegar sin dar mi opinion y sin molestarme lo mas minimo.

Por mi parte ya he dejado mi queja en el sitio oportuno y espero que analizando estos movimientos la administracion actue en consecuencia.

Saludos.







proleinternacionalista
proleinternacionalista
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 211
Reputación : 272
Fecha de inscripción : 19/02/2011

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por proleinternacionalista Dom Abr 24, 2011 9:59 pm

Sr. Erazmo, usted afirma que fracaso en mi intento. ¿Cuál es aquel intento?. El nombre que lleva el hilo se llama "desaparición de la vieja guardia bolchevique". Los textos introducidos por mi persona son los siguientes:

Represion política en la URSS

Un nuevo hito en la amalgama jurídica

En las columnas de Pravda

Persecucion política en la URSS

Un revolucionario, no un terrorista

Juicios interminables.

etc.

Todos aquellos textos son la palabra y defensa del camarada Trotsky contra los ataques del centrismo hacia la oposicion y la represión política, y al final la ejecución física de centenares de miles de revolucionarios.

Todo ello enmarca con el hilo del tiempo y el tema que estamos tratando. Sobre las obras completas de Stalin que nos ha servido el sr. Asturcon, esta muy interesante encontrarlas en español en la red, pero no se si van con el tema del que hablamos. En todo caso no es lo mismo, unos textos aportan al debate de este tema y otros simplemente estan fuera de contexto. Cada uno sacara sus conclusiones.

Trotsky fue asesinado de manera ruín, si, oK. ¿Pero fue la única víctima del thermidor ruso?. No señor hay nombres que no se deben olvidar, Tomsky, Medvedev, Shplianikov, os suenan?. Aquellos también son de la vieja guardia y no capitularon como Zinoviev o Kamenev, o Bujarin, que escogieron aquel camino, y muertos bajo oprobio y olvido se encuentran.

¿Porqué los hicieron fusilar?. Me suena a gracia aquella pregunta cuando todos los textos que colgue apuntan a ello. Le remito a aquellos textos que según ud. no dicen nada, pero allí estan.

"Sin Lenin, la revolución bolchevique habría sido imposible de lograr", Lenin como guiñol en la historia es un charco viejo en el mar de la ciencia marxista.
Si no hubiera estado Lenin, otro habria estado. Pero Lenin es único.

Sr. Asturcon mi intervención a su pedanteria infantil esta escrita hace unas páginas, ¿Ud. comento mi texto y juzgo mis argumentos?. Es tan sencillo como decir aquello es mentira, aquello es verdad, o justificarlo. El culto al totem Lenin de Stalin es una falsificacion tremenda a vista de cualquiera que quiera verlo, y si no leninistas atrevanse a coger aquel fierro caliente del que escapan y justifiquen su politica, alli un recuerdo si es que lo desean y quieren sacar algun provecho de un debate ordenado. Ud. tambien sr. Erazmo es libre de opinar lo que dijo e hizo el thermidor.

STALIN Y EL TERCER PERIODO


Fuera de su costumbre, Stalin por aquellos años (mediados de los 20) de debates encadecidos y del progreso de la contrarrevolución thermidoriana, hacía referencia constantemente a la política internacional, a la lucha en la internacional comunista y a las tácticas que se deberían adoptar.
Es el mismo el que pone los argumentos sobre los “periodos” de existencia del capitalismo, desde la última guerra imperialista, su posterior estabilización, y luego de aquel “tercer periodo de su existencia”, el de su supuesta agonía final, y por lo tanto el momento de la radicalizacion centrista con sus proclamas sobre los “socialfascistas”, “preparación de la insurrección armada”, etc.
Todo ello escondia bajo un velo supuestamente político, un clima de lucha contra la “desviación de derecha”, en el partido comunista bolchevique y la importante necesidad de acabar con los ”fraccionalistas” y “oportunistas” en el movimiento comunista internacional .
Es decir , una treta política más rodeada de un aura económica, para purgar esta vez a los partidarios de la política “bujarinista”, tal y como lo había hecho con la oposición “troskista”, “zinovietista”, “kamenevista”, etc.
De tan constantemente recordar que la NEP duraría muchos más años y que la colectivización estatal de la producción era una medida “anticampesina”, “burocrática”, “oportunista de izquierda”, se mandaban todo a la porra y la ponían en práctica. ¿Hipocresía?. Esta claro que era lo necesario para mantenerse en el poder, así como luego sería necesaria la exterminación física de los opositores.
Esta táctica ultraizquierdista (tercer periodo) políticamente trajo las consecuencias más nefastas en Alemania donde gracias a la campaña segmentarista y sectarea se sirvió el triunfo electoral al fascismo alemán, al nacionalsocialismo de Hitler, y de la que Trotsky fue un constante crítico.
Una victoria contra los socialfascistas?. Allí podemos encuadrar las palabras que reproduce el trotskista (sin ofender a Trotsky) Ted Grant:
“En septiembre de 1930, Rote Fahne (Bandera Roja), el órgano del Partido Comunista Alemán proclamaba lo siguiente: "Anoche fue el gran día de Herr Hitler, pero la victoria electoral de los nazis es el principio del fin".”

STALIN Y EL IMPERIALISMO.


"La política de Stalin y el "cadáver corrupto" de la Comintern se arruinó irremediablemente cuando los nazis invadieron la Unión Soviética. La IC tuvo que dar un giro de ciento ochenta grados y convertirse de nuevo en el felpudo del imperialismo británico y Roosevelt. Pero con el aumento de la dependencia de Stalin del imperialismo estadounidense y británico, también aumentaba la presión de los "aliados" capitalistas. El imperialismo estadounidense, particularmente, ha pedido la disolución de la Comintern como garantía final frente al peligro de la revolución social en Europa después de la caída de Hitler"

¿Es o no es cierto que la línea estalinista fue capituladora?.

Los hechos vivos, históricos allí están, la Internacional Comunista se disolvió en medio de la guerra imperialista, por presión de los “aliados”. Por la democracia, y por el triunfo de la “gran guerra patria”.

Fue un fatídico día de mayo en aquellos años turbulentos, 1943, para ser exactos.

Luego de haberse prostituido a la alemania nazi, luego dar un giro brusco hacia la conciliación con los aliados, pero era sólo un cadáver, su muerte y la del bolchevismo ya había sucedido aquel histórico plenario de 1926.

Es interesante leer quienes firmaron la disolución de la internacional, y luego no tendrían reparo en denigrar al mismo Stalin. ¿Que clase de calaña había copado las direcciones?, tipos como Ercoli, Ibaurri, Thorez, etc.




STALIN Y LA COEXISTENCIA PACÍFICA


Stalin, que ya había hablado de la “coexistencia pacífica” como baluarte de sus políticas internacionales (SÍ “antirevisionistas”), que ya había dado sus pinillos en la liga de naciones a la que Lenin calificara de cueva de delincuentes, se derramaría luego en elogios y propuestas de paz con los imperialismos vencedores.

No hay que buscar mucho, sólo es necesario leer a Stalin y sus entrevistas tan laudadas.



Question: Do you believe in the possibility of friendly and lasting co-operation between the Soviet Union and the Western democracies despite the existence of ideological differences, and in the “friendly competition” between the two systems to which Mr. Wallace referred?

Answer (Stalin): I believe in it absolutely.

LENIN Y EL SOCIALISMO EN LA SOLA RUSIA

No se puede realizar la revolución socialista en un país en el que la mayoría de la población está formada por pequeños productores agrícolas más que por medio de toda una serie de medidas transitorias especiales, perfectamente inútiles en los países capitalistas evolucionados en donde los obreros asalariados industriales y agrícolas están en aplastante mayoría (...) Hemos subrayado abundantemente en los hechos, en todas nuestras intervenciones, en toda la prensa, que la situación es diferente en Rusia: los obreros industriales están en minoría y los pequeños cultivadores en aplastante mayoría. En este país la revolución socialista no puede vencer definitivamente más que con dos condiciones. En primer lugar, si está sostenida en el momento oportuno por una revolución socialista en un o varios países avanzados...» (Lenin, Informe sobre el impuesto en especie al X Congreso del P.C.R., 15 marzo 1921).

«Si se afrontan las cosas a escala mundial, es absolutamente cierto que la victoria final de nuestra revolución, si debe quedarse aislada, si no hay ningún movimiento revolucionario en los demás países no tendrá esperanza» (Lenin, VII Congreso del P.C.R.).

«Nosotros no sabemos nada, ni podemos saberlo, sobre cuantas etapas transitorias tendremos que atravesar hacia el socialismo. Esto depende de momento en que la revolución europea comience a gran escala» (Lenin, Informe sobre la revisión del programa y el cambio de denominación del Partido, VII Congreso del P.C.R.).

«¿Podremos mantenernos con nuestra pequeña y pequeñísima producción campesina, con el estado de ruina de nuestro país, hasta el día en que los países capitalistas de Europa Occidental hayan concluido su desarrollo hacia el socialismo?.. Nosotros no estamos tan civilizados como para poder pasar directamente al socialismo, aunque tengamos las premisas políticas para ello» (El impuesto en especie, 1921).


Allí estan los argumentos, ¿donde estan las antítesis?.
Erazmo
Erazmo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1295
Reputación : 1439
Fecha de inscripción : 21/04/2010

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por Erazmo Lun Abr 25, 2011 12:48 am

Vamos señor "proletainternacionalista", os daís cuenta que el resumen y la opinión personal son mejores que esos textos largos, que son muy fáciles de rebatir y ¿porqué? simplemente porque en el hoy hay una información mayor que permite poner el dedo en la yaga pero no es justo así plantearse porque trotsky o stalin no pueden contrareplicar y vos sí lo podeís hacer.

Pero argumentemos respecto de algunos tópicos expuestos por vos:

"y al final la ejecución física de centenares de miles de revolucionarios.", ¿cuales miles?, las cifras de conquest o solzhenitsyn, las del fbi o la cia, dad las fuentes un par de link bastan.

Que la pasión no nuble el juicio, recordad que hoy la globalización de la información permite ciertas facilidades que hace 50 años no se tenía, ahora dad los link.


"Tomsky, Medvedev, Shplianikov, os suenan?",

shplianikov-medvedev sin duda fueron fusilados por la sobrereacción típica del sectarismo, pese a que estuvieron en los que acusaron a genrik yagoda que preparaba una conspiración con la ayuda de estos dos, y fueron parte de los testigos que contra yagoda presentó vischinsky.
Además nunca fueron bolcheviques del todo, la acción para el llamado "control obrero" desatado a fines de 1920, y que nació para enfrentar la creciente militarización de los sindicatos propugnado por trotsky, fue usado por los conjurados de kronsdat en su proclama antibolchevique. Una cosa es su muerte y otra tener experiencia para complotar.
Eso sí Lenin nunca desató una persecución contra personas que opinaban diferente, este par eran más anarquistas que bolcheviques, y lo anterior revela la capacidad de liderazgo y control de Lenin.

Tomsky se suicidó, pero no era un santo de hecho participó en las purgas de 1927 contra trotsky y sus adherentes, shplianikov-medvedev fueron algunas de sus víctimas, así que en atención a sus "antecedentes" de seguro era parte de alguna de las numerosas conspiraciones que había en la URSS por aquellos tiempos.

La pugna trotsky-stalin es la pugna por el poder, acá no hay buenos o malos, simplemente las ansias de poder.

No hubo camaradería, había encono y un aire de suficiencia más propios de caudillos que de revolucionarios del pueblo.

Lenin mostró su grandeza al invitar a Trotsky a unirse a los bolcheviques, supo perdonar a zinoviev-kamenev que no querían la revolución, disculpó el fracaso de stalin en la cuestión de las nacionalidades, no se enfureció con dzerjinskii que falló en las medidas de seguridad y lenin quedó herido ese 18-07-1918. Es largo de enumerar el comportamiento de Lenin.


¿Y cuál fué la grandeza de Trotsky para con los bolcheviques que no pensaban como el entre 1917 a 1923?, como se comportó porque Lenin obligó a que se renunciara a la militarización de los sindicatos, acaso el mismo no reconoce que hacia 1926 se da cuenta de la finalidad de la política de Lenin, acaso no participó del cerco de Lenin en la casa de gorký para que no influyése con su intelecto en la toma de decisiones, dado que trotsky solo a Lenin respetaba y observaba con desdén al resto.

Eso es señor "proletainternacionalista" ser un revolucionario consecuente, del pueblo, y con un espíritu de humildad.


Vamos señor una cosa es reconocer y otra cosa es idolatrar, entonces ¿en que quedamos?

"Lenin como guiñol en la historia es un charco viejo en el mar de la ciencia marxista., escribir es fácil, demostrar es otra cosa, en el mundo real sin Lenin la revolución bolchevique habría sido imposible, los demás podían multiplicarse por cero, Lenin no. Además la ciencia marxista no existe ¿de que grafiaís?

"STALIN Y EL TERCER PERIODO", stalin es el opuesto de trotsky pero es su propia imágen del otro lado del espejo, son el ying y el yang, opuesto pero pegados por la espalda, no hay trotsky sin stalin y viceversa. Tanto que se odiaban y sí sus textos se leen al revés dicen exactamente lo mismo.

"STALIN Y EL IMPERIALISMO.", la 3° internacional nunca debió existir centrada en moscú, podría haber existido pero en otra parte y sin la presencia soviética, era natural que estuviese manipulada por los miembros de una revolución triunfante, el texto insertado por AsturcOn es clara muestra de influjo inapropiado.
La 3° internacional no servía, la 4° internacional tampoco sirvió, ¿que creeís que aconteció?

"STALIN Y LA COEXISTENCIA PACÍFICA", cada pueblo hace su revolución, sí la lucha social es permanente (el motivo conductor de la revolución permanente) no hay héroes salvadores, hay una actitud ideológica mundial, pero cada pueblo es responsable de sí mismo, lo otro es simplemente intervencionismo extranjero.

"LENIN Y EL SOCIALISMO EN LA SOLA RUSIA", la lucha social nunca debe cesar, la revolución permanente, pero una revolución triunfante debe organizarse y cambiar radicalmente el orden social en su tierra. La transición de fase o socialismo en un solo país.

Es decir la revolución permanente inscribe al socialismo en un solo país, luego ¿cual es la contradicción?, ¿a que jugaban trotsky-stalin?


Saludos Revolucionarios









azar
azar
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1129
Reputación : 1288
Fecha de inscripción : 07/04/2010

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por azar Lun Abr 25, 2011 3:46 am

Erazmo, es una soplapollez decir que la Revolución murió en 1924. Eso se lo podrías ir contando a los soviéticos que durante los años 50-60-70-80 tenían un nivel de vida privilegiado, quería ver lo que te respondían. No hace falta irse tan lejos, ya que quería ver el resultado de la Segunda Guerra Mundial si la Revolución hubiese muerto, especialmente para toda Europa.

Si lo que quieres señalar es que EL ESPÍRITU de esta revolución murió con Lenin, quizá puedas tener un poco más de razón, UN POCO. Aún así, creer que una Revolución muere cuando fallecen sus dirigentes es tener una visión muy distorsionada del marxismo. Las Revoluciones mueren cuando mueren en el espíritu (y en el bolsillo) de las masas, al final va a resultar que el que tiene una visión personalista del socialismo eres tú.
proleinternacionalista
proleinternacionalista
Comunista
Comunista

Cantidad de envíos : 211
Reputación : 272
Fecha de inscripción : 19/02/2011

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por proleinternacionalista Lun Abr 25, 2011 11:02 am

Sr. Erazmo, tratemos de profundizar en los temas tratados aunque nos desviamos un poco del nucleo del tema, mientras esperamos la respuesta de los leninistas que esparaban los argumentos que he expuesto.

¿Porque me imagino que habrá respuesta?

Aunque sea un: Lenin parece un "trotskista" en aquellos discursos, o Stalin el guia de Kruschev y el honorable inventor de la coexistencia pacifica. O podrían justificarlo, o negarlo, o ... que se yo.

Antes de tomar las argumentaciones suyas apuntare sobre el tema del hilo, la aniquilacion fisica de los bolcheviques, hecha a manera de delincuentes de la peor calaña lumpen. ¿Importan muchos los numerillos? Es una pregunta que ud. hace y es necesario contestarla.

Diversos autores, la mayoría de ellos burgueses, han hablado de cantidades exorbitantes tanto y tanto como de millones de ejecutados, de varios millones, e incluso Solshetnin habla de decenas de millones. No hablemos de Conquest y sus fabulosas comedias (y datos), que ademas asimila con su hipocresia estalinismo igual a marxismo, buen intoxicador burgues.

Recientemente han salido archivos de aquella época y hablan mas o menos de 800000 muertos ejecutados por problemas politicos, durante el periodo del thermidor estalinista. La represion en general (gulags, exilio, encarcelamiento,etc) una cifra alrededor de los 4 millones. Todo ello son cifras oficiales, es decir no se contaban los suicidios (tampoco los suicidios con ayuda), los extraviados, escapados, desaparecidos. Mi idea gira en torno al millon de represaliados ejecutados, y en las epocas de las purgas a la ejecucion de mas o menos 400000 de entre ellos una cantidad considerablemente grande de revolucionarios. Estas son las cifras, que no son las de la CIA ni las de COnquest, ni las de Hearst. Son las aproximaciones estalinistas.

Trotsky en sus textos habla de la expulsion del partido de mas o menos unos centenares de miles de opositores al régimen, seguro ellos también fueron a parar a los campos de trabajo estajanovista (gulags), y concuerda con las aproximaciones sacadas de los archivos del kremlin.

Me extraña la afirmación que ud. hace de que Medvedev y Shplianikov fueron testigos durante el juicio del estalinista Yagoda (lugarteniente de Stalin) lo que tengo entendido es que ambos hombres fueron detenidos por su pasado oposicionista, y liquidados sin ninguna clase de juicio publico por negarse a los cargos imputados. Precisamente por no servir a las capitulaciones y a la amalgama de los thermidorianos.

Con Tomsky igual , que se suicidio antes de formar parte de aquel circo dramatico que lleno de oprobio a tipos como Bujarin, Rykov, otrora compañeros de linea del proletario y lider sindical, que como describia Trotsky, aventaja a ellos como hombre de principios y orgulloso, no deberia caer bajo aquella siniestra trama; en el recuerdo de los revolucionarios esta todavia aquella acusacion fantoche sobre su persona:

«Tomsky está decidido a conservar en los sindicatos su función general de defensa de los intereses obreros (...) elemento indispensable para él de la organización soviética. La nueva política reduce el papel de los sindicatos a la lucha exclusiva por el aumento de los rendimientos y de la producción. Desde junio, el Comité Central ha criticado numerosos "abusos burocráticos" en la dirección de los sindicatos y llama al partido para que intervenga para "corregirlos" por encima de la persona de Tomsky. Pravda reprocha (a los derechistas de los sindicatos) rechazar la autocrítica y no movilizar a las masas para la construcción socialista. En el Congreso panruso de los sindicatos, a finales de diciembre, Tomsky admite algunas insuficiencias pero propone renovar los esfuerzos para hacer aumentar el conjunto de los salarios obreros. Sin embargo la fracción comunista (es decir, la fracción estalinista en los sindicatos, NdR) presenta una resolución (...) en la que se reclama una industrialización acelerada y rechazando el punto de vista "puramente obrero" sobre los sindicatos (¡sic! NDR) cuya tarea es la de movilizar a las masas para superar las dificultades del período de reconstrucción. Es votada a favor por una aplastante mayoría. Esa desaprobación de Tomsky viene seguida de la elección entre los nuevos dirigentes de cinco miembros importantes del aparato del partido. La derecha ha sido completamente derrotada».

Habia que llenarse de oprobio y dejar de lado a la clase obrera, a eso se estaba condenando a los revolucionarios de antaño.

Trotsky tenia una personalidad que muchos en el partido no soportaban, algunos lo detestaban pero muchos otros lo respetaban, ¿dudar de su capacidad y entereza revolucionaria? hay un trecho.

Cuando Trotsky habla de principios, de principios se habla y no como pugna personal por el poder. Cuando Trotsky es atacado personalmente, criticado por su hoja de vida en el partido, tiempos en que Zinoviev y Kamenev le hacian juegos al centrista oportunista Stalin, se nego varias veces la propia defensa personal argumentando que aquello no tenia importancia para el desarrollo de partido (equivocadamente segun mi entender) y que los debates en el partido debian girar no al tono personalista del que le guste a ud. hace honor, sino sobre las bases de los principios y la rigidez de la teoria marxista. Sencillamente asi fue.

Mientras el thermidor usaba las viejas rencillas entre Lenin Y Trotsky para hacer creer que Trotsky no era santo de su devocion. Que trotsky era un apostata, que estaba excomulgado de la religion del totem de Lenin. "Trotsky falsea el leninismo", mientras Stalin falsifica a Lenin. Luego me explayare sobre ese texto.

""STALIN Y EL TERCER PERIODO", stalin es el opuesto de trotsky pero es su propia imágen del otro lado del espejo, son el ying y el yang, opuesto pero pegados por la espalda, no hay trotsky sin stalin y viceversa. Tanto que se odiaban y sí sus textos se leen al revés dicen exactamente lo mismo."

No entiendo que tiene que ver lo que escribi con su comentario, el argumento iba dirgido a los falsificadores que niegan que Stalin tenga algo que ver con la política ultraizquierda del tercer periodo que facilito el ascenso de Hitler al poder, y que por lo tanto no tiene ninguna responsabilidad politica por ello. Como poncio pilatos en semana santa.

NO hay trotsky sin Stalin. Trotsky fue un revolucionario de gran alcance y que combatio toda su vida por la revolucion socialista. Stalin es el "discipulo de Lenin", el creador del "leninismo", y la cara mas visible de la contrarevolucion en Rusia.

El argumento guardaria validez si ud dijese "no hay trotskistas, sin estalinistas", aquellos si son como el ying yang, ya ni hablemos de las degeneraciones progresivas de ambas corrientes como el tal llamado maoismo, o los entristas profundos, engendros de la lucha de clases y resultados de toda la degeneracion de la revolucion rusa.


""STALIN Y EL IMPERIALISMO.", la 3° internacional nunca debió existir centrada en moscú, podría haber existido pero en otra parte y sin la presencia soviética, era natural que estuviese manipulada por los miembros de una revolución triunfante, el texto insertado por AsturcOn es clara muestra de influjo inapropiado.
La 3° internacional no servía, la 4° internacional tampoco sirvió, ¿que creeís que aconteció?"

¿Y donde debía estar centrada? Estuvo manipulado en dos direcciones contrarias y paralelas al desarrollo historico, durante la vida de Lenin hacia la revolucion mundial, luego un poco antes de su muerte hacia la degeneracion, a partir de 1926 como arma del estalinismo nacional, y enemigo del proletariado.

La 4 internacional es un error oportunista de Trotsky, de alli salio el trotskismo, ¿Es necesario agregar algo mas?.


De lo que habla en el texto era de la posicion de Stalin ante el imperialismo. Las palabras y entrevistas estan allí, ¿Que ud podria agregar?

En una declaración a Harold King, de la agencia "Reuter", Stalin afirmó que la disolución era "justa y oportuna" y que "desenmascaraba la mentira nazi de que Moscú quería interferir en la vida de los demás Estados, es decir, "bolchevizarlos"... facilitaba también la acción de todos los patriotas para unir todas las fuerzas progresistas, independientemente de los vínculos de partido y de las opiniones políticas... era particularmente oportuna, ya que la "bestia fascista" estaba tocando fondo en cuanto a energías debido a que las naciones amantes de la paz organizaron contra ella un asalto común salvando así a todas las naciones del yugo fascista...".

""STALIN Y LA COEXISTENCIA PACÍFICA", cada pueblo hace su revolución, sí la lucha social es permanente (el motivo conductor de la revolución permanente) no hay héroes salvadores, hay una actitud ideológica mundial, pero cada pueblo es responsable de sí mismo, lo otro es simplemente intervencionismo extranjero."

Que tiene que ver el análisis que ud enmarca con la teoría antimarxista y pacifista de Stalin?. Como falsificador del marxismo, Stalin es el padre del revisionismo contemporaneo. Ya no estan las viejas palabras de Lenin: "La victoria de socialismo en un solo pais presupone la guerra". Se falsifica a Lenin de tal manera, que ahora los leninistas hablaban de la posibilidad de la coexistencia pacifica entre dos mundos opuestos, !que fanfarronada!

Os voy a traducir el fragmento aquel:

Pregunta: Cree en la posibilidad de una amigable cooperacion entre la Union Sovietica y las democracias occidentales aún bajo la existencia de diferencias ideológicas, y en la amigable "competicion" entre estos dos sistemas opuestos?

Stalin: Si, lo creo absolutamente.


""LENIN Y EL SOCIALISMO EN LA SOLA RUSIA", la lucha social nunca debe cesar, la revolución permanente, pero una revolución triunfante debe organizarse y cambiar radicalmente el orden social en su tierra. La transición de fase o socialismo en un solo país."

La lucha social en el socialismo cesa, y aquello no tiene nada que ver con la teoriá expuesta por Trotsky. En el socialismo ya no existen clases (no es como los falsificadores remacharon su "error historico" diciendo que en el "socialismo existe lucha de clases" para justificar su contrarevolucion y engatuzar a los decepcionados), y por lo tanto tampoc lucha de clases.

Aquello del socialismo en un solo pais, o transformacion socialista de un pais, no es el verdadero embrollo del debate, porque lo que se debatio fue la transformacion socialista de Rusia, un pais que como decia Lenin, "no tenia las premisas para pasar directamente al socialismo economico", que lo que se necesitaba construir era un capitalismo de estado que si bien es cierto las premisas politicas existian solo se podia consguir la victoria bajo la condicion de que la llama europea de la revolución estalle. Simple, concreto, real. ¿Como distorsionar tanto su pensamiento?.

Trotsky defendia la tradicion marxista, el internacionalismo proletario, los principios del partido y la revolucion mundial.

Stalin jugaba a la aventura, construia capitalismo, una sociedad mercantil y lo llamo socialismo, falsifico a Marx a Lenin a Trotsky, a Bordiga, A Luxemburgo.

Las consecuencias estan a la vista, en Corea dicen estar en el "socialismo", pero ya han pasado hambrunas penosas, y nadie sabe si se podrian volver a repetir. ¿Aquella miseria es el socialismo?. Como denigrar aún mas lo ya defenestrado.

El movimiento revolucionario del proletariado ¿Donde esta?, a comparacion de 1917.

El proletariado esta lleno de infamias y propaganda anticomunista, equiparando la europa del este y el estalinismo con el comunismo y condenando a las capas menos desarrolladas y medias del proletariado a la ignorancia y al oportunismo, a la indecision y a las influencias de la ideologia burguesa.

El haber jugado con la muerte de proletarios bajo intereses imperialistas.

Esas son las consecuencias de la traicion a los principios y que los sentimos aún hoy, y quizas también durante un cierto periodo de tiempo más.
Chepicoro
Chepicoro
Gran camarada
Gran camarada

Cantidad de envíos : 318
Reputación : 317
Fecha de inscripción : 10/01/2011

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por Chepicoro Lun Abr 25, 2011 6:05 pm

Erazmo


Revisa tus links, que uno esta roto y el otro lleva a una página de inicio de Redarmystudies, pero nada más...

Así que siguen siendo 3 fuentes contra tu sagrada palabra, ¿qué no llevar la contraria cuando se mostraban fuentes no estaba permitido?

Coloco una cuarta fuente... 4 a CERO.

Berlín La caída: 1945 de Antony Beevor, de la editorial Memoría crítica cuarta edición 2002, página 19 para que no te pierdas.

Las sospechas de
Rokossovsky no eran exageradas, pues ya había sido arrestado durante la purga del Ejército Rojo
efectuada en 1937. Las palizas que los secuaces de Beria propinaban en busca de una confesión de
deslealtad lograban poner al borde de la paranoia a la persona más equilibrada, y Rokossovsky sabía
que Lavrenty Beria, jefe de la policía secreta del NKVD, y Viktor Abakumov, jefe del servicio de
contraespionaje SMERSH, vigilaban todos sus pasos. Stalin no había dejado lugar a dudas acerca de
que las acusaciones de 1937 aún se cernían sobre él. Lo habían liberado tan sólo de forma
condicional; el más mínimo error en calidad de comandante lo devolvería de cabeza a manos del
NKVD. “Soy muy consciente de lo que es capaz de hacer Beria —confió Rokossovsky a Zhukov
durante el cambio—. He estado en sus prisiones” 19 Los generales soviéticos tardarían ocho años
en poder vengarse de Beria.



Considerando como la cúpula militar trato a beria en cuanto llegó su oportunidad, no me cabe duda que no le tenían mucho aprecio.


Aquí no se menciona las consecuencias de las torturas pero si el hecho de que Rokossovsky fue torturado, ahora bien 4 fuentes a cero, ya deberías colocar una que te defendiera no?
Erazmo
Erazmo
Revolucionario/a
Revolucionario/a

Cantidad de envíos : 1295
Reputación : 1439
Fecha de inscripción : 21/04/2010

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por Erazmo Lun Abr 25, 2011 7:09 pm

Chepicoro, beevor no es fuente confiable, lo siento, es manipulador y tan descerebrado como conquest. Ahí os dejo un link para que atisbeís, si podeís analizar lógicamente, la "calidad" de beevor.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Los link que os mencioné se leen bien, hay que saber apretar las teclas precisas ¿podeís?

Por ende ni la falsiwiki menciona las 9 extracciones dentales de las que vos grafiaís, pero sí menciona un spa, ¿a que se referirán los ignorantes de la falsiwiki?

Por "exordio" y vuestro libro no son fiables, en 1992 se produjo una masiva alteración de autobiografías de las que la de zhukov y rokossovskt son una prueba, solo mencionar la mentira insertada por vos de las sobrinas es una de tantas pruebas.

Por tanto lejos de 4 aciertos, teneís una descarada mentira escrita por la que debieraís ser sancionado, pero al parecer los administradores les da lo mismo, su página es por lo demás.

La mejor prueba de que rokossovsky no fue tocado, físicamente al menos las da la psicología.

No hay ningún torturado que sirva a sus torturadores como jefe de un ejército, eso no lo podeís replicar "chepicoro" soís básico e ignorante para solo intentarlo, por ende id a contar vuestros aciertos tal cuál los números imaginarios, ¿sabeís a lo que refiero?



Saludos Revolucionarios

Contenido patrocinado

Purgas en la URSS - Página 14 Empty Re: Purgas en la URSS

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Vie Mar 05, 2021 1:21 am